lunes, 21 de abril de 2008

Alguien tiene que pararlos

Alguien tiene que actuar. No creo que necesitemos las grandes dosis de crispación que desprenden personajes del pelaje que muestro en la fotografía. Cada uno de ellos, en mayor o menor medida, está logrando que la irracionalidad nos impida ver la cosas de forma objetiva y avanzar socialmente.

A Federico Jiménez Losantos le sucede lo mismo que a Fernando Santiago, ya saben, el de la Prensa de Cádiz. Ufanos de gloria, no son nadie si no provocan. Necesitan palmeros que lo encumbren o lo odien, haciendo suyo el "ladran, luego cabalgamos". Me resulta repugnante tanto si FJL lo hace por convencimiento y creencia a pie juntillas en lo que él predica como si le sucede lo mismo que a muchos curas, es decir, que no se cree lo que dice ni con dos botellas de Marqués de Cáceres en el cuerpo, pero encarna un papel que le reporta el dudoso honor de situarse en el candelero mediático. Tanto si es un caso como otro, o alterna los días arrimando el ascua a su sardina, me parece un personaje asqueroso. Con todas las letras.

Su última bravuconada (si exceptuamos la que seguramente habrá dicho esta mañana) ha sido cargar contra las ministras españolas con su lengua bífida. Calificar de "conejitos" a las responsables de las carteras ministeriales o decir que Bibiana Aído "habrá ganado un concurso por peteneras" son ejemplos de lo insustancial de sus argumentos cuando de insultar se trata en lugar de mostrar los desacuerdos con reflexiones basadas en datos. Es obvio que sesudos periodistas o analizadores políticos no considerarán adecuado que la gaditana Aído ocupe un ministerio, pero tendrán que hacerse respetar con motivos de peso para defender sus exposiciones. ¿Ha realizado Jiménez Losantos un concienzudo análisis de los resultados obtenidos por Bibiana Aído en las responsabilidades que ha desempeñado hasta ahora? ¿Acaso sabe el ultraderechista locutor algún dato al respecto? ¿Se ha preocupado de ello antes de fanfarronear e insultar?

La misma pregunta podemos trasladársela a otro incendiario, Antonio Burgos. Lo siento, pondrá los vellos como escarpias pregonando a los santos, compartirá conmigo su admiración por los gatos, pero jamás he podido soportar a este personaje de doble rasero y sentido. Pertenece a esa inaguantable caterva de 'nobles' del liberalismo que se han adherido a la piel de nuestro país como gorgojos desde el final del franquismo, creyéndose los adalides de la libertad cuando no son más que ultra¿centristas? que comen del pesebre, participantes de tertulias donde se mira por encima del hombro, reductos de una casposa burguesía clasista que sobra en la Andalucía en el siglo XXI.

Antonio Burgos, columnista de ABC, ha preguntado sin rubor alguno en uno de sus artículos si "les parece poco que una flamenquita llegue a ministra del batallón de modistillas de ZP". Para empezar, me resulta vomitivo que use y menosprecie al flamenco; para continuar, le diré que mi abuela se ganó la vida durante unos años siendo modista porque Franco le dejó una pensión mensual que apenas llegaba a las mil pesetas y tenía a dos hijos que mantener. Así que tenga cuidado al hablar de las 'modistillas', sabandija petulante, y márchese a algún ateneo de momias con algunos colegas como Ussía o Ansón para jugar, entre mus y mus, a los planes golpistas sobre un tablero de parchís.

Tampoco ha estado afortunado el director de la cadena SER, Daniel Anido, que en lugar de practicar la máxima aquella de "además de serlo hay que parecerlo", ha soltado su bilis brutalmente contra los huestes del vocento más conservador y los 'copeístas' más retrógrados. Pero usted no es un locutor matutino de la emisora más oída en España, señor Anido. Usted es el director y no le corresponde ser el autor de ese texto tan reflexivo como nada colaborador con la necesidad de calma que tiene la sociedad española en estos momentos. (http://www.cadenaser.com/sociedad/articulo/baba-pluma/csrcsrpor/20080417csrcsropi_1/Tes).

Dejamos para el último lugar a Umberto Bossi. Tiene nombre de cantante italiano dispuesto a ir a Eurovisión, al igual que Cosmic Contra, el jugador del Getafe, tiene el suyo que parece el de una máquina recreativa mata-marcianos de los ochenta, comercializada por Recreativos Franco. Este sujeto a ciencia cierta no debería estar en el póker de ases de hoy, su lugar debería ocuparlo Silvio Berlusconi que, sin necesidad de tener que contar con los ultraderechistas de la Liga Norte para gobernar en Italia tras los preocupantes resultados electorales en el país transalpino, ha querido colocar a nada menos que a cuatro ministros fascistas en su nuevo Ejecutivo. Resulta obvio que al delicuente de Berlusconi (lo es porque está condenado por la Justicia, no porque me apetezca insultarlo) le pone mucho la ultraderecha.

Ahí tienen a los ministros angelitos y sólo sus correspondientes ejemplos de quiénes van a gobernar en Italia: el propio Umberto Bossi y un escandaloso titular: "Bossi propone prohibir la entrada en Italia de inmigrantes musulmanes" (http://www.elmundo.es/2001/10/20/europa/1061612.html). Desempeñará el cargo de ministro de Reformas Institucionales (!). Roberto Maroni será el de Interior, pero lean algunas perlas de este sujeto en http://www.migrantesenlinea.org/enlinea.php?c=634. Roberto Calderoli será vicepresidente, y tampoco le va a la zaga a sus colegas de la Liga Norte, con frases como esta, pronunciadas tan sólo hace dos años: "Debe intervenir el papa, como hicieron Pío V e Inocencio XI en los siglos XVI y XVII, con una nueva cruzada. La discriminación de los cristianos es evidente. El derecho coránico prevalece sobre la ley ordinaria...".

Por cierto, Calderoli fue el mismo que dimitió ya de ministro por mostrar camisetas en público con viñetas de Mahoma, entre ellas la de un cerdo con el rostro del profeta musulmán.

No hay comentarios: