miércoles, 21 de febrero de 2007

Málaga (1)

Pues sí, es cierto... Me quedé dormido en el cine viendo lo de Kubrick aquél día, como especifica una lectora de este blog a la que le agradezco su participación.

Desconozco cómo lo sabes, quizá me escuchaste en la radio lanzando improperios sobre aquellos 140 minutos de grandes lagunas de un Kubrick crepuscular en el sentido más peyorativo de la palabra. La sufrí en Málaga, varias horas después de asistir al estreno de Locos en Alabama en el primer pase que se llevó a cabo para la prensa. El director de aquella cosa que es El Resplandor casi me fastidia el día.

Viajé a Málaga invitado por la productora de la cinta de Antonio Banderas y a las nueve de la mañana, como en un festival de cine de esos que te engulles seis películas diarias, estaba sentado en una butaca en el Teatro Cervantes con el buen fotógrafo y mejor amigo Paco Martín esperando con escepticismo la película de Banderas. Me llevé una gratísima impresión. Por cierto, inconmensurable el trabajo de Mark Snow en la música en determinados momentos como el del chico en la piscina boca arriba...

Después de disfrutar de la ópera primera de Banderas compartí con él unos minutos de preguntas y alguna copa de cava con aires de grupo de amigos, éramos apenas ocho periodistas y al final cuatro... Los más jartibles, para variar... Fue cuando el actor malagueño sacó una caja de bombones de no sé dónde y comenzó a repartirlos entre el reducido grupo de personas que nos quedamos y podíamos admirar la belleza de la hija de Tippi Hedren, a la que les aseguro que no le beneficia para nada la pantalla en muchas ocasiones, así que fíjense si merece la pena contemplarla... En fin, buen tipo Banderas, tanto como mal actor. Son dos cosas compatibles...

No creo que lo de Kubrick me provocara sonnoliencia porque me fuera al cine después de comer en uno de esos extraordinarios restaurantes malagueños. Por si existía alguna duda, volví a visionarla una vez regresé a Cádiz y me volvió a parecer un peñazo. Sólo a base de practicar "la letra con sangre entra" y verla varias veces más en dvd (sí, el que trae el estuche dedicado a Kubrick que se comercializó hace ya algunos años) pude concederle ciertos méritos, pero ninguno de peso como para retractarme de mi primigenia opinión.

Eyes Wide Shout casi me fastidia aquel día que había comenzado de manera tan positiva. Banderas haciendo una peli buena en su estreno como director, cercano como pocos y su mujer al lado, varias copas de cava (con lo que me gusta y la que pillé en el festival de Sitges en 1993 con Xavier Catalfall de director del certamen), un opíparo almuerzo y de repente... Ladrillazo de Kubrick. En fin, ya lo dijo Osgood en Con faldas y a lo loco: "Nadie es perfecto".

Ah...¿Por qué el título de este artículo con el de esa maravillosa ciudad y un uno? Sencilla razón: porque me toca hablar de Málaga en varios capítulos, de su festival, de su gente, de su mar, de su belleza.. y dejo para mi intimidad algunos capítulos de mi vida directamente relacionados con la ciudad en la que, de no vivir en Cádiz, me gustaría estar...

1 comentario:

MandarinaClementina dijo...

Sí, Locos en Alabama es una película más que decente, de esas que dicés "mira qué bonita". No sabía que la música era de Mark Snow, es el de Expediente X, no? La mujer de Banderas me cae genial y me parece una buena actriz, en Armas de mujer está tan encantadora... No creo que el ex chico Almodóvar sea tan mal actor, sino que elige mal a quien lo dirige. Desde que se fue a USA sólo hace basura (como la Pé, pero gracias a Dios, ella vuelve de vez en cuando para regalarnos interpretaciones como la de 'Volver') con directores basura y, claro, éso se nota. Por cierto, mientras que a todo el mundo que conozco que ha visto Locos en Alabama le ha encantado, no sé de nadie al que le haya gustado 'El camino de los ingleses'... Hombre, que casi te amargue el día Eyes Wide shut me parece una mijita exagerado, no está tan mal, aunque más inquietante resulta el pequeño relato en la que está basada... Málaga, curiosa fascinación, ciudada que me atrae tan poco como una película de Mel Gibson...