lunes, 7 de junio de 2010

Prohibir las razas peligrosas en sociedad

Otra persona muerta tras la dentellada de un perro. Y es un niño. Lo siento, pero lo tengo claro. Me gustan los animales, me refiero a los de cuatro patas. Por eso precisamente hay que actuar en defensa de ellos y de los seres humanos. Yo tengo un gato que en estos momentos duerme plácidamente, soportando el calor, a escasos metros de mi mesa. Lo digo para que no me llamen ogro antianimalitos.

No entiendo algo que me parece magnífico para los que, como yo, no fumamos. Es decir, llevar la ley hasta las últimas consecuencias, al extremo más radical, y hacerlo con ahínco desde hace tiempo, cuando otras normativas que deberían implantarse no se llevan a efecto con la misma rectitud. Colocarse un pitillo en la boca es pecado mortal social, pero pasear con pinta de angango con un dogo argentino al lado es cojonudo.

Me parecen absolutamente insuficientes las escasas medidas tomadas tras la catalogación de las razas de perros potencialmente peligrosos. Sigo viendo canes en la playa campando a sus anchas con pequeños alrededor, niñatos con cachorros de pitbull y viviendas en las que los ladridos parecen atentados de ETA. Insisto, lo tengo claro: hay que prohibir tener perros peligrosos en las viviendas. A nadie se le ocurre tener un tigre o un leopardo en el salón de su casa. La demagógica frase aquella de "yo tengo en mi casa lo que me da la gana" no vale desde el momento en el que se convierta en riesgo de afectación al resto de personas. Por algo vivimos en sociedad, y el que no quiera -ojalá pudiera yo hacerlo- que se compre un chalet cerca de la torre del Puerco. Los perros peligrosos no son animales domésticos por razones obvias y no vamos a explicar la etimología latina de la palabra. Y si no son animales domésticos, no se pueden tener en casa. Y menos aún en los espacios públicos comunes. Si se quiere tener un yorkshire o un chucho sin pedigrí no incluido en las razas peligrosas, disfrute usted de su can en su piso. Pero que tenga en su cocina un animal brutal que sale como un toro bravo por la puerta cuando usted se despista y a mi hija la pilla por el cuello y la convierte en jirones mientras paseamos plácidamente es un homicidio por parte de su propietario, así de claro. De manera que para evitar estas situaciones, reclamo que la ley prohíba tener perros potencialmente peligrosos en domicilios afincados en ciudades. Esos animales, al campo.

¿Radical? ¿Imposible de llevar a efecto? Mucho más sencillo que no permitir a un solo bar de España, sala de fiestas, local en general, que alguien se fume un cigarro. Basta con no conceder los permisos para tenerlo, ni chip, ni vacuna, ni pollas en vinagre. Así de sencillo. Y llegará, ya lo veréis. Al tiempo.

4 comentarios:

jorge dijo...

Creo que ha pasado un año desde tu comentario, pero acabo de descubrirlo a raiz de una noticia sobre la muerte de un niño en Toledo por el ataque de un perro. Totalmente deacuerdo con tu opinión, los perro de razas peligrosas deberían prohibirse, las normas que obligan a los dueños a llevar sus perros con correa y bozal aplicarse con mas rigor, ya estoy harto de ir de paseo con mi hijo o corriendo y tener que vermelas con el perrito de turno y el dueño detras corriendo diciendo eso de "tranquilo que no hace nada". Cada perro debe tener una función, un perro peligroso no pude ser un animal de compañia.

JOSÉ CARLOS FDEZ. MOSCOSO dijo...

Jorge, en un año no puedes imaginarte la cantidad de correos anónimos insultándome por exponer mi opinión al respecto. Está demostrado que muchos quieren carta blanca para los animales y si no es así, eres un monstruo. Saludos y gracias por participar.

Marcos dijo...

Amigos, teneis toda la razón.

Adoro los animales, he tenido perros toda mi vida, ahora tengo dos, pero estás razas en la mayoría de los casos son armas mortiferas. Dicen los expertos cuidadores que no es un problema de las razas si no de los dueños, pero claro tampoco es un problema de las pistolas, si nadie aprieta el gatillo no se disparan solas y en España estan prohibidas las armas. Pues los perros de razas peligrosas igual DEBEN PROHIBIRSE . Con el sermon de que no hay perros malos, sólo dueños, está muriendo gente de todos los sexos y edades y encima NIÑOS; NIÑOS QUE QUEDAN TRAUMADOS SI TIENEN LA SUERTE DE VIVIR.
Ya basta de corrección politica y mandanga, como a mi hijo lo matase un perro te aseguro que me cargo al dueño. Porque la ley no hace nada contra el dueño, pero la sociedad se escuda en él mismo dueño para no echar la culpa al perro. Malos dueños, malas razas. Fuera. Que pervivan en centros tipo zoologicos. Esta gente que te ha insultado es una delincuente y unos hijos de mala madre sin empatia ajena. Mi recomendación si ataca un perro clavarle algo punzante; navaja, cuchillo aunque sea destornillador por el oido. A ellos los enseñan a matar, yo doy un consejo que puede salvar una vida. Poseo un Yorkshire Terrie y un Xixu. Jamás maltrataria a un animal, pero es la vida lo que está por delante. Si necesitas firmas o algo, para mover una reclamación al congreso o senado (no entiendo de politica) firmo lo que sea. BASTA YA

Anónimo dijo...

Con lo único que estoy de acuerdo contigo es en que es demasiado fácil conseguir la licencia. Demasiado. Lo único que tienes que saber hacer es leer. Leer las preguntas del psicotécnico que dan más risa que otra cosa, y saber leer para saber dónde firmar. En mi opinión, si tienes dinero y sabes leer, puedes tener un PPP. Pero prohibirlos no, las drogas están prohibidas y la gente sigue consumiendo. Lo que hay que hacer es endurecer el examen de forma que no cualquier anormal pueda conseguir uno de estos perros, pero ya no sólo de estas razas, de todas las razas y de todos los animales. En el momento en que tienes un animal, sea del tipo que sea y de la raza que sea, adquieres un compromiso con ese animal y con las personas que te rodean. Por el bien de los animales, el acceso a ellos debería estar restringido a únicamente las personas que los valoren y se hagan cargo de ellos como debe hacerse. Y te lo digo yo que tengo un rottweiler, al que perros más pequeños o de razas más "populares" se han cansado de morder y atacar con total impunidad. Y otra cosa, un perro es un perro independientemente del tamaño o raza, porque para tu información, la raza que más ataques protagoniza en el mundo es el Pastor Alemán, si no me crees... sólo tienes que buscar las estadísticas en internet