domingo, 21 de octubre de 2012

Elecciones predecibles

El PP arrasa en Galicia, donde crece el nacionalismo más radical, y los separatistas barren en el País Vasco. No hacían falta elecciones para esto. Podíamos habernos ahorrado miles y miles de euros en ambas convocatorias, campañas y demás ripios. Por cierto, 21 escaños para Bildu. Otro diáfano ejemplo del fracaso del sistema político español y de la miope previsión de los partidos estatales, que deben estar obligados a salvaguardar la integridad de un país que se desintegra. ¿Qué sucederá ahora? Una vez se complete el triplete de elecciones cruciales, tras celebrarse las catalanas, y triunfe también el nacionalismo, ¿qué vamos a hacer?

No hay comentarios: