viernes, 27 de febrero de 2009

Una cena sin invitados

El Hermano Mayor y la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Sagrada Cena de Cádiz deberían de reflexionar sobre esta fotografía publicada hoy por Diario de Cádiz. Corresponde al denominado "acto de desagravio" que la corporación penitencial organizó para manifestar sus quejas contra determinadas letras de varias agrupaciones carnavalescas que, en sus actuaciones en el Concurso de Agrupaciones del Gran Teatro Falla, parodiaron el sacramento de la Eucaristía.

El acto de la Sagrada Cena apenas reunió a una quincena de personas. Teniendo en cuenta que las juntas de Gobierno de las hermandades las conforman entre 14 y 17 miembros, hagan sus cuentas. Ni siquiera la Junta en su totalidad. Brillaron por su ausencia allegados, colaboradores, familiares del mayordomo, el tesorero, el fiscal, los vocales,... y lo más destacado: los hermanos, que dieron la espalda a la convocatoria.

La Hermandad de la Sagrada Cena es sacramental, es decir, su principal titular es el Santísimo Sacramento por encima de cualquier representación hecha imagen o talla. Ello, con unas buenas dosis de torpeza más que de radicalidad, habrá incitado a la cofradía a realizar un acto que ha venido a que los fieles miren nuevamente con recelo a nuestras hermandades en unos tiempos en los que ya son muchos los que cuestionan qué están haciendo ahora las cofradías para estar al lado de la gente, con la que está cayendo. Tiempos en los que los dirigentes de las hermandades deben convocar socialmente para actuaciones mucho más demandadas por la sociedad que una pataleta por una representación cuyo pecado fue ser mala de narices y no tener gracia a lo largo de veinte minutos, no sólo en un momento concreto donde se citó a la Eucaristía. Me preguntan algunos amigos que dónde estamos los cofrades en las manifestaciones en favor del empleo, cuando los empresarios están desangrando sus propias empresas echando a la calle a trabajadores y si alguna se ha interesado o está haciendo algo por sus propios hermanos afectados por el desempleo. Les digo que al menos la mía sí lo ha hecho conmigo y lo hace con muchas otras personas. Con esta verdad trato así al menos de salir al paso de los interrogantes que están en la calle, queramos o no, y que nos señalan con un dedo justamente acusador.

Invito a la Sagrada Cena a la reflexión. Y cada uno hace de su capa un sayo, pero a mí, como cofrade, y a muchos más, nos están metiendo en el saco de los 'capillitas', comos nos dicen, que organizamos actos al más puro estilo de Fuerza Nueva pero sin banderas, y en lugar de utilizar el Cara al sol, lo hacen con un salmo responsorial. Y si es deseo de esta hermandad defender al Santísimo Sacramento, hay muchas maneras de hacerlo. Se lo digo yo, que pertenezco a la hermandad sacramental más antigua de San Fernando.

Me resultaría curioso ver a a los budistas manifestándose tras salir al escenario la chirigota ´Los hijos del Lama'. O a los árabes al día siguiente de cualquiera de las decenas de agrupaciones que han citado a Mahoma y todos sus...puntos de El Corán.

2 comentarios:

santi dijo...

Soy bastante crítico con la iglesia católica y sus representantes, por lo que a lo mejor no soy la persona más acertada para comentar tu entrada, pero creo que llevas mucha razón en lo que dices. saludos.

Anónimo dijo...

La mayoría de las veces a los cofrades les encanta hacer de miembros del Sanedrín con los demás, que a la postre, aunque pertenezcan a otra coporación nazarena (como diría el amigo Justo Mata), son igual de hermanos.
Falta tiempo para juzgar actitudes de otro sin parar a reflexionar sobre las propias. juzgamos antes una letra de carnaval que unos cultos vacíos de hermanos o incluso de contenido.
La Hermandad de la Cena es libre de hacer lo que quiera, pero falla al hacerlo público, porque pone a los pies de los caballos a otros hermanos, ya que incluso en algún foro, se ha pedido hasta la dimisión del caja de la chirigota en cuestión, que es curiosamente mayordomo de una cofradía.
Tan libre es un autor de carnaval para criticar a la Iglesia como alguien, miembro de la Iglesia para celebrar un acto de este tipo. Para mí, la diferencia, es que el de la Iglesia debe hacer su acto desde el intimismo, sin darle publicidad, igual que se hacen otras muchas cosas, como la caridad. No se reza para que te vean los demás...

En Cádiz se presume mucho de que el carnaval y la Semana Santa conviven perfectamente, y en las mayoría de las ocasiones es cierto, aunque siempre hay algún sanedrita que saca los pies del tiesto. Cádiz cuna de la libertad... pero no se te ocurra pasearte con una camiseta del Xerez por la calle Ancha.

En el último año hemos podido conocer como hermanos de una misma corporación se han peleado entre ellos, lejos de ejemplificar con el mensaje de Jesús... eso de “amaros unos a los otros” o “poner la otra mejilla”, pero eso para muchos de los sanedritas son cuestiones menores...

Siempre he dicho que en el mundo cofrade falta mucha reflexión... y yo, muchas veces, como cofrade siento vergüenza.

En fin, espero que esto sirva para esos hermanos de la Cena reflexionen, entre otras cosas, cómo no han ido ni sus propios hermanos...

Fdo: Mauri