martes, 2 de junio de 2009

Los periodistas 'caen' como moscas: el caso de EFE

EFE sigue estando en el punto de mira de la escandalosa sangría laboral que está padeciendo el gremio de la comunicación en España. En estas pasadas semanas han cerrado tres cabeceras de periódicos, en Diario de Cádiz, las aguas están más que revueltas y los cuchillos se afilan (en el Grupo Joly existe más corporativismo profesional y cobertura sindical que en otros), en el Grupo Información les implantan 'picar' a la entrada y salida en una maquinita y cambian a profesionales de sitio y competencias como si fueran peones de un desorientado tablero de ajedrez y en la agencia EFE hay periodistas que no llegaban ni a trescientos euros al mes si hacían lo que sus mandatarios le decían.

Lo de EFE ya roza el surrealismo. Esta es la noticia textual publicada ayer lunes por PR Noticias sobre la situación. Y no es cuestión de ser crédulo con todo lo que se publica. Es que es absolutamente fidedigna. Y si no, que se lo pregunten a Menchu Barba. Mucho ánimo, amiga.

"Una nueva fase de salidas se ha iniciado en la agencia EFE. Según las informaciones llegadas hasta prnoticias, son al menos doce los corresponsales que han terminado su relación laboral con la agencia: siete en Madrid, dos en Galicia, uno en Almería, uno en Cáceres y uno en Cádiz. El motivo es común, ninguno quiso firmar los documentos para acreditarse como TRADE (autónomos dependientes) ni como informador colaborador, por las condiciones que aquello implicaba. Todos han demandado a EFE, que alega que no han sido despedidos, sino que no quieren seguir en la agencia. EFE niega haber cesado a estos trabajadores y dice haber terminado cualquier relación laboral y mercantil con ellos ya que no presentaron la documentación requerida en pleno proceso de cambio. Según nos cuentan las personas afectadas, se negaron a firmar estos documentos debido al deterioro de las condiciones económicas que suponía aceptar las nuevas tarifas. Hasta el punto de que a una corresponsal de Cáceres, con un sueldo fijo en torno a los 1.000 euros, con el cambio de tarifas no llega a más de 300 euros, según ella misma nos dice.

Además, según la versión de los trabajadores, con este cambio se pretendía dar a entender que los corresponsales de EFE son trabajadores por cuenta propia y que su trabajo es distinto al del resto de los redactores. Cosa que ellos niegan ya que, dicen, su trabajo es el mismo que el del resto de redactores con la salvedad de que lo hacen desde casa. Pero la agencia les organizaba el trabajo como al resto, y en el documento que debían firmar se negaba tal cosa.Por otra parte, la agencia les solicitó para este cambio al régimen de autónomos algunos documentos como la declaración de la renta, con lo que quedaba enterada de quién trabajaba sólo para EFE y quién no, algo que tampoco ha gustado a los trabajadores.La agencia acumula demandas por este cambio. Ya os informamos de que los dos corresponsales de Valencia lograron que la justicia les diera la razón y fueron reincorporados al trabajo.En Andalucía, han abandonado las corresponsales de Cádiz y Almería, en Extremadura, la corresponsal de Cáceres, en Madrid un total de 7 corresponsales y 2 más en Galicia. Todos han presentado demandas contra la agencia EFE."

La foto es de IJ Poveda.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Habla el espíritu de una mosca que hace un mes cayó de un seco golpe a manos de una empresa sin escrúpulos que, amparándose en la supuesta legalidad, se ha deshecho de otras como yo que llevábamos a honra el pertenecer a la "primera agencia nacional y cuarta internacional".
A pesar de nuestros esfuerzos para tratar de escapar de ese zarpazo mortal, han cortado nuestras alas y nuestro cadáver ha corrido su suerte por el sumidero del desempleo.
Ahora somos moscas "cojoneras", aquellas que incordian a la vaca sagrada de Grijelmo y compañía, las molestas e incordiantes por no querer ser pisoteadas por este animal que sólo da leche para los de casta superior.
Surrealista, no?
Firmado: una mosca de Efe