lunes, 25 de febrero de 2008

Enhorabuena

La gala de la 80 edición de los Oscar se recordará por sus resultados pero no por sí misma. La alegría del premio de Javier Bardem y la rotunda victoria de la película que le ha abierto las puertas de Hollywood, No es país para viejos de los hermanos Coen, marcan el recuerdo de una ceremonia aburrida, jalonada por muy prescindibles números musicales.

La gala arrancó con imágenes de un montaje futurista en el que aparecían estrellas del celuloide del pasado y de la actualidad, que dio paso al presentador y humorista Jon Stewart, quien celebró que el final de la huelga de guionistas haya permitido la celebración de la ceremonia. Afirmó, con humor, la celebración sanguinaria que este año se hace con películas nominadas como No es país para viejos, en que el personaje de Javier Bardem es un asesino despiadado, o con Pozos de ambición.

Ratatouille resultó galardonada con el Oscar a la Mejor Película de Animación del año. Este fue el tercer Oscar de la noche, tras el de vestuario, que recibió Alexandra Byrne por su trabajo en Elizabeth: La Edad de Oro (sí, esa película donde a los españoles nos ponen a parir-http://arrozamargo.blogspot.com/2007/11/escrita-por-los-vencedores.html) y el de maquillaje para La Vida en Rosa.

Bardem obtuvo el Oscar al Mejor Actor de Reparto, su primera estatuilla, por su aclamado papel de un asesino despiadado en No es país para viejos. Bardem, que ha recibido una veintena de premios con este papel, competía con Casey Affleck por El asesinato de Jesse James por el cobarte Robert Ford; Philip Seymour Hoffman por La guerra de Charlie Wilson; Hal Holbrook por Hacia rutas salvajes y Tom Wilkinson por Michael Clayton.

Al recibir el premio, Bardem, vestido con un traje negro, con camisa blanca y oscura corbata estrecha, bromeó por el aspecto que lucía en la película, "uno de los peores cortes de pelo de mi vida". En español, dedicó el premio a su madre, la actriz Pilar Bardem, a sus tíos y abuelos, también actores y cómicos, por haber engrandecido esta profesión. Tuvo palabras también de agradecimiento a los hermanos Cohen que fueron "lo suficientemente locos por creer en mí", dijo en inglés, tras añadir que "esto es increíble". Bardem, de 39 años, ya fue candidato a los premios en el año 2001 por la cinta de Julian Schnabel Antes que anochezca (2000).Con este galardón, que se suma a otra quincena de premios, entre ellos el Globo de Oro, el Bafta británico y el premio del Sindicato de Actores de Estados Unidos, Bardem se convierte en el primer actor español en recibir un Oscar.

Finalmente, el compositor español Alberto Iglesias no se llevó el Oscar a la mejor banda sonora por The Kite Runner. Normal. Es mala de cojones. Darío Marinelli ha hecho un bello score para Expiación y fue premiado, aunque lo mejor del año, Promesas del Este, de Howard Shore, no estaba ni nominado.

¡FELICIDADES, JAVIER!

No hay comentarios: