jueves, 17 de abril de 2008

La república desprestigiada

Buena la ha liado el alcalde gaditano de Puerto Real, José Antonio Barroso. De su condición republicana –que comparto- no vamos a asustarnos a estas alturas. Lo que me resulta sorprendente es que el controvertido político de Izquierda Unida no emplee los foros y la estrategia adecuada para defender el derecho a que España disfrute algún día de una tercera república.

A los republicanos les está costando mucho sudor deshacerse de la etiqueta de demoníacos y antipatriotas que bien se encargaron de colgarle, mediante una sólida campaña de desprestigio, los que nos endosaron el sistema de Gobierno actual, con su monarquía ‘moderna’ al frente, sus autonomías subdesarrolladas tibiamente y su irracional e injusto método ¿proporcional? de representación parlamentaria. La maquinaria de los diseñadores de este sistema, cuyos pilares temporales se han quedado para siempre, suele ser tan arrolladora -más aún al contar con el apoyo bien pertrechado de los poderosos grupos mediáticos- que, finalmente, los republicanos siguen siendo señalados como enemigos de la estabilidad. El discurso ultraliberal de la derecha, que tenía la sartén por el mango en los convulsos primeros años de la democracia, se encargó se extender el concepto que la dictadura franquista había tratado de imponer durante cuatro décadas. Había que abrir el país al exterior, pero sin contar con el republicanismo que, para unos suponía erróneamente volver al 36, y para otros, los más ladinos, significaba imponer un sistema democrático y popular en el que la nobleza partitocrática y liberal –tan presente en ucedistas, populares e incluso socialistas- apenas tendría poder.

Así que mentar a los republicanos es como hacerlo con la bicha. Décadas después, se continúa relacionando el concepto de república con el de desorden y antirreligioso, tanto como el de socialista con ateo, falangista (de verdad) con fascista, judío con usurero sin escrúpulos o español con muñeco de Marín sobre paño de croché.

Pero a lo que íbamos. Una cosa es ser republicano y otra distinta ser un fanfarrón. Y que me disculpe, porque además lo conozco personalmente, pero el ilustre prócer puertorrealeño tiene más de lo segundo que de lo primero. Soltar el rosario de descalificativos contra el Rey Juan Carlos de los que hizo gala en un acto en Los Barrios el pasado lunes no sólo desprestigia a quien los proclama, sino que hace un flaco favor a los que creemos que es necesario prestigiar la república a pasos agigantados.

No es bueno para los defensores del sistema de la ‘res publica’ que aparezcan personajes atacando inmisericorde a los máximos representantes de la monarquía. La exacerbación basada en la zafiedad verbal es propio de quienes no poseen ideales con sólidos argumentos que exponer. José Antonio Barroso lanzó el lunes perlas como las que se reflejan hoy en la página 19 del periódico Información Cádiz que les ofrezco en la imagen, aseverando que “es un corrupto”, “su naturaleza es corrupta” y “si el Rey tiene huevos que niegue que solicitó seis millones de dólares para abortar la expropiación de Rumasa” o “movilizándonos, lo pondremos de nuevo en la frontera”.

Todo este rosario de odio incontenible hacia Juan Carlos I no me escandaliza porque, insisto, no concibo la idea de que en el siglo XXI sigamos soportando regímenes monárquicos impuestos y maquillados con la excusa del 2x1, es decir, la manida explicación inconsistente de que la monarquía fue refrendada en referéndum por los españoles. Todos sabemos cómo se hizo aquella consulta y el callejón sin salida que en esos momentos tuvimos que tomar para salir del túnel porque, entre otras cosas, no nos dieron otras vías alternativas por las que también podríamos haber llegado a un sistema democrático moderno, aunque repito, sin la participación interesada de los partitocráticos y nobles modernos. Pero sí creo a pie juntillas que la actitud de Barroso no es la manera de defender a la República, porque no prestigia a quienes la desean como sistema político para España.

Barroso debería aprender de un colega suyo de, obviamente, mayor preparación y estilo político. Paradójicamente, mientras el alcalde de Puerto Real bramaba como un basilisco en Los Barrios, el ex coordinador general de Izquierda Unida, Julio Anguita, reflexionaba sobre la república en Ratones Coloraos. Su intervención en el programa televisivo del periodista Jesús Quintero fue una auténtica joya. Me quedo con una reflexión al respecto. “Yo no defiendo la república para cambiar a un señor por otro. Eso no es república. Para eso, más vale dejar lo que hay… La república es una forma de vida de un país, un cambio en las instituciones, un avance en el sistema, en las leyes, en la forma de vida, en la filosofía de un pueblo,…”.

Al día siguiente de la intervención de Anguita en Ratones coloraos, le pregunté a un amigo decididamente monárquico si había visto el programa y concretamente escuchado las palabras del ex dirigente izquierdista. Me contestó afirmativamente, apuntando que “estuvo muy bien y fue todo un ejemplo de coherencia y defensa de algo en lo que cree”.

Esa es la diferencia entre quienes prestigian lo que defendemos y los que no, entre los que son capaces de ‘manchar’ nuestras ideas aun teniéndolos como teóricos compañeros de lucha, siendo más nocivos que nuestros propios enemigos o ideólogos discrepantes.

2 comentarios:

Jarillo dijo...

Primero ,José Carlos , felicitarle por su interesante blog .Cuente desde hoy con un nuevo visitante/lector blogero

Lleva Vd. mucha razón al afirmarque a los republicanos nos cuesta mucho deshacernos de la etiqueta de demoníacos y antipatriotas que se nos han colgado .Me temo, en todo caso, que no es con "numeritos" como el de Barroso Toledo como se defienden los valores republicanos : Yo,pese a no serlo de Izquierda Unida(IU) coincido con Julio Anguita :“Yo no defiendo la república para cambiar a un señor por otro. Eso no es república. Para eso, más vale dejar lo que hay… La república es una forma de vida de un país, un cambio en las instituciones, un avance en el sistema, en las leyes, en la forma de vida, en la filosofía de un pueblo,…”

El Sr. Barroso Toledo peca de insulas de grandeza y adolece del necesario carácter democrático ,algo sobre lo que trate en mi modesto blog en - ENTRE OTROS - sendos pots:

- EL CARTERO SIEMPRE LLAMA DOS VECES:CARTA AL ALCALDE DE PUERTO REAL

- Barroso : ¿Puerto "Real" ? : ¿ "Muerto " Real ?



Cordiales Saludos desde Puerto Real (Cádiz)

Juan Jóse López

Anónimo dijo...

Genial dispatch and this fill someone in on helped me alot in my college assignement. Gratefulness you as your information.