jueves, 17 de octubre de 2013

Qué bien comienza la Semana Santa de 2014


Qué quieren que les diga, a mí el Consejo de Hermandades me dio una alegría anoche. La Junta Permanente me ha sorprendido gratamente al designar como pregonero de la Semana Santa de San Fernando 2014 a José Martín Pérez Jiménez y a Antonio de Hombre Márquez autor del cartel oficial anunciador de nuestra Semana Mayor.

Me alegro porque no solo hace muchos años que conozco a ambos y con el pregonero me unen unos lazos de amistad prolongados en el tiempo relacionados con el mundo cofrade y profesional. Me satisface porque el Consejo opta por dos cofrades jamás dados a las loas y autocomplacencias, tan presentes sibilinamente en el ámbito de las hermandades hoy día. José Martín Pérez es un cofrade serio, ajeno a polémicas estériles, de una hornada de cofrades cuarentones que conozco bien, de esos que no están en primera fila -y no solo por obligaciones laborales y familiares- pero que jamás dan de lado a las hermandades y cofradías. Me consta su esfuerzo como vicehermano mayor del Rocío y su sacrificio dentro de la etapa de esta hermandad para normalizar su situación, algo logrado definitivamente. Antes de eso, Martín presidió la JCC, de siempre fue cofrade del Prendimiento, y en este tiempo ha escrito artículos de opinión, colaborado con SFC, y con una línea permanente de caballerosidad, de exposición de sus consideraciones alejado de polémicas, nunca dado a participar de la comidilla de mentideros seudocofrades y evitar absurdas pugnas en redes sociales y otros foros en los que sorprendentemente participan cofrades que se supone dirigen hermandades u ostentan un cierto prestigio.

De Antonio de Hombre puedo decir lo mismo porque pertenece a esa casta de fotógrafos de siempre que parece que con la eclosión de la fotografía cofrade nadie repara en él y en su generación. Pero yo estuve con doce años de edad en la proyección donde se eligió el cartel de la Semana Santa de 1981, con el palio de María Santísima de los Dolores como protagonista, y he seguido su trayectoria junto con otros nombres de los que aprendí un poco a la hora de disfrutar de mi faceta de aficionado a la fotografía, aunque desde hace tiempo no la ejercite porque cuando utilizo la cámara no lo hago como divertimento, sino obligación. De Antonio de Hombre ya dije lo que tenía que decir en un artículo que publiqué el pasado mes de febrero (www.sanfernandocofrade.net/noticias/entidades/cronicavenerahombre.htm) cuando la Asociación Cultural Cofrade 'La Venera' le rindió un justo homenaje a sus más de cuarenta años con la cámara a cuestas durante la Semana Santa y en los eventos cofrades. Aquellas líneas removedoras de conciencias sentaron mal porque así me lo hicieron llegar por mensajeros. Alguien las entendió como un ataque a la nueva hornada de fotógrafos cofrades, algo absurdo porque varios de ellos han colaborado y lo siguen haciendo con este periódico. Sería muy ingrato por mi parte, y de ingratitudes está ya uno más que cansado. Pero alguien tiene que decir que la fotografía cofrade no ha nacido hace uno, cinco, diez años, y que gente veinteañera -incluso con menos- tiene mucho aún que aprender y no estaría de más que se contemplaran en el espejo de nuestros fotógrafos históricos, a los que tienen la obligación de conocer. A veces ni siquiera saben quiénes son, de manera que, en resumidas cuentas, designar cartelista a Antonio de Hombre es una justa decisión, un 'rescate' de un grande de la fotografía cofrade y una declaración de intenciones del Consejo de Hermandades en la que demuestra no casarse con un solo grupo de fotógrafos cofrades entre los que se reparten actualmente la prolífica cartelería cofrade de La Isla.

Regreso a José Martín Pérez Jiménez tratando de recordar si yo realmente lo conocí intercambiando apasionantes tertulias cofrades o en un estudio de radio. Creo que fue lo segundo, porque ambos compartimos unos estupendos años a finales de los ochenta-principios de los noventa en Radio La Isla, donde nuestro pregonero hizo hasta de pinchadiscos, controlista de programas -entre ellos el dedicado al cine que yo realizaba- para llegar a ser responsable de los informativos del fin de semana, del programa dedicado a la Semana Santa y redactor del equipo de 'El Periódico de la Bahía' en San Fernando. Sé que me echará una amistosa bronca cuando vea la fotografía en blanco y negro que adjunto a este artículo, captada allá por esas fechas en donde estamos en la redacción de informativos de RLI, cuando aún se utilizaban las máquinas de escribir, los ordenadores con monitores de fósforo verde y Juan Franzón hacía fotos y nos divertíamos mucho con sus ocurrencias y revelados 'exprés'.

Después, Martín escribió durante algunos años las crónicas de las salidas procesionales de las cofradías en 'San Fernando Información'. Las hacíamos repartiéndonos procesiones y horarios, a la vez que vestíamos túnicas, se cargaban pasos, se hacía radio o se limpiaban candeleros en los almacenes de nuestras hermandades... Recuerdo los Lunes Santos cuando Martín llegaba a la redacción con la almohada bajo el brazo para cargar el paso de misterio de Ecce-Homo y era milagroso acabar de escribir antes de la hora de marchar hacia la iglesia de la Pastora, y hacer un seguimiento de lo que ocurría fuera desde dentro de unos respiraderos por si había que cambiar las crónicas que entre ambos tratábamos de que quedaran terminadas lo más actualizadas posibles. Eran tiempos agotadores porque su almohada y mi capa de Misericordia formaban parte esos días de la decoración de la redacción, no fuera a ser que hubiera que salir de allí vestido de cargador o de penitente como así sucedió alguna vez que otra. Cosas del periodismo (de entonces) por el que opté yo, como masoquista que es uno, y Martín se decantó por su buena vena de empresista hasta llegar hoy día a ser uno de los asesores laborales más prestigiosos de la provincia gaditana en Officium Asesores.

Me alegro mucho, Martín. Me emociona que mis amigos pregonen lo que más queremos a pesar de unos tiempos complicados para el mundo cofrade, ya sabes la de veces que lo hemos hablado. Pero lo que vas a hacer es lo más bonito que le puede suceder a un cofrade y desde el escenario del Real Teatro de las Cortes estoy convencido de que seguirás tu línea a la hora de hacer las cosas desde la madurez y caballerosidad que te caracteriza. No podían haber elegido otro cofrade mejor para pregonar la Semana Santa isleña en 2014. Ni más adecuado cartelista en unos meses muy duros para Antonio de Hombre y su familia. Felicitaciones de corazón y mi enhorabuena también a la Hermandad de los Estudiantes por la elección de su titular para el vía crucis general del Consejo, extensible por el 75 aniversario de su fundación, efemérides que cumplirá el próximo año. No sé si saldrá con potencias o sin ellas, la verdad es que me parece un asunto muy interno de la cofradía y sobredimensionado en el exterior. Pero esos son otros lópez, que diríamos. 

No hay comentarios: