viernes, 2 de mayo de 2008

¿A que nos quedamos sin cerdo para Atarfe?

El pasado fin de semana, Roger Waters, ex guitarrista y compositor de Pink Floyd, participó en el Coachella Music Festival, que se celebró en el desierto del Sur de California. Cuando interpretaba la canción Pigs del antiguo álbum de Pink Floyd contra el capitalismo Animals, Waters soltó al cielo un cerdo hinchable gigante de la altura de una casa de dos pisos y de una longitud similar a la de dos autobuses. Era una reproducción del típico porcino que desde que se publicó Animals en los años 70 acompañaba al grupo en sus giras. En aquellos tiempos era aún mayor de tamaño.

En un momento de la actuación del otro día, el enorme globo se soltó y se perdió en el horizonte. Hoy, casi una semana después, el cerdo ha aparecido, destrozado. Los organizadores del Coachella Music Festival, que se celebró en el desierto del Sur de California entre el 25 y el 27 de abril, habían ofrecido una recompensa de 10.000 dólares (6.400 euros) a quien pudiera localizar al cerdo volador fugitivo, según informaciones del Startribune recogidas por otr/press. "No debería haber sucedido de aquella manera", señaló Marcee Rondan, portavoz del festival, sobre la fuga del cerdo hinchable, que tenía unas dimensiones más que considerables como para haber desaparecido sin dejar rastro. Al parecer, a unos kilómetros de donde se estaba celebrando el festival, Susan Stoltz encontró trozos de plástico que no supo identificar como el cerdo perdido hasta que leyó en el Desert Sun sobre la desaparición del animal hinchable. Otro residente de la misma vecindad encontró el resto del cerdo, y se puso de acuerdo con Stoltz para cobrar la recompensa. "Definitivamente, es nuestro cerdo", sentenció el productor Bill Fold al examinar los restos de plástico hallados.

El cerdo volador llevaba dos leyendas escritas: por un lado "No seáis enviados a la matanza", frase acompañada por un dibujo del Tío Sam con dos cuchillos ensangrentados. Por el otro lado, "El miedo construye murallas" con el nombre de Barack Obama debajo, en un intento para pedir su voto. Mal presagio para el candidato a liderar a los demócratas estadounidenses que el animal que debía hacerle promoción haya aparecido destrozado.

El cerdo que caracteriza a Pink Floyd y usado por Roger Waters para sus giras en estos últimos años tiene su historia. Procede de la portada del disco Animals, en donde salía sobrevolando una gran fábrica de chimeneas. La carátula del álbum es una de las más extraordinarias que se hayan hecho, considerada como una de las cien mejores portadas de la industria discográfica. En ella se muestra la estación eléctrica de Battersea como un símbolo de obsesión de la humanidad por el trabajo constante y las metas banales, rodeada por vías de trenes industriales, basura y carbón, teniendo un aspecto oscuro muy “Orwelliano” que evoca un sentido de poder. En primera instancia es una carátula fea y hasta desagradable, su imagen chocante se graba casi de inmediato en la mente del que la observa.

Roger Waters tuvo la idea de poner un cerdo sobre la estación simbolizando la codicia. (Todo ello va en concordancia con las letras del album, pero eso es otra historia). Storm Thorgestorm (de Hipgnosis,el estudio de diseño que se encargaba normalmente de las portadas de los discos del grupo) sugirió hacer un montaje fotográfico el cual Waters rechazó tajantemente, ya que no quería que fuese artificial, nada de trucos, por lo cual se diseñó un gigantesco cerdo que sería inflado y colocado sobre la estación. Para ello se contrató a la empresa alemana Goodyear Zeppelin, que ha fabricado todos los dirigibles de la historia, incluyendo al famoso Hindenburg que se incendió al aterrizar en Nueva York en 1948.

Aunque la imagen del cerdo suspendido entre las chimeneas posee un gran efecto, fue el cerdo en sí mismo el que acaparó los titulares de prensa. El día de elegido para fotografiarlo fue fantástico, con un cielo oscurecido muy dramático, Ese día el cerdo fue inflado pero tomó tanto tiempo hacerlo que no pudo ser elevado ese mismo día, El grupo de 11 fotógrafos y 3 camarógrafos pasó todo el día esperando. Aunque varios de ellos tomaron fotos de la estación eléctrica aún cuando el cerdo no había sido lanzado. El manager, en una hábil precaución, había contratado a un francotirador con una mira telescópica para disparar al cerdo en caso de que este se soltara de sus amarras y se convirtiera en una amenaza para la seguridad, al día siguiente el manager no fue tan precavido y no contrató al francotirador por razones económicas.

Al siguiente día el cerdo fue inflado, asegurado por cuerdas y soltado, todos los fotógrafos comenzaron a tomar fotografías frenéticamente mientras el cerdo se elevaba, pero para sorpresa de todos, un fuerte viento rompió una de las amarras y luego otra y otra y unos segundos después el cochino voló por los aires, desapareciendo rápidamente. No había francotirador que le disparara, incluso todo fue tan rápido que ni siquiera habían tomado suficientes fotos, en vez de eso, solo había una pequeña multitud mirando asombrados hacia un cielo vacío. El cerdo alcanzó altura suficiente para cruzarse con las rutas aéreas, poniendo en peligro la navegación de aviones. Mas aún, el cerdo llevaba una ruta que lo conduciría de regreso a Alemania, por tal motivo lo apodaron “el cerdo casero” o Homing pig en inglés. Un piloto reportó al Aeropuerto de Heatrow haber visto un cerdo volando a 5.000 pies de altura, ciertas versiones alegan que al piloto se le hicieron pruebas de embriaguez antes de tomar en serio su declaración; seguidamente un helicóptero de la policía fue enviado a seguir al cerdo y lo encontró volando sobre Londres, las autoridades de aviación civil enviaron una alerta general a todos los pilotos que se encontraban sobre los 40.000 pies de altura: el cerdo de Pink Floyd estaba suelto volando sobre la capital.

Los periódicos de esa tarde comenzaron a publicar reseñas de los lectores que habían visto el cerdo volando. Las autoridades de la aviación civil perdieron contacto de radar con el cerdo en un punto al oeste de Detling, cerca de Chatham en Kent, volando a solo 18.000 pies, el cerdo que aparentemente tenía sus propios planes finalmente tocó tierra en una granja en Kent, fue recuperado y enviado de regreso a Londres.

La oficina de Pink Floyd realizó un embargo de información concerniente al cerdo, es decir: solicitaron a los periódicos todas las fotos que estos tenían sobre el cerdo volando sobre Londres, alegando razones de confidencialidad publicitaria y prometiendo colocar en cada uno de ellos publicidad para el álbum (lo cual cumplieron). Siendo que en esos días estaban ocurriendo hechos mas importantes y lo del cerdo fue visto como una simple curiosidad, no fue difícil para los Floyd obtener las fotos.

En un reporte de prensa emitido es mismo día por la oficina de Pink Floyd admitieron que no estaban seguros de tener suficientes fotos para ser usadas en el álbum. Los ayudantes rescataron al cerdo esa misma noche, lo regresaron a Londres, lo repararon y dejaron al cerdo listo para ser fotografiado. Al día siguiente, el cielo no tenía nubes, era un magnífico cielo azul, pero nada impresionante. Las fotos de ese día fueron todas completamente rechazadas. Aún después de todos los esfuerzos por re-fotografiar al cerdo, ellos terminaron con una foto del primer día (cuando estaba oscuro) con una foto sobrepuesta del cerdo volando, tal como Storm lo había sugerido en primer lugar.

La carátula fue objeto del rompimiento de la vieja sociedad Pink Floyd-Hipgnosis, ya que Roger Waters insistió en que se le diera el crédito como diseñador de la misma, cosa que molestó profundamente a Storm Thorgestom, al final Storm aceptó que su compañía solo se llevara el crédito por la fotografía y no por el diseño, pero no volvería a trabajar con Roger nunca más.

No hay comentarios: