lunes, 6 de julio de 2009

'Se alquila', el nuevo corto de Labajo con música de Martínez Ares

El cineasta, autor y actor gaditano Antonio Labajo está terminando de rodar, en estas semanas, su nuevo cortometraje. Se alquila es su nombre y no quiero adelantar nada. El casco histórico de Cádiz ha sido el escenario del rodaje, entre portones de infraviviendas y alguna sorpresa más que, según me adelanta el propio director, podremos ver en agosto. Su intención es proyectarlo en un acto estival, una nochecita en la Alameda gaditana de intramuros o el Baluarte, y darlo así a conocer.

Lo importante del asunto no es sólo el nuevo trabajo del polifacético Antonio, en la más pura línea de una familia a la que le tengo mucho aprecio, sino los aspectos técnicos. El conocido autor musical Antonio Martínez Ares ya tiene compuesta la canción del cortometraje, y los acordes que sonarán en determinados momentos del filme también serán obra del gran cantautor que tanta gloria le diera al Carnaval y a sus coplas. Será su segunda incursión musical en el cine, tras escribir el 'score' de la película que hizo Ana Belén.

Si me pongo a escribir de mi amigo Antonio Labajo no termino. Lo conocí hace ya casi veinte años, la Muestra Cinematográfica del Atlántico (Alcances) se presentaba en el patio del Parador Hotel Atlántico en una rueda de prensa de pompa y boato y yo iba a cubrirla para el periódico y mi programa de radio Último Estreno. Entre invitados y chaquetas, aparecieron dos individuos ataviados con sendos bañadores floreados y chanclas que se sentaron en la primera fila. Aquel descaro bienintencionado me llamó la atención. En la cervecita posterior (cuando se presentaba Alcances y nos daban algo de picar), aquellos dos personajes se acercaron a mí. Eran Antonio y Luis Labajo. Comenzamos a hablar de cine y fueron tales las horas conversando sobre el Séptimo Arte y la música cinematográfica, que en pocos días estaban colaborando conmigo en mi programa. Fui a su casa y, en lugar de ropa, el armario del cuarto de los hermanos estaba repleto de discos de vinilo de bandas sonoras. Nos llevábamos horas seleccionando, Antonio fue el que más empeño puso y, sin medio de transporte que lo trasladara a San Fernando, pillaba varias veces a la semana el autobús. Como no tenía manera de regresar a Cádiz ya de madrugada y mi ciclomotor no era el medio adecuado para ello, volvía de las maneras más insospechadas posibles, o se gastaba una pasta en taxi, o haciendo autostop... Eso era amor a los micrófonos y la música de cine.

Lo pasábamos pipa. Y Rafael, otro de los hermanos, con pinta de juez cuando nos miraba en aquellos instantes, clamaba contra su propio hermano y contra mí porque sacábamos los discos de vinilo de su casa para colocarlos en los platos de la emisora. Eso, decía Rafa, los rayaba y los gastaba, y "ya no se escuchan igual". Arte puro. Nos obligó a grabar los temas en cintas cassette de cromo. Parte de aquella colección era de Rafael, que dibujaba unos cómics irreverentes gloriosos.

Fuimos a conciertos de cine, Antonio se tiñó su cabello de verde chillón durante un tiempo, Jerry Goldsmith en Sevilla se partió de risa al verlo tras su extraordinario espectáculo con la ROSS hispalense, y transcurrido el tiempo, los Labajo se dedicaron al Carnaval gaditano. Y aparecieron agrupaciones, chirigotas, como Ya están aquí o Paso de Cádiz, que fueron desternillantes. Aún recuerdo el romancero No me alcanza para Alcances pero, sobre todo, el primer cortometraje que rodó Antonio Labajo: Perros. Aquello fue tremendo. Se presentó una tarde en Alcances como sesión previa a una película. Más de medio teatro Falla de incondicionales que, en su mayoría, salieron del coliseo nada más terminar el corto. A hacer puñetas el largo que venía después que, francamente, no recuerdo cuál era. Aquel trabajo, cutre pero enorme de cojones, enseñaba como un grupo de policías dentro de un furgón rajaban tela contra inmigrantes, rojos, piojosos y demás. El espectador desconocía que eran polis, de manera que intuía que aquellos seres abyectos y retorcidos eran cuando menos un grupo nazi. Pero al finalizar el corto, la pandilla salía de un furgón policial para dar leña. Crítica directa al sistema y éxtasis de frikis. La reja de la furgoneta de la policía se hizo 'pidiendo prestado' un carro del Carrefour. Ejem. Grandes, los Labajo. Y yo de jefe de prensa del cortometraje. Hice una sola nota de prensa previa a la presentación del corto en Alcances. Nada más. Los encendidos aplausos del peculiar respetable acojonaron a los organizadores de la Muestra...

Ha llovido desde aquellos inicios de los noventa y Antonio sigue siendo mi amigo, se ha hecho un brillante actor, ha sido el coautor con Martínez Ares del espectáculo que recorre desde hace ya meses los teatros basándose en el mundo del Carnaval, con sus filias y sus fobias, y la madurez le hace mejorar por años. Me alegro de Se alquila y estoy deseando verlo. Un abrazo, amigo, y recuerdos a Antonio Martínez Ares. Trabajé con él en el periódico durante unos meses en los que almorzamos muchos días por los bares de alrededor de la redacción y nos hacíamos confesiones (sin hablar apenas de Carnaval) y hace un par de meses hablamos en la feria del mercado del Bicentenario en la plaza de San Antonio, en Cádiz. El tiempo pasa y cada uno está lugares diferentes, pero estamos, que no es poco.

3 comentarios:

santi dijo...

Así se deberían hacer todos los programas de radio, con pasión y buen humor. saludos.

José Carlos Fernández dijo...

La 'fórmula de la vida', Santi, tú lo has dicho: pasión y buen humor. Como siempre, gracias por participar...

paco dijo...

Antonio me ha gustado mucho tu corto... vuestro corto... pero porque hablais en castellano...? porque no le dais de una vez por todas el espacio que se le merece de una vez por todas a nuestro acento...? a caso aun estamos en decadas pasadas que nos daba verguenza de hablar tal y como somos...? ya q seriamos en madrid o la chacha, el chofer, o el yonki, o la folklorica... la acrtiz habla pesimamentre en castellano (si es q realmente quisiera hablae en castellano, claro), al igual q abel y jose... si es exigencia del guión, vale... pero, joé, vamos a darle cancha a nuestro acento... aun mas ustedes que sasbeis x donde va la cosa... el unico q ha estado natural frente al acento ha sido antonio... Un saludo!! Paco de paula