viernes, 2 de enero de 2009

Debe ser la fiebre

Vaya entradita de año. Tres días en cama con una gripe monumental, sólo aliviada por los gratos momentos familiares en Nochevieja y por Cuatro, que me alegra con sus películas (el 30 de diciembre emitieron la extraordinaria Pesadilla antes de Navidad) o me sorprende y me deja con el cuerpo en fuera de juego con sus reportajes.

Entre mantas y pañuelos trato de acomodarme en el sofá para ver una peli en la primera noche del año, pero Cuatro me ofrece un reportaje sobre lo que venden las tiendas de lujo o empresas de servicio en España. Y así me veo a una chica luciendo un abrigo con mucho pelo en un establecimiento de Madrid que lo vende a 42.000 euros. Pues vale.

En otra tienda de Barcelona te dan masajes relajantes con un potingue de oro de 24 kilates (mentira cochina si se empeña la propietaria en decirnos que te rocía los muslos con oro de esa calidad) cuyas sesiones cuestan 150 euros. El quid de la cuestión está en que, para relajarte del todo, son necesarias al menos diez sesiones. Ya entiendo...

Otra, otra. Bolsos de piel de cocodrilo a 14.000 euros y en una tienda de relojes un tipo que muestra a la cámara uno de 600.000 euros de titanio y no sé qué filigrana más. La reportera le pregunta si esos relojes se venden realmente. Con una obvia naturalidad, el inmaculado dependiente le replica "pues claro. Si no, no los tendríamos aquí". O sea, que una puñeta con manecillas puede llegar a costar cien millones de pesetas. Me empieza a subir la fiebre.

Una empresa vende barcos por nueve millones de euros, con camarotes que son la repera y otros lujos que una pija en vaqueros va explicando a la cámara ganándose cada vez más mis arcadas. No por el faluchito en cuestión, sino por ella misma. De cada tres palabras, una es en inglés, porque parece que hacer el cateto llamando a las cosas por su nombre en uno de los idiomas más pobres del mundo en lugar de hacerlo en nuestro rico español viste mucho y te da caché. Así que allá van un rosario de "coutching", "flybridge" y no sé qué más, hasta tal punto que la propia reportera la dice a la pija que explique al vulgo lo que está diciendo con esa jerga, a lo que recibe por respuesta: "Bueno, los que saben de barcos conocen lo que estoy diciendo, jo". Su problema, entre otros que obviaré detallar, es que se le olvidó que Cuatro es un canal para todos los mortales, no específico para marineros con pedigrí estratosférico. Mecachis...

En otro momento vi un probador de un establecimiento de ropa de lujo reservado para clientes de alta estofa. En él te puedes probar (nosotros no, ellos sí) una camiseta interior o una tanga mientras tienes un bar a tu disposición con champán, varias delicatessen,... Decía el dependiente que había sido emocionante haber recibido a Paulina Rubio, David Bisbal o Bustamante. Quién lo iba a decir, Bustamante, toda su vida cagando en una lata de carne de membrillo, y ahora en un probador degustando caviar...

Y llega el momento-demagogia; venga, destripadme...

-Con 42.000 euros de un abrigo de pelos de animales asesinados comen miles de niños en África durante tres años.

-Con nueve millones de euros de un barco se reflota no un yate, sino un país entero de Asia o del continente negro sumido en la miseria.

-Con 600.000 euros de un reloj teníamos cena para todos los pobres de España en Nochebuena.

Se me olvidaba: Con el coste de un solo misil de los que está lanzando Israel para hacer su holocausto particular en Palestina, podríamos apadrinar a un millón de niños en el mundo.

La fiebre me hace comparar y escribir tonterías, ¿verdad? Debe ser eso. Feliz 2009.

5 comentarios:

Raquel dijo...

Me ha gustado mucho leer tu artículo porque ayer llegué a quitar la tele cuando ví lo que ví y cuando oí lo que oí. Hoy en una comida con varios amigos lo hemos comentado y andábamos un poco escandalizados. Y es que digo yo, qué pena que se haya perdido el pudor, más en un programa que se llama callejeros..... Manda webs. Yo fiebre no estuve, pero a puntito de recuperar una gastroenteritis que me acompañó justo la semana anterior. Si existe la impudicia, creo que es justo esto, mostrar el exceso y el privilegio en canales públicos y en horario infantil incluso. Eso sí, seguro que todos los "clientes" vips son muy solidarios, que eso vende mucho. Un saludo. Raquel.

Raquel dijo...

Me ha gustado mucho leer tu artículo porque ayer llegué a quitar la tele cuando ví lo que ví y cuando oí lo que oí. Hoy en una comida con varios amigos lo hemos comentado y andábamos un poco escandalizados. Y es que digo yo, qué pena que se haya perdido el pudor, más en un programa que se llama callejeros..... Manda webs. Yo fiebre no estuve, pero a puntito de recuperar una gastroenteritis que me acompañó justo la semana anterior. Si existe la impudicia, creo que es justo esto, mostrar el exceso y el privilegio en canales públicos y en horario infantil incluso. Eso sí, seguro que todos los "clientes" vips son muy solidarios, que eso vende mucho. Un saludo. Raquel.

Anónimo dijo...

Exactamente ya lo ha dicho usted,demagogia.Cada uno se permite algo en ocasiones según su patrimonio y seguro que tambien colaboran en ayudas,con lo que cuesta internet se podría hacer tal,con lo que cuesta unas cañas con los amigos se podría hacer cual,con lo que cuesta el cine tal y cual,etc y probablemente los que hacen todo eso y critican a otros que tienen mas son de los que no colaboran.Saludos

jesus dijo...

Bueno jose carlos, y que me dices de la "boutique" para perros..., que si un sofalito para que el can este cómodo, y lo de la señora que se gastaba más dinero en el perro que en sus hijos, manda webs, ya me imagino a ese perro esperando ansioso e ilusionado la noche de reyes, lo que hay que ver.

José Carlos Fernández dijo...

Querido anónimo, gracias por su opinión. Sólo le replicaré en una cosa: ¿No le parece un poco incongruente enviarme sus saludos... si no sé quién es?
Me gustaría que todos los comentarios tuvieran identificación como las tienen mis reflexiones. El anonimato sólo lo comprendo debajo de mi capirote cada Jueves y Viernes Santo.
Gracias por participar.