domingo, 18 de agosto de 2019

Poderoso atracón de cine que Tarantino traslada a los estómagos de los espectadores


Rodar una película como 'Érase una vez en Hollywood' debe haber sido una tarea francamente complicada. No por sus características técnicas, porque Tarantino se maneja como pez en el agua con una cámara. Lo que resulta difícil es condensar tanta información al espectador en casi tres horas de metraje. Tarantino se ha atracado de cine -se respira en cada poro del filme su amor por él-, lo ha hecho sin mesura y ahora traslada a los estómagos de los espectadores esa pesadez -sin ser peyorativo- que provocan las indigestiones desordenadas. Y cada aparato digestivo recibe la comida como puede, claro está.
'Érase una vez en Hollywood es un compendio apabullado de motivos centrales del filme como sus personajes, las situaciones, los hechos que se suceden… y un preciosismo exagerado y hedonista de Tarantino con los elementos secundarios: escenarios, cartelería, carreteras, personas que deambulan por calles, por fiestas, por el Hollywood anárquico de la época…
Tarantino quiere condensar en 160 minutos mucha información, muchas cosas. Algunas las alarga demasiado, como los planos-secuencia desde los pies y piernas de los actores o los recorridos en coche. Le sobran kilómetros explícitos a la película. O momentos de Di Caprio en su papel de villano en películas italoamaneradas del oeste. Son cosas que lastran el vuelo de un filme que engarza lo que ocurre como si Tarantino fuera el alumno más aventajado de Martin Scorsese revisionando ‘Casino’, por poner el ejemplo más diáfano, pero sin la maestría del director de ‘El lobo de Wall Street’.
Al espectador le cuesta trabajo entrar en las vidas cruzadas de los dos protagonistas porque cada uno de ellos tiene el suficiente peso como para protagonizar una película por sí solos. Di Caprio encarna a un Rick Dalton que, pese a su edad, se siente en el ocaso de su carrera y relegado a subproductos. La búsqueda gradual de su valía a través de estos spaguettis sobrevalorados, a pesar de lo paradójico que pueda ser, aporta un enjundioso drama al filme con momentos de gran talento como el primer encuentro entre Dalton y la niña previo al rodaje. Y especialmente brillante y –ahora sí- de alto voltaje tarantinesco es su redención, su puerta grande al estrellato, gracias al, por fin, contacto con una vecindad que deja un final de filme abierto aunque conozcamos cómo acabará una historia que puso la puntilla a un Hollywood clásico herido de muerte, con una Sharon Tate tratada personalmente en la película con bastante desdén y que denota que a Tarantino solo le ha interesado como macguffin a lo largo del filme. De hecho, aun desconozco si su secuencia como espectadora en el cine autovisionándose en ‘The Wrecking Crew’ es empleada para empatizar con el espectador o apuntillar a un personaje carente de identidad (feminismos fuera de la reflexión, por favor).
Y después está el caso de un inconmensurable Bratt Pitt que, dentro de ese complicado reto que, insisto, ha sido rodar esta película, podía haberle ganado la partida a Di Caprio –entiéndase a sus respectivos personajes- descompensando el filme o convirtiéndolo en un tour de force entre ambos del que Tarantino saldría malparado. Pero no ha sido así. El director ha sabido equilibrar, ha sabido paralelizar y, de manera admirable, la historia de Cliff Booth. Quizá, mejor dicho, moderar la poderosa historia de un solitario ante el peligro que fue homicida, es matón, incorregible –la secuencia con Bruce Lee anima el filme en uno de los momentos que más anda en la cuerda floja- y sobre todo es un vaquero que tiene su propia película cuando visita el rancho Spahn: el forastero mal recibido en el pueblo que irremediablemente terminará con violencia. Admirable Tarantino que nos sitúa en dos rodajes en un mismo tiempo, centrado en pantalla en lo que le sucede a Cliff Booth –nombre con cuya sonoridad el director homenajea a un grande del western como Eastwood- mientras como espectadores sabemos que Dalton sigue buscando su estrella en rodajes entre revólveres baratos.
Como en el cine de Tarantino nada es lo que parece, prepárense para un final en donde el cineasta aparece tal y como lo conocemos, abandona su tufo a Scorsese espolvoreado por pizcas de Robert Altman y se nos muestra tanto estética como filosóficamente como lo que es: una bomba de relojería contenida durante más de dos horas en las que da rienda suelta a su amor al cine hasta que explota para hacer el suyo. Y hacer eso hoy día, en una industria tan escasa de intelecto, es todo un logro y un ejemplo de talento.

PINCHA EN EL VÍDEO PARA VER LA VIDEOCRÍTICA EN EL CANAL ÚLTIMO ESTRENO DE YOUTUBE.

martes, 9 de julio de 2019

John Debney: "Así es como, en mi opinión, deben sonar las películas de piratas"


El Movie Score Málaga (MOSMA) 2019 ha dejado momentos imborrables durante estos días además de titulares de los invitados bastante jugosos. 
 Uno de los más interesantes ha sido John Debney. Heredero del sinfonismo más patente del Hollywood dorado, su obra viene a demostrar que hay patrones inmortales, que las orquestas son más necesarias que nunca para hacer buenas bandas sonoras y que lo que hay que tener, como es su caso, es la admirable capacidad de 'modernizar' el 'sonido clásico' con su propio estilo. Hay otros estilos, pero están en este, parafraseando la máxima de Paul Éluard. Todo lo demás es pobreza creativa y teclados de notas alargadas. 
Uno de los titulares de este MOSMA lo dio el compositor de 'La Pasión' -banda sonora nominada al Óscar- cuando instantes antes de dirigir a la magnífica Filarmónica de Málaga para interpretar 'La Isla de las cabezas cortadas', no tuvo reparos en demostrar que, conforme avanzaba el concierto, se sentía más a gusto compartiendo impresiones con el público que abarrotaba el Teatro Cervantes el sábado, y dijo: "Así es como creo que deben sonar las películas de piratas". Andanada a la línea de flotación de corsarios caribeños sintetizados, entre otros. Éxtasis total y aplausos de quien escribe hasta destrozarme las palmas de las manos. 
Pero de todo esto y de qué importancia tiene la música de cine en las películas y lo que han dicho otros como Robert Folk o Roque Baños hablaré en un nuevo vídeo para el canal #UltimoEstreno que estoy preparando. Mientras, no me resisto a dejaros algunas fotos de Debney, al que conocí hace ya 12 años. Siempre es un placer volver a disfrutar de su música y de personas tan atentas como él y su mujer Lola. Y cabe felicitar a Juan Antonio Vigar, director del Festival de Málaga, a David Doncel y al alcalde Francisco de la Torre porque la capital malagueña vuelve a ser ejemplo en el cine, en la música, en la cultura y en la manera de generar riqueza y empleo de verdad en una ciudad.








lunes, 1 de julio de 2019

Fin a mi etapa laboral en el Ayuntamiento de San Fernando


Fin a mi etapa laboral en el Ayuntamiento de San Fernando. Han sido cuatro años de intenso trabajo. Una buena parte de él no se aprecia desde el exterior, o mejor dicho, se desconoce desde donde se cuece. Es lo que hacen los asesores y especialmente cuando se realizan muchas labores 'multidisciplinares' para las que hay que estar preparado.
Me marcho tranquilo, sereno y con la cabeza muy alta, muy orgulloso -con todos mis defectos y virtudes- de mi trabajo, por dedicarme en cuerpo y alma a mi ciudad desde el puesto que me dieron y tras cinco meses últimos especialmente duros por distintos motivos. Deseo de todo corazón todos los éxitos posibles al 'nuevo' gobierno de la ciudad y por extensión a todos los grupos políticos municipales. El triunfo de ellos, y especialmente su saber hacer, los aciertos, el trabajo en equipo lejos de caudillismos y la humildad con la que trabajen redundarán siempre en beneficio de lo que a todos y a todas nos interesa: el progreso de esta ciudad y el bienestar de los isleños e isleñas.
Tras todos estos años y los intensos e ilusionantes nueve meses anteriores a mayo de 2015, agradezco la confianza depositada en mí de la misma manera que lamento la no renovación en ella.
Gracias a todos y a todas, a quienes han tratado conmigo; al personal municipal laboral, con el que he tenido una relación de afinidad inquebrantable, desde Alcaldía a las distintas instalaciones municipales; los grandes profesionales del Centro de Congresos, del Real Teatro de las Cortes en cada acto en los que yo estaba 'ahí detras'. Y lógica y especialmente, a los miembros de los medios de comunicación por nuestra exquisita relación y el placer que ha sido, en la medida de mis posibilidades, favorecerles el trabajo. Son treinta años de profesión periodística que cumpliré el próximo septiembre y conozco cómo ha 'evolucionado' este trabajo, mi experiencia la he aplicado en mi labor cotidiana y también en mis relaciones con los compañeros y compañeras hasta donde he tenido recursos.
Ahora llega el momento de detenerse, tomar el aire que no he podido antes y mirar con ganas al horizonte. Lo hago despidiéndome con la frase final de la novela '2001, una odisea del espacio', de Arthur C. Clarke: "Luego esperó, poniendo en orden sus pensamientos y cavilando ante sus poderes aún no probados. Pues aunque era el amo del mundo, no estaba del todo seguro sobre lo que hacer a continuación. Mas ya pensaría en algo".

viernes, 17 de mayo de 2019

Juan Carlos Aragón



Muere un genio, el filósofo carnavalero del retruécano. El chelevara del Falla que vino a revolucionar cómo se decían las cosas y cómo se musicalizaban. 
Hay "cariños inmortales" con puñados de presentaciones. Pero la que a mí me hizo llorar como un niño chico en el foso aquellos años de cierre de ediciones del suplemento 'El Gallinero' en el foso del Falla con 'el Porqui' fue esta que encabeza mis palabras. 
Hay que hacerse a la idea de que ya no hay opción a disfrutar de la que sería su mejor comparsa, que seguramente fuera la del próximo año. O la del otro. O la siguiente. En fin... Seguro que él me permitiría decir que me cago en los muertos de su enfermedad.

domingo, 10 de marzo de 2019

Veinte años de la reinauguración del Real Teatro de las Cortes



El 9 de marzo de 1999 volvía a abrir sus puertas el Teatro de las Cortes tras una profunda restauración. Ayer sábado se cumplieron 20 años de este acontecimiento. 
 Las fotos que cuelgo tienen un especial sentido: la que está en blanco y negro se observa el coliseo isleño en proceso de rehabilitación y yo en él haciendo un reportaje sobre ello. En la segunda fotografía se ve a un equipo de profesionales y a un señor con los brazos cruzados que tuvo mucho que ver en que el teatro isleño fuera lo que hoy día es. Creo que es muy interesante rescatar estos párrafos del libro 'La Isla, lucha o revienta' publicado por José Carlos Fernández Moreno en 2014, en los que se detallan algunas cosas del Teatro de las Cortes isleño. Hay más -mucho más, y no sólo de este recinto- pero eso ya tienes que buscar el libro. 

"Transcurrido muy poco tiempo de mi toma de posesión como gerente de la Fundación Municipal de Cultura, Antonio Moreno y Francisco Romero me ‘atracaron’ con la habilidad que les caracterizaba para que me hiciera cargo de la gestión técnica y dirección del Teatro de las Cortes. “De forma provisional, de forma provisional…”, me insistían. Aquella provisionalidad duraría años. Años durante los que tuve sacrificados la mayoría de los fines de semana, que eran cuando tenían lugar las funciones, y, por supuesto, sin la menor mejora económica personal. Uno de los argumentos que hicieron valer fue el siguiente: “Hombre, no le vamos a dar el Teatro a Deportes o a Medio Ambiente, lo lógico es que sea llevado desde Cultura, pero –insistían- provisionalmente, hasta que esté creada su propia Fundación, dentro de unos seis meses, más o menos”. Y sí, era cierto, estaba prevista la creación de la que sería Fundación del Teatro de las Cortes, ajena totalmente a la Fundación de Cultura, es decir, con autonomía, presupuestos y personal propio. Así fue anunciado y publicado en los medios de comunicación en varias ocasiones. La Fundación Teatro de las Cortes jamás llegaría a ser una realidad; es más, creo que ni siquiera un proyecto como tal, todo lo más un pensamiento, un deseo… No tengo constancia de hasta dónde llegó inicialmente el asunto, pero de lo que sí tengo es de que aquella pretendida Fundación fue aprobada en Pleno municipal el 24 de febrero de 1999, acordándose, igualmente, que su sede estuviera ubicada en la casa número 11 de la calle General Serrano. El 4 de marzo de ese mismo año, la Diputación Provincial entró a formar parte de ella por medio de un convenio firmado por el entonces presidente, Rafael Román, y el alcalde, Antonio Moreno. Hasta ahí. Lo cierto es que, al no crearse la pretendida Fundación, fue la de Cultura la que continuó asumiendo la gestión con todas sus consecuencias, a las que había que sumar ciertas trabas que partían de algún sector propio del Ayuntamiento. No había pasado una semana desde aquella conversación cuando el interventor, Rafael Monzón, me transmitió su deseo de mantener una reunión conmigo. Para mi asombro, en el transcurso de la conversación me mostró una carpeta cuyo contenido era documentos relacionados con los gastos de apertura de la primera programación del Teatro que, inicialmente, fue encomendado, todo ello, a los responsables del Teatro Villamarta, de Jerez. La deuda era millonaria, muy millonaria. Es decir, el Teatro no sólo partía de cero, sino arrastrando un debido difícil de afrontar. El señor Monzón quiso advertirme y yo se lo agradecí. (…) El Teatro de las Cortes fue puesto en funcionamiento sin contar con su presupuesto correspondiente, ni con personal municipal, ni tan siquiera con contrato y contador de electricidad. Se puede decir que, durante alrededor de dos años, estuvo trabajando ‘con luz de obra’. Durante un tiempo se nutrió del presupuesto de Cultura que, naturalmente, se resintió y arrastró las consecuencias, que vinieron a añadirse a débitos pendientes de otras actividades, algunos desde los primeros años de la década de los noventa (…)
Algún que otro bruto repetía que “el Teatro no era rentable”. ¡No tenía porqué serlo! Se trataba y se trata de un servicio público y, por lo tanto, obligado a ofrecer calidad. Un servicio público como pueden serlo la policía, las actividades deportivas u otras obligaciones municipales, no de una empresa privada que tiene que procurar lucrarse y presentar una cuenta de resultados. Decir que la cultura no es rentable es una ‘boutade’. Sí se trataba de que costara el menos dinero posible. Como en todo.
Se trabajó para elaborar programaciones de calidad y muy variadas con el fin de devolver a La Isla la actividad teatral que había tenido hasta veinte años antes y de captar a un público que no estaba dispuesto a asistir a lo que le echaran. De ese modo, en muy tiempo, se consiguió cubrir el cupo de abonados –permitido sólo hasta el 50% del aforo- y que, además existiera una lista de espera. (...)
En el año 2001, el Teatro, encontrándose vacío, sufrió un incendio nocturno en parte de su techumbre que, afortunadamente, no pasó a mayores gracias a la rápida intervención de los bomberos. Fue un disgusto grandísimo y en pleno percance, mientras trabajaban en apagar el fuego, la entonces edil María del Carmen Gómez Baña, mostrando gran preocupación y con el rostro lívido, me comentaba: "Nos quedamos sin Teatro, nos quedamos sin Teatro..." Sobre el Teatro se puede escribir tanto que daría de sobra para un libro monográfico. Y no digo nada de las experiencias que viví en su interior…”. 
 ('La Isla, lucha o revienta'. José Carlos Fernández Moreno-2014)

miércoles, 13 de febrero de 2019

13 de febrero, Día Mundial de la Radio


13 de febrero. Día Mundial de la Radio. Entre la primera foto, arriba a la izquierda, y la de abajo a la derecha, captada hace apenas unos días, han transcurrido 29 años. ¡Cuántas cosas en casi tres décadas! Pero la radio siempre formando parte de mi vida... 
Felicidades a todos aquellos compañeros que conformaron una etapa inolvidable. Y mi reconocimiento a quienes ahora trabajan con ilusión y esfuerzo -no son tiempos fáciles- para continuar creando magia a través las ondas, muchos de ellos jóvenes. Poseen las fuerzas para comerse el mundo con un micrófono que yo tuve por entonces y muchos son muy buenos. 
La radio me dio la oportunidad de crecer en ella y paralelamente en el cine gracias a mi programa 'Último Estreno'. Eran noches entre bandas sonoras, llamadas de oyentes, tertulias apasionadas ya de madrugada, vasos en la mesa y Pumares, Agustín Almodóvar o Benito Zambrano entrando en los programas especiales de los Oscar. De día, cuando los gatos no eran pardos ni los ojos estaban enrojecidos, ni la garganta regada, la radio me dio la oportunidad de contar a la gente lo que pasaba en mi ciudad, en los informativos. De las ocho de la mañana, de las dos de la tarde, de las nueve... Aquella radio en la que el 2 de julio de 1992, mientras las calles se desperezaban, tuve que abrir el micro para decirle a miles de oyentes que Camarón había muerto horas antes. Lo que vino después, a cada hora, a cada minuto, no tengo capacidad de narrarlo. Fue todo muy confuso, muy rápido y lento a la vez. 
Claro que era también la radio de los informativos en los que, por mucho que a veces te pusieras serio, se formaba el lío sin querer y... Las noticias de las dos, con Paco López, y en la hoja de titulares tocaba contar un incidente que había sucedido en uno de los balcones exteriores en un establecimiento hotelero isleño. Con letras grandes, dispuestos a leer con voz 'de radio': "Anoche cayeron varios cascotes en el hotel Salymar..." con la cosa de que cambiamos inconscientemente la 'o' por una 'e' y el titular, a las 14:02 horas del mediodía, fue: "Anoche cayeron varios casquetes en el hotel Salymar...". Ya no pudimos seguir. Música en control. A hacer puñetas. 
O cierto conflicto del agua, cuando se daba la circunstancia de que el gerente del Servicio del Agua en San Fernando se llamaba Benito Rodríguez de Lema y el entrenador del Real Madrid por entonces Benito Floro. A esto que Paco López, que de aficionado al fútbol poco, le dio por mezclar: "Vamos a continuación con las declaraciones de Benito Cloro..." Me fui del estudio. Y el problema es que en controles tampoco había nadie cuando miramos. A alguien le había dado el ataque también y se había tirado literalmente al suelo. 
O aquella bronca porque por vez primera Luis Villanego nos metió publicidad en la pauta enmedio de los informativos. Cómo han cambiado los tiempos, ¿eh Luis? Un fuerte abrazo. 
Recuerdo hacerle controles al recordado Salvador Aleu, con su programa 'Flamenco en Radio La Isla'. Traía bolsas de discos y te dejaba uno por uno, con lacónicas frases: "La dó de la bé"; "La tré de la á"; "la úrtima de la bé"... Si se equivocaba de pista, salía del estudio como alma que lleva el diablo. "¡¡Ese no é!!", gritaba. Entrada en cabina y se iba al plato giradiscos como un felino y te quitaba en antena el disco mientras se aclaraba. Silencio sepulcral en antena tras ruido de rayón. Calor en la espalda. Ahora te descojonas, sí, pero entonces... 
 Creo que me estoy pasando de rollo. Podría escribir un libro. Pero yo solo quería felicitar a quienes hacen posible el medio más bello del mundo. Para terminar de recordarlo, os dejo el enlace al programita del 13 de febrero del año pasado en mi canal #UltimoEstreno de Youtube:



jueves, 31 de enero de 2019

Premios Goya 2019: sorprender, celebrar, emocionar


(Nota que me remite la Academia de Cine española hoy 31 de enero de 2019)

El cine español celebra su fiesta anual: los Premios Goya, que se entregarán este sábado, 2 de febrero, en el transcurso de una gala que persigue generar momentos televisivos que sorprendan, diviertan y emocionen. 
En su treinta y tres cumpleaños, estos galardones creados para reconocer a los mejores artistas y técnicos de nuestra cinematografía salen de Madrid, por segunda vez en su historia, y viajan a Sevilla, en cuyo Palacio de Congresos y Exposiciones (FIBES) se sentarán la mayoría de los 168 nominados de esta edición. Los cineastas Javier Fesser, Rodrigo Sorogoyen, Isaki Lacuesta, Arantxa Echevarría y Marcela Said; el guionista Paul Laverty; el compositor Alberto Iglesias; y los intérpretes Javier Gutiérrez, Antonio de la Torre, Jose Coronado, Susi Sánchez, Najwa Nimri, Penélope Cruz, Lola Dueñas, Eduard Fernández, Natalia de Molina, Anna Castillo, Carlos Acosta y Eva Llorach, son solo algunos de los nominados que vivirán in situ la ceremonia que La 1 de TVE retransmitirá en directo, a partir de las 22:00 horas. 
Un homenaje al cine español desde la comedia; las actuaciones musicales de Rosalía, James Rhodes y el trío formado por Amaia Romero-Rozalén-Judit Neddermann, que interpretarán una pieza compuesta por Manu Guix en la que se incluyen los cuatro temas nominados a Mejor Canción Original; un emotivo momento con la imitación del guionista y humorista Raúl Pérez; el número protagonizado por Berto Romero y David Broncano; el tributo que los "discípulos" Alejandro Amenábar, Jaume Balagueró, Juan Antonio Bayona, Rodrigo Cortés, Álex de la Iglesia, Juan Carlos Fresnadillo, Paco Plaza y Nacho Vigalondo rendirán a su maestro, Chicho Ibáñez Serrador, Goya de Honor 2019 –galardón que recibió en la Fiesta de Nominados–; y el recuerdo a los profesionales que nos dejaron en el 2018 marcarán la ceremonia, en la que no faltará el monólogo inicial con el que se repasará el cine español en el último año. Los andaluces Belén Cuesta, Martín Cuenca, Alberto Rodríguez, Manolo Solo, Jesús Carroza, Belén López, Cuca Escribano, Benito Zambrano y Adelfa Calvo participarán en la que es la edición número 33 de estos trofeos, velada en la que también intervendrán Belén Rueda, Eduardo Casanova, Leonor Watling, Daniel Grao, Keyvin Martínez, Nathalie Poza, Marisa Paredes, Rossy de Palma, Karra Elejalde, David Trueba, Santiago Zannou, Nora Navas y el equipo de baloncesto de Campeones, que en el año en el que las personas con discapacidad han tenido una mayor visibilidad e importancia entregarán un premio. 
Sílvia Abril y Andreu Buenafuente –repite por tercera vez– son los conductores de esta cita cinematográfica en la que el periodista Carlos del Amor salpicará con datos cinéfilos, anécdotas y curiosidades todo lo que ocurre en la entrega de estos galardones. Bajo la dirección de David Lillo, Enric Cambray, Buenafuente y Abril, la gala producida por la Academia de Cine en colaboración con El Terrat cuenta con la producción ejecutiva de Ana Amigo; la realización de José María Sánchez-Chiquito; el guión de Kaco Forns, Antonio Castelo, David Martos, Pilar de Francisco y Luis Fabra; y la producción ejectutiva de El Terrat de Ana Giménez. 
Un año más, los Goya 2019 son un ejemplo de la variedad de las películas españolas, como queda patente en las cinco producciones que se disputan el premio a la mejor película: El reino, con 13 opciones; Campeones, con 11; Carmen y Lola y Todos lo saben, con ocho cada una; y Entre dos aguas, con dos. 
La gala de la 33 edición de los Premios Goya cuenta con el patrocinio y la colaboración del Ayuntamiento de Sevilla, Aire de Sevilla, RTVE, Moët Chandon, LG, Idealista, L’Or, el ICAA, AECID, Fundación Cajasol, Fundación SGAE, EGEDA, AISGE, Comunidad de Madrid, Sensilis, ¡Hola!, Marco Aldany, FedEx, American Express, B the travel brand, Renfe, Lexus, Cornejo, ISEMCO y la Universidad Camilo José Cela. 

Orden de entrega de los Premios Goya 2019: Mejor Actriz de Reparto-Mejor Dirección de Fotografía-Mejor Montaje-Mejor Actriz Revelación-Mejor Guión Adaptado-Mejor Guión Original-Goya de Honor-Mejor Actor Revelación-Mejor Dirección Artística-Mejor Sonido-Mejores Efectos Especiales-Mejor Cortometraje Documental-Mejor Cortometraje de Animación-Mejor Cortometraje de Ficción-Mejor Actor de Reparto-Mejor Película de Animación-Mejor Película Europea-Discurso del presidente de la Academia-Mejor Dirección Novel-Mejor Canción Original-Mejor Música Original-Mejor Diseño de Vestuario-Mejor Maquillaje y Peluquería-Mejor Dirección de Producción- Mejor Película Documental-Mejor Película Iberoamericana-Mejor Actor Protagonista-Mejor Actriz Protagonista-Mejor Dirección-Mejor Película.

domingo, 27 de enero de 2019

74 años de la liberación de Auschwitz



Hoy se cumplen 74 años del final de una pesadilla para miles de personas. El 27 de enero de 1945, los soviéticos entraban en Auschwitz para liberar este campo de concentración y de exterminio, ominoso emblema del nazismo y los delirios mesiánicos de su líder. 
En estos tiempos en los que parece que el ser humano vuelve a cometer uno de sus errores más frecuentes, el olvido de las consecuencias de sus instintos más repugnantes, estoy convencido de que la solución sería que todo el mundo pudiera viajar a lugares como este. Desde escolares y personas de mayor edad. Que existiera un fondo económico mundial para que las Naciones Unidas nos llevaran hasta allí. A la humanidad entera. A observar, a respirar, a tocar con miedo. A sentir el escalofrío que produce lo que somos capaces de minimizar o incluso negar, mediatizados por los problemas del día a día, influenciados por la trivialidad de quienes lanzan consignas fáciles para volver a cultivar la semilla de odio usando nuestros disgustos, nuestras indignaciones porque las cosas no salgan como queremos y nos hagan buscar culpables por el camino más corto.
No fue hace siglos. Tampoco muy lejos. De hecho, un avión te lleva en cuatro horas a Cracovia desde España. Fue real. Y fue una de las mayores verguenzas de la humanidad.
Auschwitz es un lugar en el que la geometría de sus calles, de sus bloques, está hecha para la muerte. En el que respirar duele porque tienes la sensación de que haces daño y porque te haces daño a ti mismo. No es un ejercicio de autocastigo, nada más lejos de la realidad. En todo caso, pisar su suelo, entrar y salir de los bloques, de los barracones, de las cámaras de gas, es un minúsculo, invisible y testimonial acto de redención en nombre de la humanidad. Y sobre todo, una gran lección de historia para que las generaciones ya no venideras, sino la nuestra -insisto, tan olvidadiza- no vuelva repetir lo que nunca debió suceder.
Os recuerdo que en marzo estrenaré en mi canal de Youtube #UltimoEstreno el documental basado en el rodaje de 'La lista de Schindler' de Steven Spielberg: 'Cracovia, la ciudad invadida', un recorrido in situ por las localizaciones del rodaje del filme sobre el holocausto en Cracovia, captadas en mi viaje el pasado septiembre: Auschwitz, Plaszow, el barrio judío... y la comparativa con las imágenes de la película, además de comentarios, una visión general histórica de Cracovia, etc. y que contará con banda sonora original exclusivamente compuesta para este trabajo videográfico por Francisco Javier Belizón Perez y narraciones del prestigioso locutor y actor malagueño Pepe Marín.
Aquí tenéis el teaser del documental #cracovialaciudadinvadida: 
https://www.youtube.com/watch?v=ebgkHGQ43tU&t=6s


miércoles, 9 de enero de 2019


Hoy cumplo nada menos que cincuenta años.
Creo que, a pesar de parecer que es una edad ya considerada 'mayor', es un momento intermedio de tu vida. Has vivido lo suficiente como para no caer en los ingenuos errores del pasado, para tener perspectiva de las cosas, opinión propia y exponerla sin complejos y darte a valer en los ámbitos en los que ya has demostrado experiencia y conocimiento. A la vez, te queda camino por delante para continuar aprendiendo, pero sobre todo para sentirte cada vez más en paz con la vida, que no es ser cobarde, sino valorar también el tiempo, dedicarlo a ti y a quienes te quieren en la convivencia diaria y cotidiana; no discutir para no perderlo con lo que no merece la pena. Y sobre todo, buscar la felicidad que se consigue conforme avanzas en la paz, es decir, en los años.
La felicidad no conoce ambiciones espurias, no trepa por los muros, no da codazos, no es rencorosa ni miente; la felicidad no sube peldaños a ciegas sin saber si pisas a los demás. No menosprecia, no juzga, no es egocéntrica. La felicidad te hace mejor sin límites, te apacigua el espíritu sin límites, te hace libre sin límites... Me ha quedado muy Carta de San Pablo a los Corintios, lamento el sermón, pero tal como lo siento lo digo.
Sed felices.




lunes, 7 de enero de 2019

Los Globos de Oro que no hemos visto y no interesan a casi nadie



Esta noche dieron los Globos de Oro, eso que dicen que es la "antesala de los Oscar", después no coincide casi nada y por aquí nadie ha visto el 70% de las pelis nominadas porque no se estrenan. ¡Pacolmo gana lo del Mercury! 
Algunas apreciaciones más:
-Hasta febrero no se estrena 'The Green Book' en España, no perdáis el tiempo buscándola por los cines.
-Lo mismito con 'El vicio del poder', que hay que esperar a este viernes; 'La favorita' al 18 de enero, 'El blues de Beale Street' al 25 de enero y 'Crazy Rich Asians' ni está ni se le espera. Por cierto, en España se llamará 'Locamente millonarios', lo de decir que son chinos se ha obviado. Es decir, le quita la gracia a la peli desde antes de verla. 
-Y sí, es ella. La de 'Black Panther' nominada A MEJOR DRAMA es la del personaje de la Marvel, sí. No hay otra, tampoco busquéis. Era más dramón 'Supermán III', con ese hombre clonándose dándose de mamporros él mismo, o un individuo trauma con su tío al que le pica una araña radioactiva (!), con lo que escuece eso. 
-Hay que escuchar el discurso de Glenn Close, que ha sido lo mejor de la ceremonia. Un valiente alegato contra el machismo en el cine y en la sociedad.

Aquí tenéis la lista, por si a alguien le interesa.

jueves, 3 de enero de 2019

Vox mete en un callejón sin salida al PP y sobre todo a Ciudadanos



Al margen de que la eclosión de Vox sea un problema de enorme gravedad, lo que está sucediendo en las últimas horas conduce irremisiblemente a dos caminos: que el partido de extrema derecha tenga mayor peso en el gobierno andaluz o a la convocatoria de unas nuevas elecciones andaluzas. 
Si alguien pensó que Abascal y compañía iban a salir gratis, pecaron de una enorme ingenuidad. Especialmente el Partido Popular y Ciudadanos, aunque es probable que, más que ingenuos, sean ambiciosos en el sentido más pernicioso de la palabra. Cuando el poder ciega, se avanza firmemente hacia él sin que se llegue a advertir de los peligros que te rodean. Y por mucho que Vox no quiera que el PSOE gobierne Andalucía y lo 'natural' sea que respalde a la otra derecha para que forme gobierno, sus votos de investidura no van a ser un cheque en blanco. 
De manera que, sin ambages, la cosa está clara: O PP y C's recortan derechos a las mujeres y a su lucha por una igualdad aun no lograda, lo que supone un elevado y arriesgadísimo precio para gobernar en Andalucía, o no hay acuerdo y estamos abocados a una repetición de las elecciones.
Ni una cosa ni otra son buenas para los que ahora mismo se están frotando las manos con el pastel de la desgraciada comunidad andaluza, en manos -en teoría- de quienes quieren dejar nuestros muertos en las cunetas, a las mujeres sin políticas de legítima protección, a los ceutíes y melillenses tras un muro -ideal para que Roger Waters haga otro 'The Wall' vergonzantemente inspirado en este disparate- y otras lindezas contempladas en el programa, por cierto anticonstitucional y antiestatutario, de Vox. 
De manera que el facherío está metiendo en un callejón sin otra salida que la repetición de elecciones en Andalucía al PP y especialmente a Ciudadanos, que de sacrificar las políticas de igualdad, no podrá mirar a la cara a una parte de su electorado. Y C's no está en condiciones de desdeñar votos si quiere ser crucial en la política estatal. 
Si se repiten elecciones, tenemos la oportunidad de arreglar este desaguisado. Si algún inconsciente quería castigar a los partidos mayoritarios otorgando su voto a opciones estrambóticas, estoy convencido de que éstos han aprendido la lección y es hora de volver a la normalidad democrática, que no es otra que un bipartidismo bien entendido y organizado con opciones políticas estratégicas para apoyos puntuales y programático de las minorías.
Hacer creer que el bipartidismo es malo es una falacia, una mentira y un arma de desestabilización política. Todas las democracias históricas, desde la primera puesta en marcha por sistema parlamentario, lo fueron manteniendo la alternancia de dos grandes bloques en función del devenir histórico. Fragmentar este ideario es debilitar el poder de acción. El desatino de los gobiernos no tiene su origen en el bipartidismo, sino en no saber gobernar ni dar solución a los problemas que afectan a la ciudadanía desde el prisma progresista o conservador. No hay más opciones, si acaso -insisto- los ajustes provocados por minorías que requieren ser legítima y proporcionalmente atendidas. 
Mientras tanto, sufrimos lo indecible en estos días. Vox, en otro alarde de demagogia, habla de la desigualdad para desprestigiar las políticas de género. Desigualdad es no poner en práctica medidas para igualar lo que es históricamente desigual por la discriminación histórica impuesta.

jueves, 29 de noviembre de 2018

Superlópez: el Superman ibérico digitalizado en San Fernando



"Dani Rovira vino a San Fernando a finales del verano. Lo escaneamos en el estudio vestido de Superlópez para crear su doble digital por encargo de El Ranchito, la empresa de efectos especiales de 'Juego de Tronos', 'Lo imposible' y con la que ganamos el Goya por 'Ágora'. Generar a Superlópez volando no ha sido nada fácil, ha sido un trabajo complejo. El escaneado depende bastante de la ropa con la que va vestido y el pijama no facilitaba mucho el trabajo. Así que, además del escaneo, hay mucha tarea en piernas, brazos, capa, espalda, que ha habido que hacerla a mano. Y ha salido muy bien (...) Es un paso más para Leonstudio.tv. Ahora estamos metidos en otros proyectos cinematográficos a nivel internacional, de animación, de los que no podemos dar mucha información ahora mismo. Nosotros estamos en San Fernando y el resto del equipo en Hollywood".
os lo cuenta Javier Leon en un nuevo vídeo-espacio en el canal de Youtube #UltimoEstreno, en esta ocasión dedicado a la película #Superlopez. No os lo perdáis. Vais a flipar. Pinchad arriba en el vídeo.

miércoles, 31 de octubre de 2018

Michel Legrand, hospitalizado. El riesgo de nuestros grandes compositores


No solo de John Williams vive el oído del amante de la música de cine. Y la edad no perdona a nuestros grandes compositores.
Ahora ha sido Michel Legrand quien se encuentra hospitalizado, suspendiendo sus conciertos previstos en Málaga para mañana y el sábado en Cartagena. Son 86 años, los mismos que los del maestro Williams. çIndependientemente de los dimes y diretes sobre calidades de orquestas, dinero de entradas, ciudades elegidas, etc. lo que está claro es el riesgo que dioses de la música cinematográfica corren a la hora de trasladarse a grandes distancias para ponerse delante del público
¡Cuánto hay que agradecerle a ellos que lo decidan cuando con cerca de 90 años estás más que de vuelta de todo y no tienen necesidad de subirse a un escenario a dirigir o incluso a recibir aplausos!
Legrand es uno de los compositores más armónicos y de obras más bellas del cine europeo. Conocido especialmente por 'Los paraguas de Cheburgo', yo soy más de 'Yentl'.
Te invito a apreciar la música que hay 'debajo' de la melodía del tema. ¡Qué exquisitez!

https://soundtrackfest.com/es/micro/michel-legrand-cancela-sus-conciertos-de-malaga-y-cartagena-por-enfermedad/?fbclid=IwAR0ZAGa_Z1rdDmpkqZVEmm346eU1PcD-1AUOzdSMek4QF64EVqyOJhejSyM


miércoles, 24 de octubre de 2018

Hasta 7.432 euros para ver a John Williams. ¿Y ahora qué?


A apenas 48 horas del esperado concierto de John Williams en Londres, el compositor ha tenido que ser hospitalizado, al parecer por problemas vasculares. La cita se mantiene en el Royal Albert Hall, pero la Orquesta Sinfónica de Londres ya no será dirigida por el compositor de 'Star Wars' o 'La lista de Schindler'. 
Este desafortunado incidente viene provocando, desde este miércoles, un auténtico revuelo en las redes sociales... y en las páginas de venta de entradas. Porque ahora, de más de 5.000 tickets vendidos, muchos aficionados consideran que el concierto ya no es lo mismo sin el maestro, que llevaba más de dos décadas sin pisar Europa para un evento de este tipo. A dos días, cambio brusco de planes, con lo que ello conlleva: cancelaciones de hoteles, de vuelos con la pérdida del dinero o penalizaciones, reservas en sitios... y lo más complicado: las entradas. Hay quien irá a Londres, pero muchos otros ya hemos decidido que no. ¿Compensa sin Williams? 
Cuando se pusieron a la venta en febrero, se agotaron en algo más de una hora. Pero una vez transcurrida esa demanda inicial, actúan las páginas de reventa y los precios suben, y suben... hasta que aun es posible encontrar algunas entradas para el concierto por nada menos que 7.432 euros. 
Esto demuestra dos cosas: el fervor que es capaz de concitar el compositor y el desmadre absoluto, fuera de toda ética en la ley de la oferta y la demanda, de páginas de este tipo. Pero la cosa es que las venden. Si alguien ha comprado una entrada a esos precios prohibitivos, ¿qué hace ahora con ella? Hablamos de todo ello en este vídeo. Te invito a verlo pero, sobre todo, con el ferviente deseo de que el maestro se recupere lo más pronto posible y salga del hospital.

sábado, 20 de octubre de 2018

Martin Scorsese, premio Princesa de Asturias de las Artes 2018: "Es de vital importancia mantener el arte en un lugar de honor y de estima en nuestra cultura"



“Siento humildad y sobrecogimiento por pisar la tierra que nos dio a Cervantes, Goya, Unamuno, Picasso, Lorca y Luis Buñuel, uno de los más grandes artistas de la historia del cine (...) 
 El cine siempre es el presente, siempre es el ahora. Las películas de Buñuel están más vivas y son más actuales que los twits, los mensajes esos de móvil. Peter Bogdanovich dice que no existe una película antigua, sino una película que no has visto (...)
Estoy preocupado por el futuro del cine. Me doy cuenta de que el arte siempre es muy frágil, se le trata como si no fuese esencial para la vida. Siempre hay alguien intentando poner al artista o al arte en su sitio, diciendo que es un lujo, una diversión. Pero el arte resiste. Y cuando todo vuelva a su cauce, el arte seguirá ahí, aun en pie, todavía presente, al margen de influencias populares, de la moda de la época. El arte con mayúsculas funciona al margen del contexto. 
Sin embargo, el arte es afectado por el clima en el que se crea, y estoy muy preocupado por el ambiente que se está creando alrededor del cine actualmente. Por un lado, tenemos lo que siempre hemos sufrido: ese constante menosprecio y marginación que ha sufrido el cine, que se le trata de escapismo. Por donde quiera que mires, tenemos imágenes en movimiento 24 horas al día inundando nuestras vidas. Sé que el propio cine lo conforman imágenes en movimiento, pero ahora el cine se ha convertido solo en una corriente dentro de una enorme vorágine de imágenes en movimiento. Tenemos una especie de menú con anuncios, un episodio de una serie de televisión, un vídeo de gatos, de perros o de cualquier tipo de animal, vídeos didácticos, un filme de Almodóvar, Reality Shows, David Lean y su Lawrence de Arabia, etc... y lo que ahora llamamos ‘contenido’, signifique esto lo que signifique. No me gusta esta palabra. 
 El debate serio sobre el cine, el juicio crítico particularmente en mi país, se ha cortado de raíz, ahora que el cine se está devaluando continuamente y la tecnología permite que cualquiera pueda hacer una película en cualquier lugar, ¿Qué supone esto para los jóvenes? Es posible que necesiten expresarse en una película a través de las imágenes en movimiento, pero ¿qué tipo de inspiración reciben con este ambiente que describo? ¿Cuál será el resultado? 
 Los valores de nuestro mundo se están erosionando de tal manera que no podemos estar seguros si estamos inspirados por el arte o la búsqueda de la verdad, o simplemente por lo comercial. ¿A dónde pueden acudir para conseguir esa valiosa inspiración? ¿Quien apoya al arte y a los artistas? Y lo que es más importante, el impulso de crear arte que se valga por sí mismo. ¿Cómo cambiamos este clima venenoso que nos rodea por uno en el que un joven artista pueda encontrar la luz que lleva dentro de sí mismo, esa chispa, esa alma, el duende? 
Es de vital importancia mantener el arte en un lugar de honor y de estima en nuestra cultura. Es aun más importante respetar la libertad de elección, de pensamiento, de acción que conduce a la creación del arte para darle a los jóvenes la confianza y la capacidad de trazar su propio camino en la vida. (…) 
Tenemos a Cervantes, a Don Quijote que luchó contra los molinos de viento. Se ha dicho que aquellos molinos podrían haber representado la tecnología de su época, así que para preservar aquel espíritu, luchó contra esa tecnología. Con esta imagen en mente, uno de los grandes iconos de nuestra civilización, podremos encontrar nuestra manera de conquistar la tecnología para que los artistas puedan utilizarla en lugar de que ocurra lo contrario, cuando la tecnología usa a los artistas. Acepto este premio en nombre de la libertad y la perspectiva para encontrar la paz, la tranquilidad y la perspectiva para no dejarse llevar por todas esas categorías absurdas actuales, por los juicios triviales, los sistemas de calificación, los pronunciamientos de moda, para poder llegar a ver todo ese camino que conduce a la revelación de lo que no se puede nombrar, sino sentir, para aquellos de nosotros que encontramos la gracia también de expresar a través del arte”.

Y es aquí cuando termina su discurso y se me escapan dos lagrimones.

Por cierto, el pasado mes de mayo dediqué un reportaje precisamente a la figura de Martin Scorsese bajo un premonitorio nombre con respecto al premio Princesa de Asturias 2018. Si os lo perdísteis, os recuerdo su enlace y os invito a verlo: 

viernes, 19 de octubre de 2018

Preparativos para el rodaje de la serie 'The Crown' en San Fernando: el Arsenal de La Carraca se transforma en unas calles griegas escenario de enfrentamientos


En la tarde de este miércoles daban los últimos retoques en el Arsenal de La Carraca de San Fernando para que ayer jueves tuviera lugar el rodaje de la exitosa serie de Netflix 'The Crown'. 
Una parte de las instalaciones militares del arsenal ha sido seleccionada para 'transformarse' en unas calles griegas donde en pantalla vamos a ver mucho jaleo a tenor de lo que he podido comprobar. Podéis verlo en este vídeo en el que he recogido cómo estaban trabajando en ello los técnicos de producción el día antes de grabar.
Espero que os gusten estas imágenes después de que haya podido acceder a un recinto al que precisamente no se puede entrar por dos razones, su carácter militar y ya sabéis que los rodajes no son lugares a los que se permita el acceso. A quien me lo ha facilitado, gracias de corazón.
Ya ayer jueves no se pudo grabar nada y las cámaras fotográficas bien guardadas por instrucciones de los responsables de producción. Acompañé a la alcaldesa de la ciudad, Patricia Cavada, que fue a visitar el set de rodaje por la mañana. Es lógico, se trata de una gran producción que dejará para la posteridad el nombre de San Fernando en sus créditos y en la lista de producciones audiovisuales que se han rodado en este municipio, desde la popular 'Cateto a babor' hasta la nominada a Oscar 'El amor brujo' de Rovira Beleta, 'Muere otro Día' de la saga de James Bond, 'La leyenda del tiempo' de Isaki Lacuesta, 'Camarón' de Chávarri...
La actriz Helena Boham Carter, entre otros y otras, que encarna a la princesa Margarita, hermana de la reina Isabel II, en esta tercera temporada, ha estado en el rodaje. Por cierto, podemos sentirnos enormemente orgullosos: recordad que los créditos de 'The Crown', que recuerdo en el vídeo que os subo, fueron creados por un isleño y amigo: Javier León.
Si os apetece estar al día sobre todo el tinglado del cine y lo audiovisual, os invito a suscribiros al canal Último Estreno a través de este enlace: 








sábado, 6 de octubre de 2018

Vídeo en el canal de Youtube 'Último Estreno' sobre 'El Reino', la película de Sorogoyen

Como complemento a la crítica redactada que os ofrecía sobre la película 'El Reino', os dejo el vídeo en el canal de Youtube 'Último Estreno'.


viernes, 5 de octubre de 2018

‘El Reino’: la corrupción política convertida en transformismo policíaco


Hay dos maneras de analizar ‘El Reino’ y debemos ser cautos con ello, porque la parte por el todo nunca resulta justo. La cinta de Sorogoyen, un solvente cineasta gracias a ‘Que Dios nos perdone’ o ‘Stockholm’ y un buen lote de producciones televisivas como ‘Frágiles’ o ‘La pecera de Eva’, tiene una lectura guionística en particular y otra cinematográfica en general. Es de recibo pensar que cualquier producción puede diseccionarse entre ambos planteamientos, pero si la cinta de Sorogoyen se basa en la corrupción política sin ambages nada más comenzar su metraje –otra cosa es lo que sucede después y ahora hablaremos de ello-, resulta obvio que el asunto llama la atención al espectador y entonces la película corre el peligro de ser bien recibida por adentrarse en vericuetos políticos que no suelen reflejarse en las pantallas de nuestro cine patrio. ¿Miedo a quedarse aislado, a moverse y no salir en la foto de las subvenciones y el trato con el poder? Quizá. Pero una película con políticos que viven de manera indecente gracias al dinero público lleva a la gente a las salas. A las pruebas me remito. 
Por eso, guionísticamente tiene una visión y ya después podemos entrar en la solvencia direccional, sobresalientes momentos como el de la casa a donde acude apresuradamente Manuel Gómez en busca de la documentación que lo redima y mantiene entonces el pulso con los adolescentes, o por el contrario aspectos técnicos como la desafortunada banda sonora o un tufo a estilo de dirección televisiva que lastra estéticamente la película. 
Como guión donde reflejar las miserias de la política, la película es engañosa. La prometedora exposición de motivos, el brillante inicio en el restaurante, el desarrollo de una trama con altos cargos en connivencia y odiándose unos a otros, los lugares ocultos y entre alcoholes donde lo sibilino con los jueces –también hay mucha estopa para ellos- se encamina, como una serpiente venenosa hacia el ‘stablishment’ del poder que, como en un momento dado se pone en boca de uno de los participantes en la trama, amenaza con caer estrepitosamente y mucho más allá de un quítame allá a varios concejales o consejeros que han metido la mano y no hay donde hilvanar. 
Pero entonces da lástima que Sorogoyen cambie de registro la película de manera tan abrupta y prefiera hacer un filme en el que la acción toma el relevo de lo que caminaba por arriesgados pero valientes derroteros, y ‘El reino’ termine por convertirse en un filme policíaco, con accidentes calculados, con acción a raudales (¡otra vez el dolor de oídos con el espantoso y televisivo score de Olivier Arson!) y el desenlace se encamine a una puesta en escena de gran artificialidad y que, en otro alarde de inteligencia -más que honestidad cinematográfica- por parte del director, trate de devolvernos al ámbito de la política que daba sentido a la trama, en un mano a mano con el cuarto poder. Fácil, resultón y magnético ante un antológico Antonio de la Torre y Bárbara Lennie convertida en Ana Pastor. 
Inconmensurable, como siempre, Josep María Pou, como cargo político de alto nivel tratado a distancia con el espectador como reclama el personaje, ‘El Reino’ se desenvuelve a caballo entre la intriga política y la acción con una clara victoria, desgraciadamente apabullante, de la segunda. Con enumerables aciertos y numerosos errores especialmente e insisto conceptuales sobre lo que la película ‘quiere ser de mayor’, lo peor de todo es que ella misma va adquiriendo cuerpo hasta que sucede lo más temido: ir gustándose ante el espejo, recrearse en su aparatosidad exterior y hacer de la historia un ‘tour de force’ para rizar el rizo de la autocomplacencia. 
Una lástima que aun tengamos que esperar para imbuirnos realmente en el cine de las cloacas más empozoñadas de la política, ante esta oportunidad perdida.

domingo, 2 de septiembre de 2018

'En las estrellas'. Lo más importante en la vida es el cine




Salgo absorto del cine con la propuesta que Zoe Berriatúa me acaba de plantar ante mis ojos. 
Sin ambages, aun cuando existen dos mundos que conforman dos películas en una con la complejidad que supone engarzar la realidad y la ficción de una manera tan brutal, el cineasta madrileño ha subido a lomos de un rocín a su particular Kubrick (consciente físicamente de ello un gran Luis Callejo) para recorrer los decadentes escenarios de un mundo que ya no es el de la época dorada de los artesanos del celuloide. 
Si hay amor desmedido al cine, si existe libertad de movimientos como resulta obvio a tenor de la obra final verbi gratia a un productor poco dado al comedimiento, surge una excelente, aunque desasosegadora película, con preguntas obligadas: ¿Estamos ante todo frente a un drama social edulcorado con la simbología, la estética, la magia del cine de cartón piedra de antaño? ¿Es ‘En las estrellas’ un incondicional homenaje al cine como leit motiv, en el que todo es una excusa para nadar contracorriente, incluso en otras mareas que no son las del gusto del público actual?
Creo que la respuesta la aporta Víctor en un momento del filme: “Lo más importante en la vida es el cine”. Pero como si Berriatúa no quisiera perder el mando de la nave ni jugar a favor de uno u otro concepto, inmediatamente contrarresta con Ingmar: “Tienes que buscar un trabajo”. Y vuelve a surgir en el espectador la duda ante lo que estamos viendo. 
Es probable que el público más ortodoxo se quede en la superficie, mientras que los que pertenecemos al resto volvamos a las salas para conmovernos con memorables momentos como la primera ocasión en la que Víctor e Ingmar llegan a la sala de rollos de películas del cine o surjan ante nuestros ojos los decorados de aquellas obras maestras de Griffith o Lang
Decía que hay dos películas en una y tiene mucho que ver con la dicotomía anteriormente expuesta. La vida real, representada por Ingmar, y el mundo de Víctor. Ambos, engarzados como un mecanismo de relojería, han sido plenamente entendidos por Iván Palomares, cuya banda sonora se convierte en cuaderna maestra de ellos. Rabiosamente agridulce, con un piano y cuerdas que apostillan la soledad de un caballero andante que espera ser redimido por una Macarena Gómez testimonial, la música de Palomares cambia sustancialmente cuando los cohetes, las lavadoras y el frigorífico vuelan por el espacio, cuando Víctor crea sus cuentos y nos lo ofrece al espectador, para musicalmente homenajear al cine primigenio. Debe haber sido un reto musicalizar unas historias que, me temo, el espectador ‘estándar’ va a mirar con ojos incrédulos. El mismo espectador que dio licencia a que los personajes de la gafapastista ‘La La Land’ volaran de aquí para allá, pero es incapaz de sumergirse en el maravilloso mundo que Berriatúa me acaba de ofrecer ante mis ojos, como decía. Conmovedor, sin fronteras para la creatividad, sin sensiblería pero con el llanto queriendo arrancar por la desazón que provoca la muerte del cine, omnipresente en esta fábula Bergmaniana, surgiendo de manera cruel en un parque de atracciones abandonado, en un camión con latas de celuloide, en unas fotos de Víctor en la pared de tiempos dorados…Así es ‘En las estrellas’.
Qué gozada tan amarga, joder.

jueves, 16 de agosto de 2018

En el día del que hubiera sido el 65 cumpleaños de James Horner



Es mejor recordar a JAMES HORNER en la fecha de su nacimiento. Este 14 de agosto, hubiera cumplido 65 años, si no hubiera sido por aquel mortal accidente de avioneta en el que perdió la vida, en junio de 2015, y que nos dejó consternados a los amantes de la música de cine.

Del estilo de Horner está todo dicho, pero entre sus virtudes más admirables está una que no todos los compositores poseen: Horner fue capaz de escribir extraordinarias bandas sonoras, algunas obras maestras, pero también de dirigirlas, orquestarlas, producirlas...

Era un autor completo. Un 'hombre-orquesta' empleando un símil a colación del tema que tratamos. Hay muy buenos compositores, pero no saben utilizar la batuta. Los hay que necesitan hasta cuatro orquestadores y se llevan la gloria. Pero Horner era un hombre talentoso, que era capaz de acallar las críticas recibidas por la similitud en algunas de sus bandas sonoras -conviene recordar que hay partituras de Herrmann o Rozsa que son asombrosamente similares a otras escritas por ellos mismos para películas anteriores y nadie dice nada- porque, entre otras ventajas gracias a su sabiduría musical, enriqueció la orquesta aportando instrumentos a la hora de dotar de cromatismos necesarios a la música de películas que no hubieran sido nunca lo que fueron sin sus sones, algunos que nos acompañan diariamente cuando silbamos inconscientemente durante el día y otros más complejos de ritmos o sonidos acordes con lo que vimos en pantalla: 'El nombre de la rosa', 'Apocalypto', 'Gorky Park'...

Quienes hemos crecido siendo 'raros' porque íbamos camino de la facultad escuchando en los auriculares 'Aliens el regreso' o trabajábamos en la radio y cuando llegaba la madrugada pinchábamos el tema final de 'Tiempos de Gloria', hemos tenido a James Horner de inconsciente compañero de viaje. No hemos podido resistirlo y cuando nos hemos dado cuenta íbamos tarareando en el coche sus melodías más conocidas e incluso logrado completar, con mayor o menor acierto, temas enteros de siete, ocho minutos tras no sé cuántas audiciones estudiando, trabajando o dormitando. Todos los fieles seguidores de Horner hemos entonado 'Leyendas de Pasion', 'Willow', hasta 'Titanic' siendo su partitura más conocida pero una de las que yo no ubicaría entre las mejores. Con ella logro el Oscar, pero ¿quién es capaz de justificar que no lo mereció con 'Apolo XIII', aceptar que 'Buscando a Bobby Fisher' pasara desapercibida, que 'En busca del valle encantado' es una de las mejores bandas sonoras de toda la historia del cine de animación?

De manera que, como ya ocurriera con Paul Newman siendo el mejor actor de todos los tiempos pero con una única estatuilla en su vitrina, Horner solo colocó en su repisa la efigie por su música para 'Titanic' y otra compartida por la canción interpretada por Celine Dion, mientras vio pasar los reconocimientos a terceros que obviaban maravillas como 'Fievel y el nuevo mundo' (música y canciones), 'Cocoon' o 'El hombre sin rostro'.

Pero ¿qué más da? Horner ganó la gloria de los aficionados a la música de cine y, además, silbamos sus melodías en el coche diariamente. Espero que nuestros tarareos, aun titubeando cuando lleguemos al famoso 'parabará', suenen hasta donde se encuentre nuestro genio. Feliz Cumpleaños.

MAESTRO HORNER:

1. TIEMPOS DE GLORIA. La contención de la lágrima de Denzel Washington a través del crescendo de la música... hasta que cae por sus mejillas:
https://www.youtube.com/watch?v=KD5DVxqmjRo

2. EN BUSCA DEL VALLE ENCANTADO. Piecito llora a su madre. El coro remarca el carácter infantil del personaje y su ingenuidad, hasta que la música eclosiona al descrubrirse el valle ante los ojos del espectador....
https://www.youtube.com/watch?v=I9uVquExMi4&list=RDQMaSZZFw87kAQ&index=6

3. LA TORMENTA PERFECTA. Cómo describir la luminosidad de un puerto pesquero y 'contar' con música un encuentro y abrazo deseado en su justo momento (1'45''):
https://www.youtube.com/watch?v=LZ_QYknYk4g

4. APOLLO XIII. La música mantiene toda la secuencia del lanzamiento del cohete. Sin ella, no hay emoción ni solemnidad ante un momento histórico:
https://www.youtube.com/watch?v=1-JdqHxqkHA

5. BEAUTIFUL MIND. La matematicidad de la composición, acorde con la mente del protagonista. Golpe de números, de piano, de instrumentos marcados por el tempo puntual y continuado...
https://www.youtube.com/watch?v=aLj8WCO-2QI

martes, 7 de agosto de 2018

Doce localizaciones imprescindibles para recordar VERANO AZUL


Lo prometido es deuda, así que... ¡aquí está! 
'Doce localizaciones imprescindibles para recordar VERANO AZUL' es un trabajito modesto, a modo de reportaje, que recorre, durante una hora, lugares ya identificados universalmente con la serie de televisión de la que en 2019 se cumplirán 40 años del inicio de su grabación. 
Hecho con mucho cariño, no pretende ser una producción del National Geographic ni nada por el estilo, aunque estaría bien que alguna televisión o productora recogiera la idea y, con los medios técnicos adecuados e incluyendo entrevistas, rescate de personajes y técnicos, extras, etc. realizara un buen trabajo profesional recorriendo la caleta de Maro, el Balcón de Europa, el chiringuito de Ayo... y estrenara un documental que nos entusiasmaría a los amantes de VERANO AZUL y de Nerja.
Por ahora, os tenéis que conformar con este repaso personal que intercala imágenes de hace tan solo semana y media con las de los episodios rodados a las órdenes de Antonio Mercero. 
Espero que os guste, especialmente a los incondicionales de nuestro VERANO AZUL y a quienes conozco que están directamente relacionados con la serie. 
Un fuerte abrazo y a disfrutar. Es mi deseo, de todo corazón. 

domingo, 5 de agosto de 2018

Música de cine 'fidedigna' de la mano de The Playbillers





Con estas líneas quiero felicitar a la Orquesta The Playbillers por su concierto de bandas sonoras del pasado viernes en el Real Teatro de las Cortes de San Fernando. Han sido meses de trabajo, lo sé de buena tinta, como también soy consciente de que aquel sueño que me contásteis al inicio se ha visto hecho realidad ahora y os colmará de alegría, especialmente porque el resultado es excelente. 
La musica de cine es muy particular y hay que saber interpretarla. He escuchado grandes orquestas con temas de Williams, Horner, Steiner... han sonado en ocasiones tan perfectas que falta ese 'alma' de los músicos que son amantes de la música cinematográfica hasta el extremo, un espíritu que en vosotros se os intuye nada más veros -y escucharos- en los primeros compases de cualquier tema.
Vosotros no sois la ROSS, ni tocáis en Londres (¡Por ahora!) ni lo necesitáis porque vuestro fin por el momento creo que es otro. Para mí, principalmente, que hagáis descubrir a la gente la música de cine de una manera fidedigna, sobre todo cuando a lo que estamos acostumbrados por aquí es a escuchar a las bandas de música -muy dignas, por supuesto- interpretando adaptaciones. Sois los primeros que habéis dado un concierto completo dedicado a la música de cine en el Teatro de las Cortes en toda su historia, lo habéis hecho además con la incorporación de los instrumentos necesarios para que suene como debe ser y habéis llenado el recinto. El cartel de completo quiere decir mucho y ojalá hayáis creado un punto de inflexión para que todos nos demos cuenta de la demanda de este tipo de música y lo que puede suponer en una ciudad, en una provincia, como atractivo cultural y económico. Lo sé bien porque lo viví durante años en primera línea en Úbeda, en Córdoba...
En esta modesta grabación de unos minutos hecha con mi móvil con temas entrelazados de los que ofrecísteis el viernes va mi reconocimiento y con especial dedicatoria al director de The Playbillers, Enrique Busto Rodríguez y a mis amigos y músicos José Dopico y Juan Ramón Laz, amantes de esto que forma parte de muchas de nuestras vidas desde que tenemos uso de razón y que nos eriza el vello cuando cumple con su cometido en cada película o la disfrutamos en directo en conciertos o festivales. 
PD: Ah, ahí falta la trompa de alguien a quien quiero mucho y con quien compartiré concierto de John Williams en Londres en octubre. Así que ya sabes (is)... ;-)

miércoles, 4 de julio de 2018

Se edita por vez primera la banda sonora original de la serie de TV 'Verano Azul', de Carmelo Bernaola


Escuchada, analizada con mucho cariño, recordada... Todo lo que podáis imaginar sobre la banda sonora original de la serie de TV 'Verano Azul'.
Lo prometido es deuda, y después de llegarme tras haberse publicado hace apenas unos días, aquí va un nuevo vídeo en el canal 'Último Estreno' de Youtube para que lo disfrutes. Eso sí, nada de prisas. Es un montaje extenso pero creo que merece la pena y además tenemos una sorpresa: el autor del texto del libreto del CD, Fernando Fernández Jiménez, nos cuenta en el vídeo sus impresiones sobre el hecho de haber escrito un texto tan delicioso para no solo rendir homenaje a esta gran obra del maestro Carmelo Bernaola, sino también sus sentimientos evocadores de aquella etapa, de aquellos años en los que por vez primera vimos VeranoAzul de pequeños y desde entonces los Chanquete, Julia, Pancho y Javi, Tito y Piraña, Bea y Desi, Quique y compañía forman parte de nuestras vidas.
Espero que os guste. Muchas gracias, Ferni, por participar y por tu aportación. Y no os olvidéis de comprar esta joya que, por vez primera, ha salido al mercado tras más de 35 años de espera.
¡A DISFRUTAR CON VERANO AZUL!

miércoles, 27 de junio de 2018

San Fernando acogerá el preestreno de la serie 'Camarón: de La Isla al Mito', que Netflix ofrecerá al mundo entero a partir del 18 de julio



San Fernando volverá a ser sede de un preestreno mundial relacionado con Camarón de La Isla. El Centro de Congresos ‘Cortes de la Real Isla de León’ acogerá la proyección de la serie ‘Camarón: de La Isla al Mito’, una producción que el canal de televisión estadounidense Netflix estrenará a nivel internacional el próximo 18 de julio. 
 El próximo 2 de julio se cumplirán 26 años de la muerte del genio universal del cante y San Fernando volverá a ser nuevamente centro neurálgico del preestreno de las últimas producciones audiovisuales realizadas en torno a la figura de José Monje Cruz, como ha recordado hoy la alcaldesa, Patricia Cavada, haciendo alusión a la proyección que tuvo lugar el pasado 24 de mayo de la película documental ‘Camarón: Flamenco y Revolución’ en el Real Teatro de las Cortes. Ahora, y coincidiendo con el aniversario de su fallecimiento, el Centro de Congresos acogerá el preestreno de una serie que consta de seis capítulos de 55 minutos de duración cada uno de ellos, y que serán proyectados en un ‘maratón’ de tres sesiones los días 2 y 3 de julio.
La regidora de la ciudad ha incidido en la importancia de este nuevo preestreno al informar de que se trata de una producción que estrenará una de las cadenas de mayor prestigio a nivel internacional dada la calidad de esta serie que narra las etapas biográficas del genio del cante de una forma cronológica, incluyendo además la intervención y testimonios de más de un centenar de celebridades que describen a Camarón y su música. Tomatito, Raimundo Amador, Curro Romero, Carlos Herrera, Jorge Pardo, Lolita o Alejandro Sanz son algunas de las personalidades que aparecen en esta serie junto a familiares, amigos de la infancia, personajes de La Isla, biógrafos y expertos del flamenco. San Fernando además desempeña un papel fundamental ante las numerosas ocasiones en las que la ciudad aparece en los seis capítulos, que llevan por nombre ‘La Isla de Camarón’, ‘El origen flamenco’, ‘Consagración del artista’, ‘Leyenda del tiempo’, ‘Revolución’ y ‘Camarón Universe’.
‘Camarón: de La Isla al Mito’ está dirigida por el realizador gaditano José Escudier, que también tuvo a su cargo la dirección de la serie de televisión ‘Camarón Revolution’ estrenada en 2017 por Canal Sur y cuyo preestreno también tuvo lugar en San Fernando en los prolegómenos del 25 aniversario del fallecimiento de José Monje Cruz, hace ahora un año. El guión es obra del propio director y de José Carlos Conde, que es también el productor ejecutivo.
Con un estilo creativo, realizado con las técnicas y tecnologías más avanzadas de edición y fotografía, la serie cuenta además con una selección musical extraordinaria de títulos de Camarón y de otros artistas célebres del flamenco y el pop de todos los tiempos.

Proyección de los capítulos y horarios

Los seis capítulos de ‘Camarón: de La Isla al Mito’ se proyectarán el lunes 2 y el martes 3 de julio en el Centro de Congresos en tres sesiones de dos capítulos cada una de ellas. La primera sesión será el día 2 a las 18:00 horas, y contará con la presencia de la alcaldesa, el director de la serie y el productor ejecutivo. Posteriormente, a las 19:00 horas, se proyectará el segundo capítulo. Los capítulos 3º y 4º de la serie se ofrecerán a partir de las 12:00 horas del martes, y ya por la tarde, a partir de las 18:00 horas, serán proyectados los capítulos 5º y 6º. La asistencia a todas las proyecciones es libre hasta completar el aforo.

'El mundo es suyo': crítica en vídeo en el canal Youtube de 'Último Estreno'


sábado, 23 de junio de 2018

'El mundo es suyo': astracán catódico llevado innecesariamente a la pantalla grande


Todo producto audiovisual nace para un formato, un público y una manera concreta de visionarlo. Una serie televisiva se distingue de una película no solo por su metraje. Dirigir un telefilme cuya finalidad es venderlo a una productora de televisión para que lo emita a las cuatro de la tarde de un domingo no tiene nada que ver con colocarse tras la cámara para llevar a la pantalla una película cinematográfica ‘por derecho’. 
Por eso resulta incomprensible que cosas como ‘El mundo es suyo’ se exhiba en las salas como si de una producción de cine se tratara. El engendro de Alfonso Sánchez podría ocupar cualquier hueco para ganar una óptima cuota de ‘share’ en Telecinco, por poner un ejemplo de cadena proclive al consumo fácil, y todos tan contentos. Algunos por echar unas risas, y otros como yo, por no verla. Porque ‘El mundo es suyo’ no supera los parámetros que debería alcanzar una producción que se ofrezca en pantalla grande. Es más, es muy probable que este subproducto de amanerada y gritona interpretación, de sinsentido direccional, guión astracanado y de chistes que llegan a ser de mal gusto (lo de “los de la memoria histórica ven por todos lados los huesos de Lorca” es para levantarse del asiento y dejar allí en pantalla esta sonrojante bazofia) no dista mucho de algunas series de televisión de moda en la que peligrosamente se lanzan mensajes de un preocupante machismo, gracietas de sal gorda con estereotipos regionales y, en definitiva, inteligencia cero revestida por el uso y abuso de tópicos para hacer reír con un humor que ni alcanza a ser digno heredero del empleado en su día por los hermanos Calatrava.
Y no me llamen sieso. Soy de los enchufados al canal Youtube de Antonio Garrido con esa estupenda serie, ‘El palermasso’, que parodia la cotidianidad cofrade sevillana de una manera divertida, fresca y ocurrente. Estamos hablando de capítulos de varios minutos y en una plataforma adecuada, es decir, la fórmula en donde quizá podrían funcionar las cosas de Alfonso Sánchez. Pero al espectador hay que tenerle respeto, oiga. Y sobre todo, al cine, que solo se adivina en ‘El mundo es suyo’ en los créditos de inicio, que nos hacen recordar a los diseñados por Olivier Kuntzel y Florence Deygas para ‘Atrápame si puedes’ (2002) de Steven Spielberg.
En el continuo naufragio de este horror aparecen los consabidos cameos empleados para continuar llamando la atención con lo fácil: Selu, Love… personajes carnavalescos que pasan por allí, contribuyendo a lo que habrá sido un cachondeo generalizado durante el rodaje. Lo habrán pasado bien entre réplicas de la Macarena y los manidos temas de los políticos corruptos y la droga.
En definitiva, cuando creíamos cubierto el cupo del dislate con Torrente, aparecen dos personajes cargantes, forzados y conformando una de las peores parejas aparecidas en pantalla. Al menos Santiago Segura hace cine.
(El vídeo que acompaña a esta crítica es más divertido. Míralo ;-)

jueves, 14 de junio de 2018

Las calles están para la libertad




La historia, incluso la que tenemos que recordar para no repetirla, se aprende en los libros, en los museos, donde tienen cabida los objetos de la memoria, incluidos los que exaltan otros tiempos de infausto recuerdo que causaron tanto dolor. 
Las calles son para vivir el presente y pensar en el futuro, para contemplar nuestras fachadas y ver en ellas motivos que nos animen a sentir en democracia y sobre todo en libertad como una de las cosas mas preciadas que tiene el ser humano y que lo dignifica al permitirle expresar pensamientos, opiniones y enriquecerse mutuamente en sociedad.
Las calles se hicieron para pasear mientras sonríes, donde no tienen cabida mensajes con palabras llenas de odio y rencor. Donde 'las hordas' o la 'cruzada de liberación' no tienen sentido alguno para continuar en el largo camino de la paz y la armonía entre los seres humanos. 
Las calles están hechas para tener nombres bonitos y si alguno de ellos refleja alguna palabra belicosa, que sea precisamente para recordar que aquí jamás debió ocurrir lo que ocurrió. Las calles están hechas para que la gente que pasea por ellas y les mataron a sus padres, tíos o hermanos no vuelvan la vista hacia otro lado por el dolor de placas de mármol con leyendas que exaltan a sus asesinos. Y así un día tras otro, año tras año... hasta ahora.
Ojalá la 'Calle Libertad' junto a nuestro Ayuntamiento rehabilitado.

(En el Día de la Memoria Democrática. 14 de junio de 2018)





domingo, 10 de junio de 2018

'Jurassic World': El reino caído sin reparar en gastos



“No he reparado en gastos”. Era la frase más repetida por Richard Attenborough en su papel de padre del parque jurásico en la película que Spielberg rodó hace ahora 25 años. Cualquiera de los protagonistas de ‘Jurassick World: el reino caído’ podría pronunciarla reiteradamente a lo largo del innecesariamente prolongado metraje de este monumental producto de laboratorio dirigido –es lo de menos- por Jota Bayona. Es algo que no deja de contagiarte de orgullo patrio, aunque el producto trasciende de quien se coloca tras la cámara para rodar una mamotrética y apabullante cosa de 260 millones de dólares que cuadruplica el presupuesto con el que contó Spielberg para ‘Parque Jurásico’ en 1993.
Tener asegurada tal cantidad ingente de dinero no te garantiza una película extraordinaria, es obvio. Pero ayuda. Y tanto. Especialmente cuando de lo que se trata es de arrasar en los cines con una concatenación de espectaculares secuencias y un prodigio técnico de efectos de todo tipo que el público sabe agradecer aguardando cola para entrar en la sala de la misma manera que lo hace en cualquier franquicia de comida rápida. Al fin y al cabo, ¿a quién no le gusta devorar de vez en cuando una hamburguesa doble de carne, con sus ingredientes perfectamente alineados, rodeado de un atolondrado ambiente? Es sentirse vivo en el reino caído de la gastronomía… y del cine.
Lo que viene a demostrar la quinta película de la saga sobre los dinosaurios, sus parques y sus islas –jamás comprenderé ese afecto por unos animales tan antiestéticos- es que la espectacularidad y el entretenimiento son las principales bazas de cada una de ellas, sin que se pueda pedir más. Spielberg planea sobre todas ellas, es el productor ejecutivo de ‘El reino caído’ y con ello se vuelve a comprobar que sus técnicos son los mejores y te hacen películas como si fuera él quien se colocara tras la cámara sin que ni siquiera necesite pisar el plató. Nada nuevo, porque en 1993 ya ocurrió con la mismísima ‘Parque Jurásico’, que era la mala de Spielberg ese año. En junio se estrenó y con ello el cineasta salió de un parto que lo tuvo ocupado durante meses anteriores sin que tuviera interés alguno en mimar la criatura porque donde realmente estaba centrado era en ‘La lista de Schindler’, viviendo en Cracovia y en los ratos libres por la tarde noche supervisando la sucesión de secuencias enviadas por un ejército de técnicos que rodaban apresuradamente en Estados Unidos para llegar a tiempo a estrenar la película que le obligaron a hacer al director de ET, condición indispensable para que de su talento saliera la buena de ese año. No llegaron a 22 millones de euros lo que costó llevar magistralmente a la pantalla la historia de Oskar Schindler. Ya ven.
De acuerdo. No seamos demagogos. Es una comparativa interesada y artísticamente injusta. Pero a ustedes les ha dado que pensar, no lo nieguen. Y no está mal que algunos apuntes despierten nuestra sustancia gris, lo cual no es incompatible con el hecho de que ‘El reino caído’ nos indigestione como comida rápida aunque durante su consumo disfrutemos brutalmente. Yo también lo hice, a pesar de quedarme ya exhausto faltando 20 minutos para terminar el menú por tantos excesos de patatas de luxe y gas carbónico transformados en FX y la aparatosa música de Giacchino. ‘Parque Jurásico’, aquella película que no pudimos tomarnos en serio ni conceptual ni guionísticamente –extraer una decena de especies de dinosaurios a través del ADN en un mosquito fosilizado insulta a la inteligencia- le debe mucho, muchísimo, a John Williams, que firmó una de sus bandas sonoras más redondas. Ahora no es lo mismo, pero no importa. The show must go on, aunque tan solo sea por diversión y por algunos guiños cinéfilos que quiero pensar sí ha aportado Bayona a modo testimonial, como el plano cenital del indoraptor en la secuencia aprendida de ‘Alien el octavo pasajero’. Otros más deben ustedes de descubrirlos, así se entretienen más allá de la intrascendencia en pantalla, incluidos los postureos y el manierismo actoral y el previsible mensaje ecologista.