lunes, 14 de abril de 2008

Otro brindis al sol

Del fax del periódico recojo una nota de prensa que me hace sonreír con suficiencia. Hay acontecimientos, actitudes o decisiones que durante determinado tiempo te provocan indignación o tratas de cambiarlas en la medida de tus posibilidades. Transcurridos los años, te colocas por encima del bien y del mal. No me malinterpreten, no es una actitud petulante o provocada por un estado de creencia superior al resto. Es sólo hastío y la firme convicción de que, a estas alturas de la película, nadie va a engañarme.

La Asociación de la Prensa de Cádiz remite un comunicado en el cual apoya las reivindicaciones de la prensa diaria, ahora que se desarrollan las negociaciones para el III convenio del sector. Permítanme que me entre la risa floja, como les dije antes.

Hace creo que unos cinco años, la Asociación de la Prensa gaditana que preside el provocador Fernando Santiago (Pepe Contreras dixit) envió a mi periódico a uno de sus ‘miembros de base’ para que rellenáramos un amplio formulario, contestando a unas preguntas sobre lo que los periodistas de Información Cádiz opinaban sobre su profesión, salarios, horarios laborales, condiciones de trabajo, seguridad laboral, etc. Para eso sí parece que existía nuestro periódico, para otras cosas no. El objetivo era, según detallaba el colega, conocer “de primera mano”, es decir, desde el bolígrafo de los profesionales de los medios gaditanos, el estado en el que se encontraba esta profesión en la provincia para acometer una de las principales tareas pendientes de las empresas, administraciones y entidades colegiadas o representativas en esta profesión: acabar con la precariedad laboral, proteger a los periodistas de los abusos que padecen desde que se inició la eclosión de medios y lograr dignificar una vocación que ha acabado con muchos y buenos profesionales de los medios, ahítos de la explotación sufrida. Otro de los objetivos que hay que plantearse es la preparación de los profesionales, pero eso es un tema para otro día.

Yo volví a ser un ingenuo y rellené mis hojas, mientras que mi compañero de redacción Juan Manuel Romero, redactor ahora de Información El Puerto y ex director de por entonces Chiclana Información, le espetaba al enviado de la APC diciéndole que con él no contara para semejante teatro. Me pareció algo violento, por lo que le dije a Juanma que, con esa actitud, jamás podríamos cambiar las cosas, desde los redactores hasta los que tenemos cargos direccionales en nuestros puestos periodísticos. Me miró con suficiencia y me dijo que hablara con él de aquello en un par de años.

El hecho es que aquel sondeo sirvió para editar un librito muy cuidado sobre lo que ya sabemos los periodistas: que estamos mal pagados, que los horarios son horrendos y que, en definitiva, nos invade la precariedad laboral. Santas pascuas. Me pregunto si el verdadero objetivo de la APC era conocer la realidad para comenzar a solventarla con valentía desde el órgano corporativo que teóricamente representa a la profesión o simplemente publicar lo que sucede para aparentar una cierta preocupación y, en definitiva, regodearnos estérilmente en nuestras narices lo mal que está esta profesión. Debió ser la segunda opción, porque nada se ha avanzado en materia de desarrollo de medidas que protejan a los periodistas de la precariedad que padecen. A nivel nacional podremos estar hablando de negociaciones de convenios y otras nimiedades, pero la APC no ha abierto la boca, ni con la garra suficiente ni con la efectividad que deberían reclamar sus propios asociados, en una provincia en la que, cuando yo comencé a trabajar, existían tres emisoras de radio y los dos diarios más tradicionales del Grupo Joly. Desde mediados de los ochenta acá han aparecido otros grupos, el fenómeno de los gratuitos, nuevas frecuencias, televisiones a pares, y un movimiento de trasvase de periodistas en busca de dos pesetas más en sus salarios que hacen imposible una estabilidad laboral y económica que creí iban a defender con su lucha órganos de representación como la APC.

Así que ahora no me vaya Fernando Santiago a venir con el brindis al sol de esta nota de prensa que les comenté al principio de mi reflexión. Es tan incongruente como todo lo suyo. Me llama la atención que la APC diera a conocer en marzo que el balcón de la sede gaditana de esta entidad iba a servir para que cantaran saeteros cada día de la Semana Santa, con todo lujo de detalles de horas y cantaores, (http://www.prensacadiz.com/vErNoTaPrEnSa.asp?id=117), qué notable simbiosis de la APC con las tradiciones religiosas de la ciudad, cuando Fernando Santiago publica el 17 de marzo en El País un artículo titulado ‘Homosexualidad y Semana Santa’ (http://www.elpais.com/articulo/andalucia/Homosexualidad/Semana/Santa/elpepuespand/20080317elpand_8/Tes) en el que, entre otras lindezas, se mofa e insulta a los que tenemos nuestras creencias religiosas encauzadas a través de las hermandades y cofradías.

Que existan en ocasiones incongruencias en el seno de nuestras corporaciones nazarenas o en la Iglesia es tan lógico como las que pueda tener Santiago ofreciendo su balcón a los saeteros cuando brama contra los cofrades o, entre otros muchos ejemplos que podemos citar, aleccionando al voto socialista cuando es el máximo representante de los periodistas gaditanos, debiendo ser la ecuanimidad y la imparcialidad dos de las principales características de un cargo de esta categoría. Y ya me dirán si no es mofa y befa las perlas de Santiago en ese artículo, en el que existen verdades admisibles mezcladas con frases tan maniqueas y repugnantes como esta al reflexionar sobre lo sucedido con Vittorio & Luchino en la hermandad de San Esteban de Sevilla: “Lo que resulta extraño es que gente inteligente y culta como estos diseñadores sevillanos dediquen su tiempo a tamaña superchería, pero eso es otro asunto. Hay mucha otra gente de talento que profesan una pasión singular por todo lo concerniente a los desfiles profesionales, lo que me resulta igual de inexplicable porque a la postre la Semana Santa es un reducto de fanatismo idólatra”.

Ni que decir tiene que no tomaré en cuenta el incluso denunciable insulto de Fernando Santiago al decir que practico la superchería por ser cofrade. Ya saben que la superchería es un engaño hecho con dolo, un fraude impuesto, y yo no engaño, y menos con intención de intereses ni imposiciones, por el hecho de hacer penitencia con mi túnica de nazareno. Y menos aún soy fanático ni idólatra y, afortunadamente, los cofrades no somos reducto de nada, sino concitadores de millones de personas en las calles y en los templos. Le pese a Santiago y a quien le pese. Ah, pero insisto… bien que ha prestado su balcón para exaltar lo que él califica de superchería. Tan incongruente y absurdo como, según la describe, mi fe.

Yo no voy a llamarle fanático, ni idólatra, ni superchero porque a él le van el cuero y los pinchos convertidos en palabras, que al fin y al cabo es lo que le pone, y no le voy a dar ese gusto a su abyecta mente.

1 comentario:

Mauri dijo...

Fernando Santiago es el mismo que se gastó 3.000 euros de su asociación, sin que muchos de sus asociados lo supieran (o por lo menos lo aprobaran), en una virgen para el paso de palio de una hermandad cercana a la sede de su asociación. Tampoco se le puede hacer mucho caso a los huérfanos de gloria que buscan en la provocación la notoriedad.

La culpa es de los cofrades, que todos a excepción de uno, paró el paso bajo el balcón para que le cantaran la saetita de turno, en un acto cateto que rememoraba los años 80 (por lo menos a mí).