jueves, 23 de agosto de 2012

Ecce-Homo

No entiendo nada de lo ocurrido con el Ecce-Homo en la localidad zaragozana de Borga. Resulta que una pintura que aseguran tiene cierta valía -al menos temporal- se deteriora y aparece una anciana que, como artista local, se cuela por la iglesia con un par de botes de pintura y comienza a dar brochazos a diestro y siniestro hasta que convierte el sufriente Cristo en un personaje de Silent Hill. Ahora, media España está escandalizada por el resultado y la otra media tirada al suelo del cachondeo.

Insisto. No lo comprendo. Hagamos hipótesis: si el lienzo tiene valor, es imposible que el párroco permita que alguien inexperto ponga la mano en la obra, ya que cualquier restauración debe pasar por una comisión de patrimonio existente en cada Obispado, en este caso el de Zaragoza. Eso lo sabrá el cura de sobras, de manera que me pregunto qué piensa hacer el prelado de la Diócesis con su sacerdote descarriado artísticamente. Si éste solicitó permiso, ¿cómo es posible que la comisión de arte permita la intervención de la obra por alguien no profesional, algo que presupongo es del todo imposible que haya sucedido?

Pongámonos en el caso de que el Ecce-Homo carezca de valor y es un cuadro de andar por casa, sin necesidad de una restauración supervisada por las altas instancias diocesanas. En ese caso, el párroco decide una chapuza de andar por casa. ¿Y conforme transcurren los días, no ve lo que está haciendo la anciana, ni siquiera se interesa, nadie de la comunidad parroquial alerta del engendro, le quita los pinceles, no sé, la convence para que pinte el salón de su casa, el cuarto de baño? ¿Los responsables municipales tampoco tienen nada que decir, que controlar? Vaya desaguisado.

No hay comentarios: