viernes, 8 de julio de 2016

Gilmour, con la añoranza de Pink Floyd, regresa a Pompeya



La vida en Pompeya acabó arrasada cuando en el año 79, el Vesubio decidió despertar del todo. Tras nada menos que veinte siglos, Pink Floyd -en una de sus ocurrencias- decidió llevarse sus instrumentos hasta el anfiteatro de la antigua villa romana y realizar un concierto sin público. Un maravilloso ejercicio egoísta cuyo espíritu huraño lo convirtió aun en más mítico y del que se grabó una especie de película muy aclamada por los seguidores de la banda.
Cuarenta y seis años después y precisamente ayer y hoy viernes 8 de julio, David Gilmour ha regresado al mismo lugar para ofrecer dos conciertos de la gira de su último disco, 'Rattle That Lock'.
Pero junto a los temas de este trabajo, es inevitable que Gilmour interprete aquellos que, con la banda capitaneada entonces por Roger Waters, fueron filmados entre los restos arqueológicos de un lugar al que, por cierto, espero volver dentro de pocas semanas, aunque ya no esté allí Gilmour para deleitarme
Para Gilmour está siendo una experiencia emocionante, como ha declarado en estas últimas horas. Regresar a un lugar así donde tocaste hace casi medio siglo debe ser algo que, definitivamente demuestra que siempre les quedan cosas por hacer a las glorias de la música. Cuántos hechos han sucedido en cinco décadas en el mundo, pero Pompeya y Pink Floyd siguen ahí....

No hay comentarios: