domingo, 29 de septiembre de 2013

Ghost

A mí siempre me llamaron la atención dos cosas de 'Ghost', aprovechando que la acaban de volver a emitir en TVE: Una, lo estupendamente que llora Demi Moore y la secuencia de la moneda con esos lagrimones que le caen. Dos, lo que me recuerda el tema principal de Maurice Jarre a algunas notas del de Galáctica...

viernes, 27 de septiembre de 2013

25 años

Para que nadie olvide los 25 años de periodismo... en San Fernando, oiga.













miércoles, 18 de septiembre de 2013

Demasiadas procesiones

Desconozco si monseñor Demetrio Fernández ha logrado su propósito. Para el obispo de Córdoba, el objetivo de la Procesión Magna celebrada este sábado 14 de septiembre, se basaba en lograr de ella "una magna expresión de fe, que a su vez alimente la fe de los participantes". El prelado cordobés iba más allá y no solo expresaba su anhelo de que el gran cortejo invitara a consolidar un valor en precario. También metía el dedo en la llaga y lanzaba un mensaje a navegantes.

Su primera andanada era reconocer que existen seglares "muy capaces" que cuestionan tantas manifestaciones exteriores de fe. Es decir, que monseñor Fernández deja sin efecto las críticas de cofrades que tildan de aburridos, puristas, místicos o 'sociatas de la Iglesia' a quienes consideran que debe existir otro camino para cultivar la fe, para encauzar al pueblo (desorientado, sin duda) cristiano en tiempos titubeantes.


Para terminar de dar el incómodo martillazo sobre las conciencias, el pastor de la diócesis cordobesa asevera textualmente que "el mundo cofrade no es para personas deseosas de protagonismo o personalismo. El mundo cofrade no es para personas deseosas de protagonismo o personalismo, que no han podido encontrarlo en otros ámbitos de la vida. Cuando esto es así, la cofradía es un problema continuo. En el mundo cofrade, como en toda la vida cristiana, vale quien sirve, y no vale quien quiere servirse de la cofradía para sus intereses".

Si se quiere continuar buscando en el calendario cuándo nos volvemos a subir en el autobús para presenciar espectáculos estéticos en mayor o menor medida, medianamente fervorosos, las palabras del prelado se convertirán en mera anécdota "de un cura molesto". Si cumplimos con nuestro deber de cristianos, y especialmente de cofrades -ya no digamos dirigentes de juntas de gobierno-, cometeríamos un error menospreciando la llamada de un obispo que invita a la reflexión, a buscar el sentido de las expresiones cultuales externas.

No nos engañemos. Cuando se lanza la idea de que estamos viviendo una época de proliferación de procesiones y ponemos en duda si verdaderamente se está cumpliendo con el objetivo expuesto por monseñor Fernández, no podemos encogernos de hombros y mirar hacia ambos lados para afirmar puerilmente que en nuestras poblaciones no hay procesiones gratuitas. El sevillano, el gaditano, el cordobés, el isleño, utiliza frecuentemente el infantil "yo no he hecho" para asegurar que en realidad, en su localidad no hay tantos cortejos como dicen, sino los justos y necesarios. Pero todos sabemos que no es cierto. Una extensa lista de procesiones de santos (in)justificadas por cualquier peregrino motivo aparecen en el calendario de nuestras ciudades. No solo magnas, sino de otra naturaleza por el mero hecho de dar culto a una imagen que duerme en cualquier rincón del templo que tengamos más a mano. Y no me hagan exponer el rosario de santos que, en parihuela, en pasos, y todas ellas con bandas detrás, campan cada fin de semana por las calles de San Fernando. No es necesario porque quien quiera desvincular a La Isla de la 'procesionitis' va a tener que ir a robar a otra cárcel, no a la mía.

El prelado de Córdoba me ha dado que pensar, pero también me ha obligado a dirigirme a él en privado para rogarle una siguiente meditación tras su velada solfa hacia los cortejos extraordinarios. ¿Cree realmente la Iglesia que las procesiones en cada ciudad enmarcadas en el Año de la Fe están cumpliendo sus objetivos cultuales? Si la respuesta es negativa, ¿pondrán freno los obispos al desmadre, a las pasarelas cibeles con pasos y titulares fotografiados, a tantos 'cristianos' que cuelgan en redes sociales vídeos de lo bien cargado que han visto un paso en Córdoba, sin la menor preocupación por buscar el sentido catequético de la imagen que están contemplando, sin profundizar interiormente en lo que representa y hacerle pasillo a la fe a través del sentimiento fervoroso y no festivo?

Escuché recientemente en una tertulia que las procesiones "cuanto más mejor", en una comparativa con los partidos Madrid-Barsa. También he oido machaconamente lo positivo que para la economía de cada ciudad resultan este tipo de manifestaciones de culto exterior, aseveración que pongo en cuarentena con datos que personalmente me aportan los hosteleros, que miran el calendario esperando ansiosamente el Domingo de Ramos, pero escuchan con indiferencia y desdén tanto tambor cada sábado, cada domingo. Decir que la economía isleña -por poner un ejemplo- sale a flote por una procesión de barriada cada fin de semana es un insulto a la ciudad, autoengañarnos y, dicho sea de paso, perder el tiempo a la hora de buscar, entre todos -especialmente quienes tienen peso específico en la ciudad, como los cofrades 'de verdad'- soluciones para La Isla, qué medidas debemos adoptar para sacar a esta ciudad de su mal casi endémico, de su anquilosamiento, de las iniciativas que entre todos, desde los seglares a los ateos, podemos poner en marcha por el bienestar de nuestros ciudadanos, misión que bien nos lo agradecerían tantos desempleados, e ineludible compromiso exigido por nuestra condición de cristianos comprometidos con el prójimo gracias a una fe coherente. Esa fe que me cuesta trabajo ver en tanto cortejo colorista repartido por la geografía andaluza bajo la excusa de una virtud teologal que en San Fernando esperamos arraigar en nuestra alma cristiana gracias a la acertada decisión del besapié y besamanos magno del 5 de octubre, siempre dentro de los templos en los que nuestros titulares deben ser preservados durante siglos, como han hecho nuestros antecesores, con la ocasión única, sublime y rodeada de la solemnidad que cada elemento del cortejo penitencial impregna las calles para invitar realmente a la devoción en los días santos de la primavera anual.

Todo lo demás, cosas de aficionados.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Independencia por la fuerza

A ver si me aclaro... Si alguien quiere desmembrar España, ¿puede manifestarse en la calle tan ricamente? Si es así porque se le permite como gesto de buena voluntad democrática, ¿sabe que sus pretensiones constituyen solo algo testimonial, en virtud del artículo 2 de la Constitución Española, entre otros? Si yo hago una manifestación en defensa de la unidad de nuestro país, ¿soy un facha despreciable?

De paso, también me gustaría saber la razón por la que algunos homenajean a políticos nacionalistas que vivieron hace ya no sé cuántas décadas colocándoles flores entre otras parafernalias y por ello son muy progres, pero si yo lo hago con Ortega y Gasset por poner un ejemplo soy un falangista reprimido. Aconsejo a los nacionalistas que quieren una nueva manera de (des)tructurar España que defiendan sus planteamientos en los foros politicos adecuados, en las cámaras para tal fin. Si queréis iros, por mi no hay inconveniente. Es cierto, conozco a catalanes excelentes y auténticos gilipollas que miran por encima del hombro. Como en casi todos los sitios. Me repugna el catalán con conciencia de clase y pedigrí que habla su lengua delante mía para joderme, pero también el andaluz que va de gracioso por la vida y el gaditano chovinista que no ha salido más allá de Cortadura porque lo mejor del mundo está en el Carranza y alrededores. Pero hacedlo bien por una vez en la puñetera existencia del nacionalismo centrífugo: cambiad la Constitución en las instituciones donde estáis representados, porque si queréis hacerlo en la calle, y reunís a un millón de personas, mañana pueden llegar los andaluces orientales a constituir otra 'nación' separada de los ocidentales. Entre Córdoba, Málaga, Granada y Almería reúnen otro millón de individuos hartitos del 'centralismo sevillano', recorriendo las calles con pancartas y, según vuestro planteamiento, tendrán suficiente poder moral y político como para acojonar al resto y largarse. Y así podemos seguir con los canarios, los leperos de Huelva y los algecireños de Cádiz. El número, la cantidad, determinarán un nuevo mapa sin pasar por la casilla de salida. Y ni así, ni tocando las narices, se hacen las cosas en un país en el que deberíamos recordar que la desunión siempre fue lo contrario de la fuerza.

A lo mejor es que no sois los suficientes como para defender vuestra independencia en los parlamentos, ni siquiera en los vuestros, en donde por poner un ejemplo, ERC solo constituye el 14% de los diputados, lo que dice muy poco en favor de los planteamientos cesecionistas. Los números que valen en democracia para organizar un país son los de los votos, así que primero, concienciad de verdad a todos los millones de ciudadanos de vuestros 'países' para que sean 'nacionalistas de verdad' y os voten. Cuando el 70% de un parlamento autonómico lo controle una fuerza independentista, entonces empezaremos a hablar de cambios, por razones realmente democráticas. Mientras, todo lo demás es imponer las pretensiones de la minoría sobre la mayoría, por muchas consignas que se griten en las calles y banderas no oficiales, algo que es tanto una estelada como una bandera franquista.

(Fotografía: José Luis Sellart -El País)

martes, 10 de septiembre de 2013

Daniel Aragón, subdirector de 40 Principales

Yo sé que a Dani no le va a hacer ni pizca de gracia una de las tres fotos que acabo de colgar. No es para menos. De ella hace 22 años y estábamos celebrando un cumpleaños en el estudio principal de Radio La Isla.

Nuestras caras, nuestra forma de vestir, son un poema. Dani Aragón, Javier Egea, María del Carmen Benítez, Alicia de los Santos, Paco López y yo formábamos parte de un grupo de jóvenes ilusionados con lo que estábamos logrando hacer en Radio La Isla. La emisora de San Fernando había contado desde sus inicios con grandes voces y profesionales técnicos como las de Ricardo Peralta, Pepe Bouza, Luis Baena, Jesús del Río o José María Romero, a las que se incorporaron posteriormente las de una generación formada por Inma Forja, Salvador Serrano, Pepe García, Juan Ochoa... se mes escapan nombres y espero no molestar a nadie.

Fue a principios de los noventa cuando una nueva hornada de jóvenes amantes de la radio irrumpen en la emisora isleña. Porque aquello fue una invasión en toda regla que consolidó lo que desde antes se intuía: la existencia de una emisora local que fue ejemplo y espejo en el que mirarse las que estaban naciendo y, como sucede con los equipos pequeños, cuna de fichaje de los grandes. También se dieron los casos de minusvalorar a algún que otro locutor del que ya se adivinaban sus grandes valías y no se esforzaron mucho por llevárselo. Menos que otros por conservarlos.

En aquella generación llegada a finales de los ochenta se incluyen Toni Castro, Alberto Pérez, Santiago Muñoz, Charo Pérez, Jesús Morilla, Antonio Salas, Inma Picardo, Mar Barrera, Benji Montoya, Alfonso Rodríguez y sumen ustedes los nombres de los tipitos de la fotografía que acompaña a este texto. Todos tuvimos un padre radiofónico, alguien que su vida era -y es- la radio, pleno de ideas, de nuevas iniciativas y maneras de hacer programas: Emilio Hurtado.

Fue precisamente de ahí de donde partieron, para triunfar fuera, voces que hoy han conseguido alcanzar cotas inimaginables quizá para ellos, aunque yo ya era consciente de que aquel buen personal llegaría lejos... siempre que supieran aprovechar las oportunidades y despojarse de todo lo que pudiera aferrarles a un pasado de dudoso futuro. Y las ondas de la SER se llenaron de voces isleñas, con las que los oyentes continuaban identificando RLI. Y en RNE recalaron locutores de La Isla. Inma Picardo, Toni Castro, María del Carmen Benítez, Charo Pérez fueron nombres que se unieron al futuro de la SER, Dial, Canal Sur...

No me ha dado hoy un golpe de añoranza. A mis casi 45 años estoy cansado de rememorar tiempos pasados que fueron pero hoy no son. Este recordatorio viene a colación porque, décadas después, algunos de aquellos jóvenes de RLI seguimos teniendo contacto, yo especialmente con José María Romero, Santi Muñoz o Daniel Aragón, por decir algunos nombres. Hace alrededor de un año nos reunimos unos cuantos en una estupenda cena compartida con el actor Manuel Tallafé, en la que Juan Ochoa, entre muchas de sus preclaras frases, sentenció: "San Fernando y con ella sus medios de comunicación están así porque así lo han querido varias personas que tienen nombres y apellidos. Están muy localizadas, sabemos quiénes son. Pero nadie quiso hacer nada en su momento".

Pero mi fotografía de hoy está dedicada a con quien he mantenido mayor contacto en estos años. Mi amigo Daniel Rodríguez Aragón, del que leo en un texto que le han dedicado en facebook que lo acaban de nombrar subdirector de 40 Principales y Máxima FM a nivel nacional. Aún no he hablado con él, lo he sabido esta mañana. También he leído que su trayectoria "empezó en Cádiz, en 1993, como locutor de 40 Principales". Bueno, no fue precisamente así... como demuestra mi fotografía. Dani venía de hacer muchas cosas en Radio La Isla, de las que todos los que formamos aquella familia tenemos que enorgullecernos. Qué magnífica radio se hacía entonces...

Dani Aragón realizó el MBA en Dirección de Empresas Radiofónicas por la Universidad Autónoma de Barcelona; el Master GESCO en Dirección De Marketing y Gestión Comercial por ESIC, y el Postgrado de Comercio Electrónico por ESIC-ICEMD. En 1995 ya fue nombrado coordinador de los Cuarenta y en 1997 fue designado coordinador de Cadenas Musicales en Radio Cádiz. Tras pasar por 40 Principales Sevilla como coordinador y jefe de las cadenas musicales, en 2011 fue destinado a las labores de coordinación regional de Cadenas Musicales en Andalucía, cargo que ha desempañado hasta ahora.

Estoy convencido de que su mujer, Isabel Maeso, estará muy feliz y orgullosa. Yo conocí a Isabel por otro grupo de amistades de Cádiz, y un buen día me dijeron: "Isabel ha empezado a salir con un chico que es locutor de radio, no sé si lo conoces...". Cuando pregunté quién era, no pudo darme más alegría. Las casualidades de la vida... Ahora tienen que iniciar una nueva trayectoria en Madrid. Es la historia de quien supo ver el futuro y desplegar las alas hacia un horizonte que otros quisimos ver más cerca o creíamos tenerlo más seguro confiando en proyectos cercanos.

Mi enhorabuena, querido amigo. Muchas felicidades por tu nombramiento. Otro ejemplo más de la cantidad de gente valiosa que hemos tenido en La Isla y que podía habernos aportado mucho para hacer crecer esta ciudad en todos los ámbitos. Pero no, se optó por otros caminos. El tuyo lo tuviste claro. Te admiro. Un fuerte abrazo, Dani. Y que sepas que seguiré enviándote, dedicándote, vídeos de Manolito Pies de Plata. Siempre nos gustaron los frikis, como aquel que llevamos a la fiesta de aniversario de RLI que partía ladrillos con la cabeza y algún que otro chalado más. O tempora, o mores...


sábado, 7 de septiembre de 2013

Algunas preguntas sobre los JJOO

Y ahora que nos han mandado a hacer puñetas, ¿nos ponemos en serio a currar en este país por sacarlo adelante tanto a él como a nosotros mismos o vamos a volver a dar el coñazo con 2024, fecha para la que España ya no será España? ¿Seguiremos alimentando la teoría de la conspiración? ¿Es cierto que promocionar la candidatura olímpica de Madrid nos ha costado cien millones de euros?

Con un país fracturado social, económica y políticamente, ¿era posible pretender ganar unos Juegos Olímpicos, incluso a 7 años vista? Si ni siquiera hemos ganado a Estambul, quedando los últimos de la terna, ¿será porque desde fuera han visto las pintas que muestra este país: pícaros, prevaricadores, aspavientos baratos, desmembración territorial, la soga del rescate al cuello...?

domingo, 1 de septiembre de 2013

Crac de los Caballeros


 El castillo del Crac de los Caballeros fue definido por Lawrence de Arabia como "el más admirable del mundo". Construido en varias fases por los cruzados, en 1170 estaba ya levantado sobre una zona del desierto de Siria. Las reformas posteriores lo convirtieron en la fortaleza más importante de Tierra Santa y en ella se asentaron las bases de los Caballeros de la Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén.

La Unesco lo incluyó en el catálogo del Patrimonio de la Humanidad en el año 2006. La guerra civil que mantienen los sirios ha transformado un lugar considerado hasta hace escasos años de gran interés turístico en un bastión atacado por morteros y lanzagranadas que están acabando con sus muros, con los frescos de su interior que sirvieron de modelos a reyes posteriores para sus castillos...

http://actualidad.rt.com/cultura/view/100104-siria-castillo-bombardeo-explosion-danos

Esto sigue sucediendo mientras millones de seres humanos desconocen a lo que es capaz de llegar el hombre con su destrucción. Por descontado que las vidas constituyen lo más importante que podemos preservar, pero en estos momentos en los que permanecemos atentos a cuando un Nobel de la Paz decida comenzar una guerra, es necesario leer la historia, escudriñar nuestros orígenes, analizar en qué lugares va 'Occidente' a arrasar con sus ataques y si se nos han olvidado aquellos siglos en los que nuestra civilización, tan moderna y cristiana, tenían su centro neurálgico en suelo que ahora menospreciamos.