miércoles, 6 de agosto de 2008

¿Por qué en China?

Que me cuelguen por los pulgares del palo mayor si lo entiendo, pero no sé cuál es el motivo para que los Juegos Olímpicos de 2008 se celebren en un país en el que gobierna una dictadura, la polución envenena el aire que se respira -el que paradójicamente tendrán que necesitar los deportistas- y sus mandatarios, sanguinarios como ellos solos y expertos en represiones en plazas públicas, impiden la entrada libre en internet. Ahora, bailando al son de los anacrónicos gobernantes orientales, amantes de las gorras de plato superlativas, de los uniformes al más puro estilo stalinista, grotescos y ridículos en pleno siglo XXI, determinados comités olímpicos como el español 'sugieren' a sus atletas no hacer declaraciones políticas para evitar follones.

Resulta que hablar de la represión que todos sabemos existe en China y de lo alucinados que están nuestros representantes ante los disparates que están observando e incluso viviendo es "hacer política", no proclamar que no existen los derechos humanos en esta ingente cueva de dictadorzuelos uniformados. Afirmar que no se respetan las mínimas libertades y que se tortura no es hacer política, sino reivindicar la indefectible y básica dignidad de la que deben disfrutar los seres humanos como así lo estipula sin titubeos la Declaración Universal.

Quizás alguna cabeza pensante ha creído que los JJOO puedan servir como acicate para abrir China al mundo, incluso por la 'fuerza pacífica' del peso de tanta 'libertad' presente en estos días. Hay que ser ingenuo, porque ese puro no arde por ahí. Por lo tanto, alguien debería explicar cómo se va a celebrar en escasas horas el inicio de un acontecimiento universal y deportivo, cuyo cometido desde sus orígenes es el de unir a los pueblos en democracia y en igualdad de condiciones como así sucede en las pruebas de los atletas, en un país que practica la represión, millones de habitantes pasan hambre y existe una escandalosa explotación laboral refrendada, eso sí, por la vista gorda que hace Europa y Estados Unidos, cuyo presidente asegura que acudirá a la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos "porque soy deportista y no voy a mezclar la política con el deporte". ¿Será cretino, el tío?

2 comentarios:

Mar dijo...

¿Cretino? No, hombre, no. Todo el mundo sabe que Bush es un gran especialista en eso de dar patadas en las "pelotas" y en intentar que todos pasemos por el aro (¿o es por el tubo?). En este sentido, es deportista de élite.

Además, tú ya lo sabes, el deporte de competición es un arma política y social fantástica: control, control, control...

Por otro lado, a mi siempre me ha parecido un poco dictatorial eso de la venta/compra de jugadores, ya que provoca - además de otras cosas - que los clubes pequeños siempre sean pequeños, mientras que los grandes son cada vez más grandes.

Y, por último, la contaminación: ¡Qué mal rollo!

José Carlos Fernández dijo...

Los clubes de fútbol pequeños...Ay, Mar, quién le pone el cascabel al gato. Y no al mío, precisamente. Sólo en la provincia gaditana todo el mundo mira hacia otro lado a la hora de buscar soluciones a lo que se veía venir hace años: clubes arruinados dependientes de un dueño. Portuense, San Fernando, Xerez,... A estrujar la teta pública para mantenerlos.