lunes, 16 de mayo de 2016

Basil Poledouris 'vuelve' a Úbeda diez años después


En julio se cumplirán diez años de la impronta inmortal que Basil Poledouris dejó en Úbeda.
A pesar de estar ya enfermo, su ilusión por dirigir su partitura para 'Conan el Bárbaro' lo trajo hasta España, y más concretamente la preciosa localidad de Úbeda, donde un grupo de jóvenes entusiastas había creado el Congreso y posterior Festival Internacional de Música de Cine 'Ciudad de Úbeda', del que formé parte durante los años posteriores.
En ocasiones, las cosas necesitan volver a sus orígenes para reencontrarse. Del 7 al 10 de julio de 2016 volverá a celebrarse este evento tras su periplo por otras ciudades, y también sonará la música de Poledouris para rememorar el décimo aniversario de su fallecimiento. Cuatro meses después de estar con nosotros, nos dejaba para siempre tras llevarse el inolvidable recuerdo de un concierto y unas charlas que, como él mismo nos comentaba, ni siquiera en Estados Unidos se viven con tanta pasión. Yo añadiría que aun menos con la cierta injusticia cometida en Hollywood con este brillante compositor.
En el concierto del próximo julio no estará con nosotros, pero sí su estela, su espíritu, la gente que le dimos nuestro cariño y, sobre todo, el legado de su música.
Este vídeo del concierto será, por siempre, inolvidable, algo que toda la vida hay que agradecer a quienes hicieron realidad los sueños de muchos: https://www.youtube.com/watch?v=HRTPf0g4h9s

Igualmente compartir mesas y manteles con el maestro Poledouris y el vídeo que hasta ahora jamás he publicado desde que lo grabé y que lo podéis ver aquí. Se trata de apenas treinta y tantos segundos de ensayo en el que se aprecia a Basil Poledouris dirigiendo a la orquesta y coros en uno de los temas de Conan horas antes del concierto. Su mujer, tras él, siempre atenta a su salud, con la que conversa durante unos instantes dirigiendo con una vitalidad que demuestra cómo disfrutaba en ese momento. En el 34'' aparece por la izquierda una persona con un legajo de partituras bajo el brazo, saludando, y se sienta a escuchar el ensayo. Es John Debney, compositor de 'La Pasión' y 'La Isla de las cabezas cortadas'.
Momentos para corroborar que la música de cine forma parte consustancial de la vida de un buen puñado de loc@s desde que tenemos uso de razón...

video

jueves, 12 de mayo de 2016

H. R. Giger, dos años de su muerte


El 12 de mayo de hace dos años fallecía H. R. Giger, el visionario que creó Alien.

Cuando a lo largo de tantos años he compartido opiniones sobre la saga cinematográfica dedicada a esta criatura, siempre dije lo mismo: jamás debió existir secuela alguna. Ridley Scott logró, con la que ha sido su obra maestra, conceptuar de tal manera su película que Alien era un ser único, un dios espacial intangible, invisible y perfectamente descrito en su concepto filosófico por Ash antes de que Parker friera su cabeza mientras el resto de la tripulación del Nostromo trataba de saber a qué se enfrentaban.

Más allá del suspense, del efectista hilvane -eliminando cualquier sentido peyorativo al emplear el término- de la supresión gradual de personajes, 'Alien' fue una película única para un único ser. Pero llegó Cameron después y puso a una pandilla de marines matando a réplicas de aquel dios, devaluando el mayor monoteísmo espacial jamás creado, con permiso de Kubrick y su monolito, hacia una vulgarización sin retorno.


Único fue Giger. Único fue Alien. Único fue Jerry Goldsmith que, como siempre, entendió el concepto eterno de la criatura y lo demostró en su musica.