jueves, 13 de marzo de 2008

Moreno y el PA

Ha guardado un discreto silencio durante la campaña electoral. Desde la atalaya de la posición a la que le relegaron, Antonio Moreno Olmedo analiza los resultados electorales del nacionalismo andaluz y clama exigiendo responsabilidades. Prefirió callar “para que no dijeran que tengo la culpa de todo, como siempre”, pero tras la debacle de Coalición Andalucista, el que fuera el representante más fidedigno del auge del andalucismo en las administraciones -diputado nacional, autonómico, alcalde de San Fernando,...- manifiesta ahora sin tapujos sus principios y no duda en exigir la dimisión “de los que no han escuchado a las bases del partido, del que ha quemado las siglas del PA,...”.

—¿A qué cree que es debido el descalabro sufrido por los andalucistas en las elecciones del domingo?
—Quien siembra viento recoge tempestades. Es el resultado de una política totalmente desacertada hacia el ciudadano y la propia militancia. Se han perdido 200.000 votos en toda Andalucía porque se ha actuado de espaldas a los propios afiliados, que al observar que han sido ignorados, no se han movilizado cuando ha llegado la campaña electoral, no trasmitan el mensaje a la sociedad,... Es lo mismo que lo sucedido por ejemplo con el candidato al Parlamento andaluz, se les solicitó un informe a los comités locales mientras se enviaba un comunicado prohibiendo que yo me presentara y al llegar el momento de la verdad, Manuel Prado no fue refrendado ni por la cuarta parte de los comités locales provinciales. Le puede servir como ejemplo de la filosofía con la que se han hecho las cosas...
—¿Le ha perjudicado al PA la unión con el PSA en la coalición ideada hace cuatro meses?
—Totalmente, y en la provincia de Cádiz más concretamente. El resultado lo puede ver en Jerez, donde CA ha obtenido 210 votos menos que yo en las anteriores elecciones, en las que me enfrentaba sólo a Pedro Pacheco. Los grandes pensadores que tiene este partido, que también tendrían que irse ya a su casa (póngalo así como se lo estoy diciendo), vaticinaban que CA lograría en Jerez los diez mil votos de Pedro Pacheco más los cuatro mil que obtuve yo en su momento. Y ya ve... El señor que pensó eso debería dimitir e irse ya.
—¿No le extraña que Pedro Pacheco guarde silencio? ¿Ha hablado con él, con Manuel Prado, con Julián Álvarez,...?
—Pacheco es que, en cierto mo-do, es cómplice de todo esto. Lo que desconozco es hacia dónde dirigirá sus manifestaciones cuando las haga. ¿Hablar con ellos? Si a mí nadie me llama...
—¿Puede alguien pensar que usted no es una voz autorizada para hablar tras haber abandonado los cargos que ha desempeñado, bien voluntariamente u obligado?
—No lo sé, pero no lo creo. Además, en las hemerotecas puede leerse que yo dije públicamente que quería ser diputado, pero el partido me vetó. La decisión de dejar la Alcaldía de San Fernando se pierde ya en el tiempo, hace dos años y medio, se celebraron unas elecciones municipales y los ciudadanos dictaminaron lo que todos sabemos.
—¿Qué solución ve a partir de ahora para el PA y el andalucismo en general?
—Lo primero es que dimitan las personas que han tenido responsabilidades en lo sucedido, por coherencia y como ejemplo de honestidad, es lo sensato en cualquier partido político y así lo estamos viendo en otros, salvo que los propios militantes los refrenden como ha sucedido en el PP. Pero es que el caso del PA es justamente el contrario, cada día aparecen más voces discrepantes exigiendo dimisiones, y aún más en la provincia gaditana, que siempre ha sido la bandera del andalucismo en todo nuestro territorio. En definitiva, deben marcharse, que se constituya una gestora y que ésta canalice los deseos de los militantes. Los pocos que quedan, claro, porque desde hace cuatro meses acá...
-¿Qué le parece que Manuel de Bernardo hable de "unificación irreversible del andalucismo" y a lavez de "ser valientes"? ¿Sabe que ayer no hubo ni una sola declaración de la cúpula andalucista tras la reunión de la Ejecutiva provincial?
—Las palabras de De Bernardo son totalmente incongruentes. Por una parte habla de lo que los ciudadanos demandan, cuando lo que les han dicho es que se vayan a sus casas. Y es obvio que no veo normal la actitud de la Ejecutiva, tienen que dar la cara y hacer un análisis público, no entiendo a qué viene tanto miedo y tantas historias.
—¿Y usted, personalmente, qué piensa hacer ahora?
—El viernes citaré a los medios de comunicación y analizaremos lo sucedido. A mí el andalucismo me preocupa enormemente y creo en su vigencia, no en los que han quemado nuestras siglas. Ahora hay que recuperar con renovación aquel potencial humano que teníamos, y en una cumbre reunir a la militancia para que diga qué es lo que hay que hacer, no al contrario y hacerlas callar. Si se hubiera hecho caso a las bases, no nos hubiéramos equivocado, y eso es la piedra angular del asunto. Las bases dijeron no a Prado, no a la coalición, a la unificación,... y se hizo lo contrario. Las localidades ya han vivido y padecido lo que son encuentros y desencuentros con Pedro Pacheco, y lo que queremos es que el andalucismo no sea cuestión de personas. Julián Álvarez prometía, pero se ha cargado el partido, él es consciente de que las siglas del PA las ha desgastado y por eso se aferra a la coalición. Ha actuado igual que a los que criticó en sus principios. Y de paso que él debe dimitir, que también lo haga el secretario provincial, Alfonso Andrades.

(Entrevista publicada hoy jueves en Información Cádiz).

No hay comentarios: