miércoles, 29 de julio de 2009

Muere el periodista Adolfo Álvaro

Me llega la noticia, por una llamada telefónica, de la muerte del periodista madrileño Adolfo Álvaro Martín. Son de esas cosas que te afectan porque trabajé con él durante su etapa como director del periódico Cádiz Información durante el año 2004 y parte de 2005. Yo era el redactor jefe de la sección de local, su amigo íntimo Nicolás García Becerra el de provincia y el 'tridente' lo completaba Adolfo. Modestia aparte, un trío bastante resolutivo para sacar adelante un periódico. Ninguno de los tres estamos ya en las oficinas que ocupábamos diariamente hace casi cinco años.

Adolfo era un bien tipo -no como otros- en una profesión en la que es difícil decir esto de algunos de sus integrantes y los que la rodean. Peculiar, seco en el primer trato, pero a poco que aparecía la sintonía afloraba paralelamente aquella risa peculiar que tenía. Emprendedor, justo y ecuánime, tuvimos muchas charlas sobre lo divino y humano, algunas muy personales y lógicamente conversábamos sobre el periodismo, la manera de hacer la cosas, quienes nos rodeaban,... Jamás faltó el respeto a nadie, a mí aún menos, y no me hubiera importado seguir trabajando a sus órdenes si no hubiera sido porque fue otra víctima de los 'profesionales' en quemar a buenos periodistas y gestores hasta donde los dejan gestionar, claro está.

No recuerdo una bronca con él, ni siquiera como las que todos tenemos, por un quítame allá esta noticia de la página de apertura de local que es mejor esta otra. Todo lo contrario, la sintonía era casi total. Le gustaba llamarme 'Jose', no José Carlos como hace todo el mundo, y cuando se marchó hastiado del cuchitril de despacho del que fuera el periódico donde trabajamos, los tres nos pegamos un homenaje en un restaurante del Paseo Marítimo gaditano. La foto lo refleja. Lo dice todo para evitar las dudas. Él comenzó una nueva etapa al frente de los informativos de Onda Jerez, yo tomé su relevo en la dirección del periódico en mayo de 2005 y a los pocos meses me marché al Cádiz CF, Nicolás al Ayuntamiento de Sanlúcar,... la vida misma.

Nico me mantenía informado de su estado cuando hace poco más de dos años le diagnosticaron un cáncer. También lo hacía mi buen amigo y fotógrafo Paco Martín, que no me daba buenas noticias al respecto últimamente. Casi esperábamos el fatal desenlace y esta mañana me lo dijeron.

A las tres y media es el entierro. No estoy hoy por aquí, no podré ir. Otros sí, incluso los que lo putearon en diversos frentes en Jerez, en Cádiz,... Mejor no estar. Adolfo ya se fue y la vida sigue...

1 comentario:

Nacho dijo...

Adolfo fue un excepcional compañero de tertulias, un gran maestro en esto de contar historias y un generoso amigo.
Aunque muchos esperábamos la triste noticia nunca se está preparado para la llamada mancha todo de silencio.
Por ti, compare!