martes, 30 de agosto de 2011

'Super 8'

En plena decadencia cinematográfica, en una época en la que los dueños de Hollywood se afanan más en perfeccionar técnicas incómodas para ver películas o en mamotréticos productos en los que le resulta imposible al espectador hallar el punto objetivo de visionado de la acción en pantalla, aparece J.J. Abrams como embajador con cámara en mano de quien se ha percatado de la existencia de un masivo público entre los que me encuentro, ávido de un cine que él mismo hizo tres décadas atrás y cuyo ingenio en todos sus ámbitos ni por asomo ha quedado obsoleto.

No sabría afirmar a ciencia cierta si el miedo a resucitar grupos de chicos como 'Los Goonies', finales como el de 'ET el extraterrestre' o guiños musicales como los de Williams ha imperado por la inoperancia de los directores o por la equivocada idea de que ya no venden historias ¿ingenuas? en productos a los que quizá han pensado sólo les falta un casposo tecnicolor. Lo cierto es que el resquemor siempre ha existido y el talento que rezumaban aquellas producciones de Spielberg de los ochenta ha sido sustituido por comedias zafias de jóvenes descerebrados o aparatosidades de explosiones imposibles.

De ahí la paradoja de 'Super 8': Bajo su apariencia de revival de una época cinematográfica de millones de espectadores treintañeros y cuarentones y una vuelta de tuerca a 'Exploradores' de Joe Dante -todo gira entorno al maestro de 'Tiburón', no lo olviden-, bajo su impronta de pastiche oportunista de la que va desprendiéndose paulatinamente conforme avanza un impecable rodaje en todos sus aspectos, irrumpe una película fresca en la que, tan inteligente ha sido partir conceptualmente de contentar al público de cierta edad -que aporta además mucho dinero al cine- como, en el estricto sentido direccional y guionístico, plasmar actualizaciones que aprueban con nota de momentos memorables en el cine como la marcha del extraterrestre incomprendido más famoso del celuloide, los guiños a George A. Romero o la sustitución de Jonathan Ke Quan 'Data' exclamando "¡Voy a poner tuampaz!" por un Ryan Lee 'Cary', pirómano perdido tan inconmensurable como el resto del elenco infantil, donde brilla especialmente la pareja protagonista.

En definitiva, 'Super 8' hará las delicias de los que tuvieron la suficiente sensibilidad como para guardar en un rincón de su corazón, traspasando las fronteras selectivas de la retina, aquellas inolvidables producciones de goonies, jóvenes Sherlock Holmes, carreras en bicicletas con adolescentes y el maravilloso aderezo de los sones de Williams, Broughton o Horner, que en esta ocasión son 'actualizados' con un Michael Giacchino que se merece la nominación al Oscar sólo ya por el tema de la resolución del filme, y canciones de la época, entre ellas el 'Don't Bring Me Down' de la ELO del que tanto disfrutamos los que ya caminamos lentamente hacia el medio siglo y silbamos entre amigos el 'Fratelli's Chase' de Dave Grusin. El cóctel de este maravilloso, inconfeso pero diáfano revival sobrevive a un debilitamiento progresivo del desarrollo guionístico a mediados del metraje. Todo es perdonable ante un producto inusual y talentoso.

2 comentarios:

Juan dijo...

Pues sí, interesante aportación la del Sr. Abrams. Huyendo de la novelería tridimiensionista que tan perturbada mantiene a la industria cinematográfica. Cierto es que con algunas lagunas “guionísticas” a medida que avanza la historia pero, como muy bien dices, perdonable en el buen hacer de todo el film. Consigue que me sienta como un niño atraído por la curiosidad más sorprendente, con muchos guiños al pasado.

Ah!, y de lo mejor de la película el cortometraje en súper 8 de "Charles Kaznyk", divertidísimo, sencillamente genial (sobre todo los cortes entre las distintas escenas).

Pero, por qué la gente no se queda a ver los créditos, por qué huyen despavoridos en cuanto abren las puertas cual velociraptor que se le estuviese quemando la casa, tan mal lo estaban pasando en su butaca. Aprovechen todo el dinero que les ha costado la entrada. Señora se sienta que no me deja disfrutar de la banda sonora y de los títulos (¡por Dios!).

En fin, saludos.

JOSÉ CARLOS FDEZ. MOSCOSO dijo...

Lo peor de quienes se levantan en los créditos finales es que, al hacerlo, se quedan paralizados y no se van. La mayoría además se gira y se pone a mirar hacia atrás. ¿Qué puñetas miran detrás suya, si no hay nada y la salida está delante? Falta de cultura crediticia, y no en lenguaje económico precisamente. Saludos y gracias por participar, Juan.