jueves, 10 de abril de 2008

Ayer me preguntaban por décimocuarta vez mi particular opinión sobre Chiquilicuatre y su cancioncita elegida para representar a España en Eurovisión. Hasta ahora he guardado un sepulcral silencio porque el tema se estaba poniendo tan manido que me parecía algo hortera participar de él. Tanto como salir con chándal un sábado por la noche, que los hay, o pintarse un rabillo del ojo en plan Cleopatra cinematográfica, o participar en programas como Locos por el fútbol para mostrar lo 'preparada' que está una afición futbolera...

Dado que la fecha de celebración del concurso eurovisivo está cercana y además me llama poderosamente la atención la estrategia televisiva, dedicaré mis torpes letras de hoy a un asunto con dos caras.

La primera es la relevante, la que personalmente me interesa. Si yo fuera TVE, le haría un contrato de por vida y garantizado al tipo que ha provocado que España entera esté hablando más de Eurovisión que de cualquier otra circunstancia, incluida la investidura de Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno, los posibles sustitutos de Rajoy (de eso hablaremos en próximas horas) o la Liga de fútbol, ya en manos merengonas.

Eurovisión le importaba a los españoles lo mismo que a mí mis ex parejas. Sólo repuntó el interés mediático y catódico cuando participó Rosa con aquella canción con estribillo en inglés. Manda cojones, participar por España y en lugar de hacerlo con nuestro propio idioma, hablado por 360 millones de personas, hacer el cateto con gorgoritos en la pobre lengua de Shakespeare.
Después de Rosa, apenas nada. Y antes como que tampoco. Recuerdo, conmocionado, aquella ‘Ay quién manera mi barca, quién…’ cantada por Remedios Amaya en Eurovisión 83, que acabó en el puesto décimonoveno. Aquella letra no la entendieron los chipriotas, ni los belgas, ni los daneses, ni los suecos… En estos últimos decidieron convertirse todos los jurados eurovisivos, así que se lo hicieron a la hora de votar y nos quedamos con cero puntos. Estupendo. ¿Un fragmento de aquella profunda letra?: “Ay, ¿quién maneja mi barca? Que a la deriva, Que allí me lleva/Las trenzas de tu madre, anda y dime quién/Que dime quién se las peina, dime quién/Que dime quién se las peina/Voy a pedirle que me trence, anda y sí/Tu cabeza, mi cabeza, anda y sí…”. Los pelos como escarpias. Y mi oído musical en la UCI.

La cosa es que el tipo que ha inventado que todo el mundo vote para elegir al representante español y además filtrar los candidatos hasta ofrecer un ramillete de frikies propios de la cantina de La guerra de las galaxias es una máquina de marketing y de generar ideas peregrinas para hacer dinero. ¿El motivo de mi consideración? Busquen, 24 horas después del festival, los índices de audiencia en España. Ya se están organizando quedadas multitudinarias en ciudades para ver el esperpento del Chiquilicuatre, reuniones familiares con reservas de botellas de alcohol, palomitas, manjares de calidad en función de la economía en el final de mes, los foros echan humo sobre opiniones,… Estoy convencido de que Eurovisión batirá todos los récords de audiencia de TVE, porque el mamarracho que llevamos es tan penoso como atractivo, tan vergonzante como adecuado para un festival que, antaño tenía un sentido y ahora otro.

En aquellas pasadas décadas se convertía en el escaparate de artistas incipientes de un negocio discográfico que se movía mucho más limitadamente y sin tantos cauces de producción como hoy. Eurovisión era la puerta para la gloria para artistas y el productor que los pillaba, de ahí el esmero. Hoy día, el carácter ‘formal’ de este concurso se ha perdido por razones obvias: los tiempos cambian, las canalizaciones discográficas y el entramado productivo se mueve por emisoras de radio de gran relevancia, por intereses televisivos en países donde hace 30 años existían una o a lo sumo dos emisoras, hoy estamos hablando de miles de canales en un solo país,…

Así que lo suyo es cambiar la filosofía de Eurovisión y transformarlo en un ejemplo de otro tipo de músicas que, sobre todo, diviertan al personal. No vamos a hacer un festival con New Age en el que se peleen cuatro galeses con gaita, dos húngaros con mandolina y un jurado con el pedante de Michael Nyman. Vamos a divertirnos, así que…¿Qué mejor que el individuo este con prominentes gafas, flequillo a lo Loquillo y patillas a lo pastoreñoartificialmuertodehambreperollevochaquetayvivael15-A?

Yo confieso, como la película de Hitchcock: veré Eurovisión este año y me descojonaré por partes. Y Masiel que se calle, que no critique tanto, que su Lalala era más feo que pegarle a un padre con un calcetín sudado y su estribillo todo un ejemplo de pobreza letrística, por no hablar de su aspecto. Mas malaje que el gato del Doctor No, que diría mi amigo Sánchez Reyes. A ver si es que ahora el Lalala era el Let it be de The Beatles, vamos,…

No hay comentarios: