viernes, 20 de junio de 2008

Llega la artificialidad: 'Sexo en Nueva York'

Prepárense para guardar colas interminables esperando ver una de las carajotadas del año. Ya es 20 de junio y se estrena Sexo en Nueva York. Hay quienes la esperan más que si fuera la primera vez que Michael Curtiz nos ofreciera Casablanca, por poner un ejemplo de cine de verdad.

La horrenda serie televisiva llega ahora a la pantalla grande porque, indefectiblemente, tenía que suceder. Si se han realizado versiones para el celuloide absolutamente desafortunadas de series como Starsky y Hutch o Los vengadores, ¿cómo no vamos a sufrir filmes de cosas pretenciosas y artificiales como Sexo en Nueva York?

Estoy solo en el mundo respecto a mi rechazo a la serie, lo sé. Es lo mismo que me sucede con Blade Runner, debo ser el único que se aburre soberanamente al verla. Pero ya estoy acostumbrado a vivir contracorriente en esto del cine sin necesidad de ser un snob, porque mis argumentaciones las suelo exponer de una manera muy diáfana.

Me hace gracia que me digan que no entiendo Sexo en Nueva York porque soy un hombre. Si fuera al revés y afirmara a cualquier mujer que es ella la que no comprende nada porque determinada serie es para hombres, estaría ya marcado con la cruz del machismo y vilipendiado en todos sitios. El cine es universal en su lenguaje y también lo es para los ojos de quien lo ve, independientemente del sexo del espectador de la butaca. Admitamos lo proclive de ciertas historias hacia determinados sectores sociales, pero de eso a decir que una película no se entiende “porque eres un hombre” me parece una afirmación tan insustancial como discriminatoria.

No me gusta Sexo en Nueva York porque es tan mentirosa como vacua. Envuelta en una pretenciosa idea de exponer el mosaico reflexivo que pueden dar de sí cuatro mujeres diferentes, es difícil encontrar en algún capítulo un resquicio de inteligencia en lugar de artificialidad y diálogos forzados para provocar teóricos debates sobre los hombres y el sexo que finalmente se convierten en lo menos importante ante su intrascendencia al primar lo que encierra el trasfondo de la serie: una sucesión de marcas comerciales, mucho glamour que contemplamos como pobres deseosos de imitar el consumismo americano y un insulto a la verdadera espontaneidad, ámbito en que resulta difícil además vencernos a los españoles.Todo esto en cuanto a la serie. La película... imagínense. El beneficio de la duda lo mantendré hasta su estreno para no prejuzgar. Pero si el pilar es esa bazofia que pulula por las televisiones...

Paralelamente a lo engañoso de la ¿base? de Sexo en Nueva York, esta nueva adaptación sirve para recordar otras series llevadas al cine a lo largo de estas décadas con desigual fortuna. Una de las mejores fue El fugitivo (1993). Andrew Davis versionó los episodios que dirigió Roy Huggins contando como principal baza con Harrison Ford como protagonista, y le salió un producto muy entretenido.

Se habla de un futuro rodaje de Mazinger Z, un filme basado en la famosa serie de animación japonesa. Pero conviene recordar que aquel producto televisivo ya tuvo su película en el cine a finales de los 70, Mazinger Z: el robot de las estrellas, un espanto fraudulento que en realidad no era la famosa máquina de Koji Kabuto.

Y otro día hablaremos de Misión imposible, Starman, Fama o Hulk, que ya tiene dos películas, una de ellas también de estreno hoy.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo, es una serie sobrevaloradísima sobre todo por su superficialidad. Además de que las protagonistas son insoportables. Un verdadero mojón en resumen. Yo recomendaría que fueran a ver la última de Sidney Lumet "Antes que el diablo sepa que has muerto", una cinta interesantísima en mi opinión.

Fredo Corleone.