domingo, 27 de septiembre de 2009

Algunas dudas sobre 'Verano azul' treinta años después


El 30 aniversario del inicio del rodaje de la serie Verano azul ha sido el motivo por el que una buena parte de los protagonistas de aquel hito televisivo, así como del equipo de producción, se hayan reunido en Nerja. Me agrada este reencuentro porque se convierte en emotiva razón para recordar unas imágenes que a millones de niños nos acompañaron durante aquellos finales de los setenta e inicios de los ochenta. Durante años se ha venido hablando de las desavenencias que existieron posteriormente entre los protagonistas de la serie y determinadas sombras que afirman la rodearon en contratos, planes de rodaje, etc. Todas ellas cosas propias del ajetreado mundo del cine y de la televisión. A mí esas cosas me importan un bledo, tanto como que don Fernando Fernán Gómez fuera un antipático de narices por aquello de "¡A la mierda!". Como si acaso me interesara uno de los más grandes que ha dado España porque sea, como yo, un cascarrabias...
Me alegra el reencuentro de los de Verano azul. Me regalaron hace años la serie en vídeo y posteriormente la compré en DVD. No entiendo porqué no se incluye el capítulo del Gran Massip, el mago aquél de aquella frase ("Jovencitos: ¡agua va!") que tanta pena daba cuando acabó chorreando ante el descojone de Tito y Piraña y el codazo de Julia. De todas maneras me deleito con aquello de "A lo mejor...", la famosa bofetada del padre de Javi, el cotillón de los niños con música de Pink Floyd (!) o el "Chanquete ha muerto".
Hace unos años conocí a Antonio Mercero, el director de la serie, en el Festival de Cine Español de Málaga. Tuve una conversación con él sobre el cine y la televisión en general, café en mesa y mano, y hablamos de Verano azul. Como yo tengo una teoría sobre ese guión, se la solté para ver por dónde salía. A mí desde pequeñito siempre me pareció que Mesala era un moña total y que aquellas miradas plenas de lascivia hacia Ben Hur en el reencuentro de ambos no eran muy acordes con tanto macho militar suelto en la película. Transcurrido el tiempo supe que realmente William Wyler le había dicho a Stephen Boyd que hiciera de sarasa total para darle morbo al tema, pero que ni se le ocurriera decirle nada a Charlton Heston sobre el asunto, porque entonces era capaz de quitarse el traje y abandonar el rodaje en virtud de su carácter de macho. Bueno era el amigo del rifle...
Lo de los caracoles en Espartaco también tenía su miga. Y es que en el mundo de la imagen hay muchos mensajes subliminales. De manera que no me extraña nada que en Verano azul existiera un lenguaje oculto de corte sexual distinto a lo que se ve. Porque yo me pregunto algunas cosas que se me quedan en el aire a lo largo de los capítulos de la serie. ¿Por qué nunca se habla de la mujer de Chanquete y tiene esa especial predilección por acariciar el pelo a Tito? Qué cosa más rara... ¿Por qué tengo la impresión de que Frasco, el dueño de la taberna del pueblo, es el único que sabe la verdad sobre los posibles deseos prohibidos del solitario pescador, a tenor de ciertos comentarios? ¿Y con Julia, qué hacemos? ¿Por qué da la sensación de esa encubierta atracción hacia Bea? Se habla en cierto capítulo, el de las Mariposas negras, de la hija que tuvo,... pero eso no nos indica nada sobre una inconfesa condición lésbica, escandalizadora para aquella época. Y otras cuestiones menos profundas también me incomodan. ¿Qué función tenía el papel de Quique, que ni siquiera tuvo un capítulo dedicado a él y cuando abría la boca en escasísimas ocasiones sus frases eran intrascendentes? ¿Por qué salía siempre con un polo a rayas horizontales azules y granas y sin embargo al resto sí le cambiaban el vestuario? ¿Por qué le dieron solo al gran Carmelo Bernaola la opción de hacer el tema principal de la serie, el que suena en los créditos de inicio y finales, pero no existe 'banda sonora' con lo que hubiera dado de sí este compositor?
Por cierto. Antonio Mercero respondió a todo ello con una amplia sonrisa y se pidió otro café. No me sacó de dudas, desconozco si no lo hizo porque me dio por perdido... o porque Verano azul tiene 'tomate'.

2 comentarios:

Bac Hylon dijo...

Seguro, seguro, que "Verano Azul" tiene múltiples lecturas, mensajes secretos y dobles sentidos... Precisamente por eso es una historia tan rica en matices, y se puede disfrutar igual, da lo mismo la edad que tengas, o las veces que la hayas visto (bien recuerdo ese verano en el que los programadores de TVE estaban tan dejados que la repitieron hasta 3 o 4 veces seguidas, para que luego nos quejemos de Antena 3 y Los Simpson).

¿Han omitido ese capítulo en DVD? ¿Pero por qué? Si era genial, con ese toque tan tragicómico del mago, con todo ese halo de misterio alrededor... No lo entiendo. ¿Algún problema de derechos?

Saludos.

Patty dijo...

Hola!!