martes, 30 de septiembre de 2008

La ministra debería prohibir también esto...

No perdáis puntada de la fotografía que os ofrezco hoy. Es el más claro indicio de la verguenza que podemos sentir como hombres y mujeres, los primeros por permitir semejante espectáculo discriminatorio a los ojos de todos incluido niños (varios de ellos situados a la izquierda de la imagen), las segundas por no denunciar hasta donde haga falta actos humillantes y horteras como este.

La imagen recoge la concentración tunning celebrada en San Fernando hace varias semanas. Para lo que ha quedado la Real Isla de León...

Un maromo de color (negro, que dirían Les Luthiers en tiempos en los que no había que tener tanto cuidado con el lenguaje) menea su manguerita con chorro incluido hacia una chica que aparenta disfrutar con cara de película pornográfica cuando el tipo en cuestión la apunta y dispara. El espantoso coche sirve de apoyo para la desdichada y de excusa para semejante anacronismo machista. Un ramillete de angangos contempla el espectáculo al fondo, y a la izquierda -insisto por la relevancia de este 'detalle'- unos cuantos menores de apenas ocho o nueve años de edad. El bañador del cachas muestra motivos de hojas que no son precisamente las de los helechos que tenía mi abuela en su patio eminentemente isleño de la calle Jesús de la Misericordia, y más allá, en el lado derecho donde otra mujer aguarda su manguerazo, un par de cubatas con redbull en el suelo. Será para mantenerse ante tanto ejercicio físico, claro está.

Me da verguenza todo esto. Me asquea ver así San Fernando. Me repugna saber que se han sustituido proyecciones de cine, obras teatrales o por qué no, apoyo a verbenas populares en los barrios de la localidad, por penosos eventos como el Floridance de los cojones o lo del tunning. Me entra grima al saber que todo un Ayuntamiento organizaba conjuntamente este tipo de espectáculo que la propia ministra de Igualdad debería prohibir que se celebrara en cualquier lugar de España como así lo ha hecho ayer con un anuncio televisivo. Y me da pavor que oprobiosas celebraciones de este pelaje den pávulo al desarrollo del 'quinquismo' tan presente hoy día en esa ciudad y que, como ejemplo, abarrotaba estas pasadas noches la Feria de la Tapa.

1 comentario:

tati dijo...

existen tantos espacios deningrantes para la mirada de muchos y muchas...
buen articulo, nos recuerda que en cualquier lugar y con cualquier actividad se reproducen comportamientos propios de culturas horteras y profundamente arraigadas al machismo/sexismo
saludos