miércoles, 14 de septiembre de 2016

Hoy es un buen día



Kiefer Shuterland daba inicio a la película 'Línea mortal' con una lapidaria frase: "Hoy es un buen día para morir". Si le aplicamos el adverbio "políticamente", es lo que se ha autosentenciado Rita Barberá a través de las decisiones que ha adoptado en las últimas horas. Eso sí, se ha quedado a medias y dejando al personal indignado.

Dicen sus nostálgicos que la ex alcaldesa dejó Valencia como los chorros del oro, los mismos que iban cayendo en los bolsillos de quienes engordaban el nido de corruptos que paulatinamente iban blanqueando dinero en el levante español. No lo digo yo ni el juego político en las redes, sino el Supremo, al que le falta un suspiro para golpear de gracia a la caloreta festera.

Al PP le salen los problemas de corrupción por las cuencas de sus ojos. Aunque las encuestas blindan a los populares gracias al astío generalizado a la hora de volver a hablar de compromisos con las urnas, lo de hoy ha incomodado a algunos líderes populares que, con sus declaraciones, tratan de remendar el desaguisado de un icono del colosalismo de la derecha en toda España que se desmorona de manera tan indigna como un párvulo gallito, soberbio y pegón. Barberá rompe el carné del PP en un estúpido alarde de honestidad. ¿En un partido plagado de deshonestos? El gesto se enmarca en el ámbito político interno en el que se mueve la imputada in pectore pero no en el de la ciudadanía de calle, porque lo que realmente resulta obligatorio y necesario para que la democracia permanezca limpia de tanta mierda es que Barberá se marche a su casa desvinculándose de todo lo que la ciudadanía le ha dado con sus votos, no su partido. Pero se niega a ello, a entregar su escaño en el Senado que sus votantes le confiaron para hacer uso de él como vehículo para convertir la sociedad en más justa, solidaria, democrática y sobre todo honesta, condición sine qua non para cualquier cargo público que se precie.

Barberá dice que el sillón en la Cámara Alta que ocupa es suyo. Se aferra a un cargo y al aforamiento para, en una maniobra pueril y bochornosa, tratar de enrocarse el tiempo que sea necesario y evitar la condena. Estamos ante todo un ejemplo de político que huye de la justicia en lugar de edificarla como pilar fundamental de los derechos y garantías de la ciudadanía.

Hoy es un buen día para morir políticamente siendo de derechas, pero sobre todo, y dejando a un lado tanta basura, es un buen día para la inflexión de la izquierda, para saber que quizás tiene delante suya la cabeza de su contrincante en bandeja, el 'macguffin' que expondría Hitchcock para de una vez por todas unir criterios y estrategias de actuación para que este país parta de cero tras una gran época de oscuridad política. Y esos criterios quizá deban proceder de decisiones de gran calado sobre las que el tiempo se cierne inexorablemente porque solo una única visión de la izquierda de cara a unas nuevas elecciones en diciembre pueden hacer cambiar el sentido del voto en las urnas. Lo contrario sería abocarnos a un gobierno de Rajoy mientras los casos Barberá apenas despeinarán su barba durante otros cuatro años.

Hay algo más de tres meses para trabajar en ello.

http://politica.elpais.com/politica/2016/09/14/actualidad/1473841449_147570.html

No hay comentarios: