lunes, 4 de julio de 2011

Mónaco y el champán

Vaya por delante que no tengo nada contra Mónaco. Es más, ni nada malo ni bueno. Me importa tres puñetas ese país al que no le encuentro un sentido histórico similar a los que pudiera haber creado Disney para contar historias de princesas anacrónicas y escapistas. Pero aun concitando más interés en mí un rábano con bicho dentro que el Principado monegasco, hay cosas que me cuesta entender. Será por mi tozudez. No resulta tampoco baladí que, teniendo en cuenta que cada uno puede hacer lo que quiera, máxime en un territorio que parece vivir en otra órbita y que no pertenece a la Unión Europea, no perdamos de vista que sus actuaciones repercuten sobre Francia, tienen aplicado el euro como su moneda y al no existir gravámenes de renta, Mónaco es un paraíso fiscal de cojones, con todo lo que ello supone, de modo que conviene tenerle el ojo encima.

No logro entender cómo en la actual situación mundial de crisis, por mucho que este diminuto país viva en su teórico cuento de hadas, se celebre una boda real de costes inmorales en la que se han distribuido cientos de botellas de champán a mil euros cada una. Me asquea que Europa sufra como lo está haciendo mientras este tipo y su marioneta femenina -si yo fuera mujer, jamás sería monárquica- se gastan mil euros en menos de un litro de champán multiplicado por lo que ustedes quieren sumar de la cantidad de esta bebida que puedan imaginar. Curiosamente, este mismo principito anunció, hace dos años, que un proyecto de expansión de un barrio adicional necesario para reorganizar territorialmente el Principado quedaba suspendido 'sine die' debido a la crisis mundial. Y ahora, champán de mil euros para todos.

Debe ser que el mundo está loco. O lo estoy yo. Como hay democracia, que gane la mayoría, a ver qué opina...

No hay comentarios: