miércoles, 16 de abril de 2008

"¡Qué cochina...!"

El pasado fin de semana inauguré la temporada playera de este año. Fue un garbeo semiresacoso de poco más de una hora sobre la toalla para tamizar el color de tísico que se suele ‘lucir’ en invierno.

Apenas a unos metros se situaba un grupo de jóvenes entre los que se encontraban dos chicas con las tetas al aire, lo que hemos venido a denominar, en un nuevo acto de desprecio a nuestro idioma, ‘top less’. Sigo sin entender porqué se empeñan en llamar ‘hall’ a la entrada de una casa, ‘Champion League’ a la Liga de Campeones, ‘slip’ a los calzoncillos, ‘ranking’ a los niveles, ‘off’ cuando algo está apagado o 'speaker' a un locutor.

La contemplación pasajera –nada morsegona, que conste- de las chicas semidesnudas en la playa me hizo recordar tiempos pretéritos en los que aquello provocó escándalos, ríos de tinta e intervenciones de la Guardia Civil por lo inmoral que era considerado mostrar más protuberancias de las permitidas. Tengo casi cuarenta años, así que viví siendo niño aquellas redadas policiales, hoy ridículas, contra “la moral y las buenas costumbres”.

Mi familia tenía la tradición de veranear cada domingo en las maravillosas playas de Los Caños de Meca durante los meses de julio y agosto. Eran los años setenta, no existía masificación en aquellos acantilados, ni autocares llegados desde Chipiona o Sevilla, ni hippies lanzando basura entre el rocoso paraje, ni ladrillos sustituyendo a los árboles. Éramos la típica familia como la de los Alcántara de ‘Cuéntame…’ en su primer viaje estival, pero como la frecuencia era semanal, ya estábamos acostumbrados. Apenas divisábamos en la lejanía a algunos bañistas aislados, poco más.

Mi padre llevaba a su madre, es decir, mi abuela, mi tía a mi prima con apenas un par de años y yo mi pájaro en su jaula para que le diera el sol, revoloteando enjaulado como un poseso, asustado del cambio de aires. Cosas de críos… Sombrilla, tienda de campaña (en aquellos tiempos no estaba prohibido porque éramos pocos y no ensuciábamos) y neveras conformaban el mobiliario de un maravilloso día de asueto.

Las cosas cambiaron cuando los Caños de Meca fueron invadidos por los chicos y chicas que, al observar aquel bello paraje apenas frecuentado, decidieron apoderarse de esa zona del litoral barbateño para empezar a practicar el nudismo integral y reivindicar con ello la libertad que, en aquellos convulsos años de 1976, 1978,… aún era algo que había que ganarse a pulso.

A mí me daba igual ver a alguien desnudo paseando delante de nuestras narices, era una imagen para que la fotografiara mi amigo y gran fotógrafo IJ Poveda, porque en ella radicaba mucho de aquella sociedad: una familia tradicional con abuela con gorro en la cabeza y niño con pajarito enjaulado, y frente a ella, plácidamente andando, una pareja en pelotas. A quien no le daba igual era precisamente a la anciana de la familia. Su cara era un poema. Una vez le dio a una chica nudista por sostenerle, desafiante, la mirada a mi abuela, y se ganó una frase para enmarcar: “Qué cochina… A su casa, con su marido, a zurzirle los calcetines a su marido…”. Y eso que doña Catalina era una santa, una mujer abierta, amable y afable, que abominaba a Franco y apagaba el televisor Vanguard en blanco y negro cada vez que aparecía Manuel Fraga, pero aquello era demasiado para una mentalidad acostumbrada a la represión durante tantos años...

En otra ocasión, cuando Los Caños de Meca ya no sólo era paraíso de nudistas sino de mariconas locas –que son los peores enemigos que pueden tener los respetabilísimos homosexuales- y campaban a sus anchas echándose agua a gritito pelado, mi abuela volvió a mirar con asombro y desprecio a una que llevaba un traje verde limón con adornos chillones y dos pimientos verdes colgados de cada oreja. Sí, tal como leen. La loca se dirigió a doña Catalina al verla y le dijo: “Mira, se me ha picao un pendiente”, lo que provocó el descojone disimulado de mi padre, yo me tiré al suelo sin disimulo y mi abuela le volvió a espetar aquello de “qué cochina”, lo cual sin percatarse ya le estaba dando legitimidad como mujer a aquel ser estrafalario en lugar de como hombre al utilizar la hembra del puerco para insultarla.

Los tiempos, afortunadamente, han cambiado. A aquellos sarasas, a los nudistas ‘decentes’, la Guardia Civil los multó en más de una ocasión, los llevó detenidos delante de mis narices,… Ante el imparable avance de esta forma de disfrutar de la naturaleza, la zona más rocosa y acantilada de los Caños tuvieron que designarla oficialmente como playa nudista y prohibir la entrada a menores de 18 años (¡), hasta que todo aquello se normalizó. Ahora no nos escandalizamos de dos tetas, un culo o una picha. Bueno, sí, ante las pintas que vemos en ocasiones. Yo no practico el nudismo no por vergüenza, sino porque jugar a las palas con aquello colgando o ponerme boca abajo me resulta muy incómodo. Pero de eso les hablo mañana, de los deportes y el nudismo... ;-)

No hay comentarios: