domingo, 11 de diciembre de 2016

Alfonso Berraquero


Tú sabías, lo sabes, que este mundo -y algunos submundos que pertenecen a él más aun- es así. Ahora vendrán quienes te han tratado de hacer daño, de tantas maneras y durante años, a escribir y decir ripios rimbombantes sobre ti, a utilizar tu muerte para sus conveniencias. Pero viviste como te dio la gana, porque tu arte fue, y es, tan grande, que tus manos, aparte de ser las de mi devoción y las de Aurora, te dieron la libertad para hacer y decir lo que pensabas.
"No me enterréis en Chiclana, por favor, eh, porque yo he vivido aquí y aquí voy a morir, en La Isla", dijiste aquella mañana de marzo de 2010 en la que te nombraron Hijo Predilecto. Así será. Y disculpa mi virulento tono del inicio, pero tú me lo perdonas porque nosotros nos entendemos.
Hasta siempre.

No hay comentarios: